Cloud Computing

Cloud Computing

Hoy día, se habla mucho del término Cloud Computing (computación en la nube, en castellano), pero muy pocas personas saben lo que realmente es y lo que se esconde detrás de esas dos palabras.

En la computación conocida como Cloud Computing, todo lo que puede ofrecer un sistema informático se ofrece como un servicio, de modo que los usuarios pueden acceder a los servicios disponibles “en la nube de Internet”. La IEEE Computer Society lo define como un paradigma en el que la información se almacena de manera permanente en servidores de Internet y se envía a cachés temporales de cliente, lo que incluye equipos de escritorio, centros de ocio, portátiles, etc.

Cloud Computing es un nuevo modelo de prestación de servicios de negocio y tecnología que permite al usuario acceder a un catálogo de servicios estandarizados y responder a las necesidades de su negocio, de forma flexible y adaptativa, sobre todo en casos de demandas no previsibles o de picos de trabajo, pagando únicamente por el consumo efectuado.

El cambio paradigmático que ofrece la computación en nube es que permite aumentar el número de servicios basados en la red. Esto se traduce en que los proveedores pueden ofrecer de forma más rápida y eficiente sus servicios y los usuarios tienen la posibilidad de acceder a ellos disfrutando de la “transparencia” y rapidez del sistema.

Entre los beneficios principales que podemos encontrar en este tipo de computación, podemos encontrar los siguientes (entre otros):

  • Prestación de servicios a nivel mundial. Las infraestructuras de cloud computing proporcionan una mayor capacidad de adaptación, recuperación completa de pérdida de datos (con copias de seguridad) y reducción al mínimo de los tiempos de inactividad.
  • Una estructura 100% de cloud computing permite al proveedor prescindir de instalar cualquier tipo de hardware, ya que éste está provisto por el proveedor de la infraestructura o la plataforma en la nube. Un gran beneficio del cloud computing es la simplicidad y el hecho de que requiera mucha menor inversión para empezar a trabajar.
  • Implementación más rápida y con menos riesgos, ya que se comienza a trabajar más rápido y no es necesaria una gran inversión. Las aplicaciones del cloud computing suelen estar disponibles en cuestión de días u horas en lugar de semanas o meses, incluso con un nivel considerable de personalización o integración.

No obstante, el paradigma del Cloud Computing tiene algunas desventajas que se deben tener en cuenta a la hora de montar un negocio basado en él:

  • Interdependencia de los proveedores de servicios al estar centralizadas las aplicaciones y el almacenamiento de los datos.
  • Se necesita acceso a Internet para poder disponer de las aplicaciones.
  • Los datos “sensibles” del negocio no residen en las instalaciones de las empresas, lo que podría generar un contexto de alta vulnerabilidad para la sustracción o robo de información.
  • Escalabilidad a largo plazo. A medida que más usuario empiecen a compartir la infraestructura de la nube, la sobrecarga en los servidores de los proveedores aumentará, si la empresa no posee un esquema de crecimiento óptico puede llevar a degradaciones en el servicio.

Si mencionamos las palabras Cloud Computing, mucha gente no sabrá a que se refiere este término… Pero estoy segura de que todos, al menos de oídas, habéis escuchado algunos de estos servicios web que ofrecen programación en la nube: Dropbox, Google Drive, Wuala, iCloud, SkyDrive, Campaign Cloud… ¿quiénes sabíais que esto estaba basado en la computación en la nube?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s