El Intercambio [Película + Reflexión]

El intercambio

Si tuviese que elegir una de las categorías de mi blog en la cuál siempre me es complicado escribir, es sin duda en la categoría de “Películas/Series”. No es por qué me cueste hacer una crítica positiva o negativa de una película o serie en cuestión, ni tampoco quiero convertir este blog en un blog cinematográfico (para eso, hay blogs especialmente creados para ese fin), sino porque esa categoría la ideé con el fin de incluir críticas y comentarios de las películas que me han marcado por unas cosas o por otras.

Si no me equivoco, en dicha categoría hay solo dos entradas: la que escribí en referencia a la serie American Horror Story y a la película Lo Imposible, las cuales tuvieron para mi un significado relevante. Ahora, me animo con una nueva crítica cinematográfica a la que le voy a añadir una pequeña reflexión al final…

En el año 2008 estrenaron en el cine la película “El Intercambio“, dirigida por Clint Eastwood. En su momento, quise haberla ido a ver al cine, pero finalmente por unas cosas y otras no pude ir a verla. El pasado domingo, tuve la oportunidad de verla por fin ya que la televisaron en la televisión.

— Argumento —

El Intercambio narra una historia basada en hechos reales. Corre el año 1928 en Los Angeles y Christine Collins (Angelina Jolie) es una madre soltera que un día, al volver del trabajo descubre que su hijo ha desaparecido sin dejar rastro. Tras cinco meses de búsqueda, la policía dice haberlo encontrado, pero nada más verlo asegura que ese chico no es su hijo. A pesar de estar segura de ello y en medio de la confusión, Christine se lleva a casa al niño, pero insiste en que se continúe con la búsqueda de su verdadero hijo. Tachada de loca e incapacitada por la policía de la ciudad, por fin encuentra un aliado en el reverendo Briegleb (John Malkovich), el cuál le ayudará en su lucha contra la mentira del “intercambio”…

— Mi reflexión —

A lo largo del visionado de esta película hay ciertos detalles que me han hecho reflexionar sobre aquella sociedad en los años 20 en Estados Unidos y me ha hecho darme cuenta de que dista poco de lo que actualmente se está viviendo en algunos estratos de la sociedad actual.

En la película se puede observar cómo los “peces gordos” de la sociedad, en este caso la policía, se beneficia de su poder para su propio beneficio. Una de las críticas implícitas que hace esta película va dirigida a todo este ámbito. El cuerpo de policía de Los Ángeles de esta época se caracteriza por tener unos “métodos” poco ortodoxos para solucionar ciertos temas: hacen imposible la vida a personas, e incluso las matan, si estás se interponen en su camino hacia el poder. Cuando a Christine Collins le entregan a un niño y ésta les dice que ese no es su hijo, la tachan de loca y maniática. ¿Cómo una madre no va a reconocer a su propio hijo? Tal es el poder que tiene este grupo de policías que llegan hasta el punto de ingresarla en un manicomio cuando ella empieza una campaña en contra de los métodos que tiene la policía. No obstante, estos alegan que es ingresada ya que no puede hacerse cargo del niño, que no le reconoce y que está delirando. Es la “forma” que tienen ellos de deshacerse de las personas que intentan hacerles frente.

Una sociedad corrupta y en la que no se puede confiar en la justicia ya que solamente parece que hay justicia para unos pocos… ¿no os suena esto familiar?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s