Lo que la ciudad no tiene

image

Este fin de semana lo he pasando en el pueblo de mi padre. Hacía muchísimos meses que no venia y ya tenía ganas de venir a dar una vueltecita y a ver a mi abuela paterna.

Anoche, salí al patio trasero y cerré los ojos. Me puse a escuchar todos esos sonidos que en una gran urbe no se puede apreciar tanto: las hojas movidas por el viento, los grillos cantando en su hábitat natural… En ese momento, con los ojos cerrados, no me sentía en el patio trasero de la casa, sino en medio de una gran espiral de naturaleza en su máximo explendor.

Y abrí los ojos… Y los elevé hasta que dieron de bruces con el cielo estrellado que había sobre mi cabeza. Impresiona mucho la claridad con la que se ven las estrellas cuando estamos en un lugar tal poco contaminado luminicamente como es San Juan del Molinillo. Puntos de luz en el cielo que titileaban en la inmensidad oscura del cielo abulense…

Son esos pequeños detalles de la naturaleza los que te hacen pensar realmente en las cosas que nos perdemos estando sumergidos en las grandes urbes y como son esos pequeños detalles los que hacen que se valore aun más el poder salir de la gran ciudad y perderse durante unos días, horas… en la paz, tranquilidad y naturaleza que nos brindan estos pequeños pueblos perdidos….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s