Balance de un 2014 que termina…

reloj-11Ahora mismo estoy sentada en el sofá de mi casa… esta noche me he puesto enferma y no he podido hoy ir a trabajar… bajo esta perspectiva de fin de año, me encuentro escribiendo este post…

Como viene siendo normal, muchos somos los que el día 31 de diciembre nos sentamos unos minutos a hacer balance del año que se nos escapa de las manos y este año, pese a todas las circunstancias que me han envuelto estos días (un poquito más adelante intuiréis a qué me refiero), no quería dejar de pasar el día sin hacer dicho balance, tanto de lo bueno como de lo malo.

Recuerdo que el 7 de enero escribí un post titulado “Mis 14 propósitos para 2014” en el que ya decía que si el año por si solo no iba a ser diferente, yo sería quien se encargase de hacerlo diferente… y desde luego que lo he conseguido! Mucho del balance que ahora quiero hacer pasa por esos 14 propósitos que me fijé para este año que hoy se despide, por lo que voy a enumerar de nuevo aquellos propósitos que han marcado un antes y un después en este año, claro está, con una pequeña explicación al lado : )

  1. Sacar todos los días un ratito para mi misma. Decir que lo he intentado y aunque es verdad que en algunas ocasiones lo he conseguido, con el ritmo diario que llevo, es difícil… Pero sí, estoy bastante contenta con lo que he conseguido cara a este punto.
  2. Acabar los estudios. Los estudios… mi eterno talón de Aquiles… Este año, a pesar que me quité 5 de las 6 asignaturas que me quedaban para acabar la carrera, aún no he podido acabar del todo… Una asignatura y el proyecto es lo que me queda…
  3. Seguir con el plan de “vida sana” que comencé el año pasado. De este punto si que me siento orgullosa. He conseguido tener una rutina en cuanto a deporte (voy al gimnasio 4 días a la semana + 1 día que voy a yoga) y la alimentación la he mejorado con creces.
  4. Terminar de perder los kilitos que aún me quedan por perder para estar en el peso ideal. Trabajando por ello aún me encuentro…
  5. Entrenar para correr una carrera que hay en mi pueblo en el mes de agosto y la San Silvestre del 31 de diciembre de este año. Aunque no he llegado a correr la San Silvestre, decir que aún así he corrido 2 carreras este año: la Carrera Correcaminos celebrada aquí en Fuenlabrada, y la Carrera del Jamón, la de mi pueblo : )
  6. Si ya lo hacía antes y espero que cada vez lo siga haciendo más, quiero cuidar a mi familia y hacerlos reír todos los días. Siempre lo intento y es verdad que llevamos unos años que discutimos menos pero sí, este año hemos estado muy unidos.
  7. Hacer algún cursillo que me haga evadirme y desconectar. Comentaba en el post que escribí en enero que quería hacer alguno… y sí, finalmente hice el curso de Tartas de Fondant… Curso que me sirvió para desconectar durante un buen rato y darle a la creatividad.
  8. Sacar tiempo para poder quedar con todas esas personas a las que no he podido dedicar todo el tiempo que merecen. Es verdad que me hubiese gustado haberles dedicado un poco más de tiempo…
  9. Sonreír todos los días.
  10. Terminar la remodelación de mi habitación que empecé el año pasado.
  11. Viajar. De algo que no me puedo quejar este año es de viajar… He hecho tres viajes fugaces a Asturias, Cantabria y Benalmádena y he estado de vacaciones en Benidorm, a si que no me puedo quejar : )
  12. Leer, cómo mínimo, 18 libros este año. Este es un punto que me da mucha rabia no haber cumplido… me encanta leer y no he podido leer todo lo que me hubiese gustado… 9 libros es lo que este año he leído…
  13. Tomarme la vida con más calma. “Disfrutar de todos los pequeños momentos y no “correr” en los pasos que dé. Todo acaba llegando, todo se acaba solucionando siempre y cuando nuestros esfuerzos vayan encaminados a lograr nuestros sueños.” Estas palabras son las que decía el pasado enero en cuanto a tomarme la vida con más calma y lo he conseguido! Disfruto de todos los momentos, por pequeños que sean, de las conversaciones, las risas… Intento hacer las cosas con tranquilidad porque las prisas no son buenas para nada…

Además de todo esto, hay dos cosas muy importantes que me han pasado este año que no podía pasar por alto.

La primera de ellas es que el 20 de enero tuve la grandísima oportunidad de cambiar de departamento dentro de la empresa en la que trabajo. Este cambio de departamento me está ayudando mucho a aprender entorno a las dos carreras que estoy cursando. También, he conocido allí a personas maravillosas que, de lo curtidas que están, me están ayudando mucho además de ser unas personas excepcionales.

La segunda cosa es que este año, he conocido a una persona que se ha convertido en mi todo… Esa persona se llama Javi y en el he encontrado todo lo que necesitaba en un chico: una persona que me comprenda, esté conmigo en los buenos momentos y también en los malos, es cariñoso, me sabe escuchar… podría estarme toda la noche escribiendo adjetivos que definan a Javi. Es increíble como una persona de repente aparece en tu vida y te la cambia a mejor… Javi me ayuda a ver las cosas y el futuro de otra manera, a ser mejor persona y conocerle ha sido de las mejores cosas que me han pasado en esta vida.

Pero no todo iba a ser bonito en este año que estamos a punto de despedir…

Este año me he dado cuenta de lo importante que es ser claro con las personas porque hay ocasiones en las que vamos dejando pasar las cosas y finalmente se hace una bola que acaba explotando… Estas situaciones no nos hacen ser nosotros al 100% con las personas que de verdad nos importan… También es verdad que cuando una situación así se aclara, te quitas un grandísimo peso de encima, además de hacer borrón y cuenta nueva y volver a acercarnos a esas personas con las que habíamos tenido el problema.

Además de esto, en la última semana he pasado por un momento que nunca voy a olvidar… Muchas veces me preguntaba porque sería que la gente perdiese toda la alegría por la Navidad… por la felicidad y el sentimiento de unidad que en esos días se respira… Yo, me lo imaginaba, pero estos días he podido corroborarlo yo misma… Es ley de vida el ver, según vamos creciendo, cómo las personas que siempre han estado ahí, nos empiezan a faltar… Tenemos que reconocer que cuando somos pequeños, los adultos estas cosas nos las ocultan, nos las “pintan” de una mejor manera para que siendo tan pequeños no tengamos que pasar por ello… Pero irremediablemente, según vamos creciendo, empezamos a enfrentarnos a una serie de cosas, de situaciones que van haciendo que veamos la vida de otra manera… Estos días me he tenido que enfrentar a una pérdida que, aun no habiendo tenido el gusto de conocer a la persona, me ha dolido muchísimo…

Ayer me dijo una persona que, incluso de los momentos duros hay que sacar una enseñanza… Y que es en estos momentos donde nos damos cuenta de la humanidad de las personas… Que realmente es cuando le damos importancia al camino que hemos seguido desde que nacemos hasta que morimos, nuestras acciones y nuestra senda son los que realmente hacen de nosotros lo que somos.

Os habréis dado cuenta de que no acabo el año con la ilusión que caracteriza un día como este, pero quiero coger el 2015 con ganas, con ilusiones renovadas… Pero sobre todo, con las lecciones aprendidas durante este año 2014 que se depide… 🙂

Anuncios

Un comentario en “Balance de un 2014 que termina…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s