Dublín (parte II)

Continuando con la serie de entradas sobre el viaje que hicimos el año pasado a Irlanda y como continuación a la primera parte que escribí sobre Dublín, hoy os traigo otros tres lugares que para mí, son imprescindibles si viajamos a la capital irlandesa.

Ha’penny Bridge
El río que atraviesa Dublín es el río Liffey y el puente más famoso que lo cruza es el Ha’penny Bridge (Puente del Medio Penique). Este puente une el norte de la ciudad con el popular barrio de Temple Bar y toma este nombre por el peaje que se cobraba para pasarlo hasta hace apenas un siglo.

El año pasado, el puente cumplió 200 años y durante todo este tiempo, el Ha’penny Bridge ha sobrevivido a rebeliones armadas como la del Levantamiento de Pascua de 1916, que aceleró la independencia de Irlanda del Reino Unido.

Hasta el año 1999 era el único puente peatonal de la capital. A día de hoy, existen 23 puntos de cruce sobre el río Liffey.

Durante los últimos años, las autoridades dublinesas se han visto obligadas a cuidar el puente de una manera “inesperada”: retirando los candados que parejas de enamorados cuelgan en sus arcos, como es tradición en el Pont del Arcs de París. El Ayuntamiento teme que el Ha’penny Bridge corra la misma suerte que el puente parisino, al que tanto amor ha provocado grietas en partes de su estructura.

Phoenix Park
Otra de las visitas que teníamos anotadas en la agenda y que era obligada de hacer fue ir al Parque Fénix o Phoenix Park. El motivo por el que queríamos ir a este parque era el ver a las familias de ciervos que campaban por allí, a sus anchas.

Leímos en diferentes guías de viajes que la mejor manera de recorrer el parque era en bicicleta ya que la totalidad el parque son 700 hectáreas, convirtiéndolo en el parque urbano más grande de Europa. De hecho, es imposible recorrerlo si no cuentas con al menos 3 o 4 horas. Con esa idea en la mente, alquilamos dos bicicletas.

Cuando llevábamos más o menos media hora pedaleando, encontramos una manada de ciervos en una de las zonas más boscosas del parque. He de decir que impresiona muchísimo poder ver a los ciervos tan de cerca.

Entre los puntos de interés que podemos encontrar dentro de Phoenix Park, están los siguientes:

  • Columna de Phoenix
  • Zoo de Dublín: uno de los zoológicos más antiguos del mundo, fue inaugurado en 1830 contando solamente con un jabalí.
  • Wellington Testimonial: un obelisco de 63 metros de altura erigido en honor al duque de Wellington. Tardó más de 40 años en ser construido.
  • Áras an Uachtaráin: residencia oficial del presidente de Irlanda.

Kilmainham Gaol
Una visita que no teníamos planificada pero que nos sorprendió gratamente fue la visita a Kilmainham Gaol ó Carcel de Kilmainham. Allí pudimos aprender algunos capítulos de la historia irlandesa que no conocíamos.

Kilmainham Gaol fue inaugurada en 1796 y es una cárcel donde muchas de las personas implicadas en la lucha por la independencia de Irlanda fueron encerradas durante más de 100 años. Hoy día, este lugar tiene un lugar especial en la memoria de todos los irlandeses ya que gracias a la lucha de los patriotas encarcelados y asesinados, Irlanda logró su independencia.

De las cosas que contaron que más me llamaron la atención fue que, con la llegada de la hambruna en 1848, miles de personas se vieron obligadas a robar para poder comer con lo que el número de personas que entraban en la cárcel se incrementó. Vivían entre sus paredes mujeres, hombres, niños que, aun malviviendo en una condiciones insalubres, preferían encontrarse en prisión ya que al menos se aseguraban el poderse llevar algo a la boca.

El último preso fue liberado hace relativamente poco, en 1924, poco antes del cierre de la cárcel. Se trataba de Éamon de Valera, que posteriormente llegaría a ser presidente de Irlanda.

He de decir que, al ser toda la visita en inglés, nos costó un poco seguir el hilo del guía turístico. Además, el guía tenía un acento bastante cerrado por lo que tuvimos que complementar lo que habíamos entendido con una lectura posterior a algunas páginas de Internet.

———————————————————————————————–

Durante nuestro viaje, también tuvimos la oportunidad de hacer una excursión a Galway y a los Acantilados de Moher y otra excusión a la Calzada del Gigante y a Belfast. Ambas excursiones se merecen una entrada propia en el blog por lo que en los próximos días os contaré más sobre ellas.

Dublín es el segundo destino que comparto con mi hermana. Fue un viaje impresionante lleno de aventuras, de visitas, de conocer nuevos lugares… pero sobre todo un viaje de pasar tiempo con ella. Aunque entonces aún vivíamos juntas en la misma casa, el día a día de cada una no nos permitía compartir todos los momentos que quisiéramos… ¿y qué mejor que un viaje para crear nuevos recuerdos y vivencias juntas?

 

A día de hoy, septiembre de 2017, ya estamos preparando las maletas para nuestro siguiente destino que es Copenhague y Bruselas… pero esa historia aún está por escribir ; )

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s