Valle del Río Piedra (Zaragoza)

Y el verano sigue su curso y yo sigo aprovechando todos y cada uno de los fines de semana que se me ponen por delante 🙂

En esta ocasión y aprovechando nuevamente que mi chico había logrado tener un fin de semana libre, nos pusimos rumbo a Zaragoza, para ser más concretos, a la zona donde se situa el Monasterio de Piedra, el Valle del Río Piedra. No queríamos hacer muchos kilómetros, como por ejemplo cuando fuimos a Asturias, a si que encontramos en esa zona (a 200 km aprox. de Madrid) el sitio idóneo para pasar el fin de semana.

Cuando llegamos a la zona, lo primero que nos sorprendió fue lo árido que era todo… Nos recordaba a las típicas carreteras de Estados Unidos en la que lo único que ves mires a donde mires son montañas de arena y llanuras de arena… Perdido entre este paisaje que describo, se encontraba Carenas, el pueblecito donde teníamos reservado el alojamiento.

Carenas es un pueblo que pertenece a Zaragoza, a la comarca de Calatayud, y tiene una población de 195 habitantes. Podéis imaginar que con estos habitantes censados, el pueblo no podía ser muy grande y precisamente eso era lo que queríamos, un pueblecito que no fuese muy grande donde pudiésemos desconectar de la locura de Madrid.

Carenas

Plaza del pueblo de Carenas

DSC_0130

 Vista de Carenas desde el alojamiento

Javi había sido el encargado de reservar el alojamiento y no hacía más que decirme que era precioso y que me iba a encantar… El alojamiento se llamaba “Espacios del Mundo” y su nombre se debe a que los cinco alojamientos de los que está compuesto el lugar, representan un lugar del mundo diferente: apartamento indio, apartamento africano, apartamento fusión, suite japonesa y suite árabe. Como podréis imaginar, cada uno de los alojamiento estaba decorado hasta el más mínimo detalle representando a la cultura correspondiente. A nosotros nos asignaron el alojamiento indio y sin lugar a dudas superó con creces lo que habíamos visto por fotos: la decoración estaba cuidada con el más mínimo detalle con motivos indios, los colores de las paredes y estancias del alojamiento eran acordes con esta cultura y todo estaba en perfecta armonía con esta cultura. Además de todo esto, el alojamiento cuenta con una cocina equipada con microondas, nevera, vitrocerámica, platos y cubiertos… Teníamos un salón con TV y wifi; el baño tenía lavabo y ducha y la cama del dormitorio era una cama con dosel digna de cualquier príncipe indio : D También el alojamiento contaba con un jardincito decorado con un precioso mural representando la diversidad que caracterizada el alojamiento y también tenían una barbacoa que podíamos usar todos los huéspedes. Felix, el dueño de los alojamientos, también era muy simpático y nos mostró todos los rincones del alojamiento, nos enseñó cosas que podíamos ver en la zona, etc. El precio del alojamiento fueron 150€ las dos noches, precio que sin duda volvería a pagar por un lugar como este : ) A continuación os dejo unas fotos del lugar para que os hagáis una idea de cómo era el sitio:

alojamiento indio

 Salón del alojamiento indio

1338309603_5435_13209_espacios-del-mundo_habitacion1

Habitación del alojamiento indio

jardin

Jardín del alojamiento

El sábado por la mañana, pusimos rumbo a ver el Parque Natural del Monasterio de Piedra. Recordaba este lugar vagamente, pues había ido con mis padres hacía muchísimos años y desde hace un par de años tenía muchísimas ganas de ir. El Parque Natural lo componen el Monasterio en sí y lo más espectacular, el Parque. Cuando llegamos, lo primero que hicimos fue visitar el Monasterio de Piedra con una visita guiada que nos entraba en el precio. La guía nos mostró las diferentes dependencias del Monasterio Cisterciense, así como el Museo del Vino, la Exposición de la Historia del Chocolate (como curiosidad, fue en el Monasterio de Piedra donde se cocinó por primera vez en España y en Europa chocolate) y el Museo del Carruaje.

Cuando finalizamos la visita al Monasterio, nos adentramos en el Parque Natural… tengo que decir que no lo recordaba tan precioso como lo pude apreciar ahora con unos cuanto años más. En el parque se puede disfrutar de cascadas, grutas que nos llevan hasta otros parajes diferentes del parque… ver cómo el agua se va abriendo paso por su camino natural y las maravillas que va formando a su paso es totalmente impresionante. Parece mentira que escondido en un terreno tan árido, podamos encontrar este magnífico Parque que nuevamente nos demuestra el poder de la Naturaleza y su magnificencia.

El precio de la entrada, incluyendo visita a las dependencias del Monasterio y al Parque Natural fueron 13,50€ al cogerlo por Internet (15€ si se cogen en taquilla). Os dejo un par de fotografías para que os hagáis una idea de cómo es el parque, pero sin duda, no hay nada mejor que verlo in situ:

Monasterio-de-Piedra-de-Zaragoza

 

Monasterio+de+Piedra

Al día siguiente, ya el domingo y de camino a Madrid, teníamos planeado ir a un lago termal que había en el municipio de Alhama de Aragón, a escasos 15 km de Carenas. Habíamos leído que estas aguas concretamente salían a 32ºC y nos parecía curioso el poder de la tierra para calentar el agua y hace que las personas pudiéramos disfrutar de algo así. Además nuestra idea era “probar” estas aguas con el fin de ir en invierno a darnos un baño en este agua tan cálida. El lago termal estaba dentro del complejo de las Termas Pallares y, ha decir verdad, quedamos muy descontentos con el sitio. Nosotros fuimos por la tarde y como tal, pagamos la entrada de tarde que fueron 12,80€ (a mi parecer nada barato). A la hora de pagar la entrada, ya nos encontramos con la primera pega: la “señorita” (por llamarla de alguna manera) que se encargaba de la venta de las entradas nos atendió de manera borde y desagradable. Yo entiendo que esté hasta las narices de trabajar, pero es su trabajo. Y más en un sitio como este que la gente vamos a relajarnos y a desconectar… no se puede empezar un rato de relax con una persona tan desagradable vendiendo entradas. Una vez dentro del recinto y ya concretamente en el agua, decir que vale, estoy de acuerdo de que sea un lago natural, pero creo que podría tener un mínimo de limpieza si se quiere habilitar al público… Decir también que buscaban la más mínima oportunidad para sacarte dinero: las tumbonas costaban 5€, aun entrando por la tarde, y una simple botella de agua de 1,5 L costaba casi 3€. Sobra decir que quedamos muy desencantados del lugar y que no se lo recomiendo a nadie.

A pesar de este último traspiés en nuestra andanza aragonesa, decir que ha sido un fin de semana de perfecta desconexión… desde luego, no hay mejor manera que empezar así las vacaciones de verano : )

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s