Mis dos máximas…

Diente_de_leonLlevo unas semanas que no me paro a escribir un poco aquí… y no será por falta de palabras que plasmar… Tengo las palabras en la mente pero me falta tiempo para ordenarlas en mi cabeza y darle la forma que me gustaría…

Aún así, de hoy no pasa el empezar a darle esa forma que tanto me gusta darle a esas palabras que revolotean de un lado para otro dentro de mi… A si que sin más preámbulos me dispongo a escribir…

De un tiempo para ahora, hay dos máximas en mi vida que día tras día se me confirma con experiencias propias y ajenas que tengo el gusto de conocer. Quería dedicar hoy este post a estas dos máximas porque ellas van a explicar mucho de todo lo que estas últimas semanas está revoloteando por mi mente…

La primera de las máximas de las que me siento cien por cien seguidora es en la filosofía del Karma o, lo que viene a ser lo mismo, “cada uno recoge lo que siembra”. Pienso y defiendo que todas y cada una de las acciones que hacemos hacia los demás y hacia nosotros mismos, nos son devueltas como si de un boomeran se tratase. Si nosotros trabajamos sin prisa pero sin pausa por alcanzar un objetivo, ten por seguro que con perseverancia lo acabarás teniendo. Si una persona trata mal a otra persona, la hace sentir mal, la hace parecer un ser insignificante… esa persona, acabará probando de su propia medicina, esa persona acabará teniendo una vida nada deseable…

Esta claro que debemos tratar a las personas como a nosotros nos gustaría que nos tratasen y debemos actuar en consecuencia…

La segunda de las máximas de las que soy fielmente defensora es de que “el tiempo lo pone todo en su lugar”. No sé si es por la edad o por las experiencias pasadas pero esto es algo que día tras día veo que se cumple. Me doy cuenta en gente, no mucho más  pequeña que yo (hablo entre 3-4 años menos) vive “acelerada” en el sentido de que lo quieren todo, ya, aquí y ahora… Y no, esto no es así… Pienso que en la vida hay que dar los pasos que buenamente creamos que nos llevan al objetivo de nuestra vida. Podremos equivocarnos o no, pero está claro que las consecuencias de nuestras acciones vienen desencadenadas por nuestras mismas acciones y lo que en su momento pudo ser una gran equivocación, el tiempo nos acabará regalando una gran victoria.

Muchas personas creen que el poder que ejerce el tiempo se tiene que ver de la noche a la mañana… nada más lejos de la realidad. Las cosas hay que tomárselas con calma, con tranquilidad, sin agobios… como me dijo una persona hace unas semanas (y no podría encontrar mejor definición) “hay que disfrutar de la calma” : ) Cuando uno empieza a tomarse las cosas de esta manera es cuando realmente empieza a disfrutar con cada cosa que hace, con cada decisión que toma… pensando sobre todo que si nos equivocamos al tomar una decisión ganamos una experiencia, para nada una derrota. Se empieza a disfrutar de los pequeños detalles, de las palabras, de las sonrisas… Y cuando nos hemos olvidado de que el tiempo existe, es cuando él empieza a hacer su gran labor de ponerlo todo en su lugar…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s