Ruta conociendo el “pasado oscuro” de Madrid

Ruta del misterio por MadridLa entrada que hoy os traigo es cortita… pero lo bueno si breve dos veces bueno! Os quiero contar una actividad que hice hace un par de sabados con mis amigos.

Hace unos meses descubrí la app Subasta de Ocio, un sitio donde subastaban, entre muchas otras cosas, planes de ocio. Viendo todas las pujas que ofrecían me tope con una cuyo plan era una ruta guiada por el Madrid antiguo contándonos leyendas, historias y misterios… Inicialmente, puje por el plan el cual era para dos personas, para ir mi hermana y yo. Pero finalmente,  se lo comenté también a mis amigos y se animaron también.

Tras intentar cuadrarnos las seis personas que ibamos, finalmente el pasado día 16 nos encontramos camino a la castiza Plaza de la Villa, en Madrid, para disfrutar de este plan tan diferente. Para poder ir este día, reservamos previamente con la empresa que organiza estos tours: Madrid Ghost Tour. Normalmente, los tours los hacen los viernes y los sábados en dos pases, a las 20:00 y a las 22:00. Nosotros nos unimos al grupo de las 22:00.

Una vez reunidos todos los asistentes al tour en el punto de encuentro en la Plaza de la Villa, comenzamos con la actividad. Alejandro, el guía, se presentó y nos guió desde el punto de inicio hasta el final, en la Plaza de Cibeles, por todas las calles de Madrid. Ibamos haciendo paradas en los puntos que tenían leyendas e historias de fantasmas o, remontandonos a tiempos memorables, hubiese pasado algún suceso un “tanto extraño” que destacar. Pasamos por lugares tan emblemáticos, con sus respectivas historias, como el Palacio Real, la Real Ópera, la Casa de las Siete Chimeneas…

La ruta duró 2 horas pero se nos pasaron volando! Conocimos muchas historias del “lado oscuro” de Madrid… cosa que nos permitió conocer otra cara del Madrid antiguo así como historias que de verdad te dejan los pelos de punta.

Sin duda alguna, un plan más que recomendable para pasar la tarde de sábado descubriendo una cara, para muchos desconocida, de la historia de Madrid.

Anuncios

Carrera Ponle Freno 2015, corriendo por una buena causa

El pasado día 28 de noviembre, tuvo lugar en Madrid la 7ª Carrera Ponle Freno. Desde hace 7 años hasta ahora, esta carrera se ha convertido en una cita obligatoria en Madrid para todos aquellos que quieren colaborar con una buena causa como es la investigación y acciones de apoyo a las víctimas de accidentes de tráfico.

Vista aérea de la 7ª Carrera Ponle Freno | Foto: Ponle Freno

Vista aérea de la 7ª Carrera Ponle Freno | Foto: Ponle Freno

Este año, puesto que en los últimos meses mi hermana y yo hemos estado muy activas deportivamente hablando, nos hemos animado y hemos sido dos personas más dentro de las 20.000 personas que han participado en este evento benéfico.

Como nuestro proyecto de ser unas buenas “runners” va poco a poco, nos hemos apuntado en la categoría 5k, pero para los más experimentados en el mundo del running podían apuntarse a una categoría superior que eran los 10k. También, habían una categoría para personas que corrían con handbikes.

Nuestro día comenzó a las 6:00 de la mañana cuando nos sonó el despertador para levantarnos. Después de un buen desayuno y equiparnos bien, salimos rumbo a la Plaza de Colón, en Madrid, lugar donde daría comienzo la carrera a las 9:00 h de la mañana. Llegamos sobre las 8:00 y después de dejar nuestras pertenencias en el guardarropas, nos dispusimos en la línea de salida para calentar un poco y esperar el ansiado pistoletazo que marcase el inicio de la carrera.

No sé que tienen estos eventos deportivos, que en cuanto aterrizas en ellos, el ambiente lúdico-deportivo te inunda… Y, como en la mayoría de los eventos, todos corriendo por una causa común.

A las 8:55 dieron el pistoletazo de salida para las personas que corrían con handbikes y cinco minutos después, dieron el pistoletazo para el resto de corredores.

Esta era mi cuarta carrera en la que participo desde que empecé a tomarme el deporte en serio y, como corredora principiante que me considero, se me puso la carne de gallina al verme corriendo a lo largo de un lugar tan emblemático como es el Paseo de la Castellana, en Madrid. Y ya no solo eso, sino fue el ver la marea azul de corredores a lo largo de todo el trayecto corriendo en esta ocasión por el proyecto Investigación clínica de terapia celular para la discapacidad neurológica del Hospital Universitario Puerta de Hierro-Majadahonda.

El recorrido para los que corríamos los 5k iba desde la Plaza de Colón hasta la Plaza de San Juan de la Cruz. En este punto hicimos la glorieta y bajamos por el otro lado de la Castellana hasta Cibeles, para finalizar subiendo nuevamente hasta llegar a Colón.

Desde el principio hasta el final de la carrera, noté perfectamente como mi fondo ha mejorado en estos últimos meses. En la ultima carrera que disputé, no había podido entrenar lo suficiente y en esta he sido perfectamente consciente de lo que significa entrenar los meses previos y el ir teniendo cada vez mejor fondo. Reconozco que hubo pequeños tramos en los que tuve que ir andando, pero no más de 4 min en el total de tiempo que estuve corriendo. En cuanto a mis tiempo, estoy más que satisfecha: hice los 5k en 36:53 minutos.

Poco a poco voy superándome y la verdadera carrera y el verdadero rival que tengo siempre en estos eventos, soy yo misma. Siempre intento superar la marca anterior, experimento con mis posibilidades, con los ritmos… Con el fin en todo momento de irme conociendo más a mi misma y a mi cuerpo en este tipo de eventos : )

Mi hermana Lorena y yo, esperando la salida de la carrera

Mi hermana Lorena y yo, esperando la salida de la carrera

 

Al finalizar la carrera

Al finalizar la carrera

Desde Peñíscola…

Ayer, día 2 de agosto, Javi y yo tomamos rumbo a nuestras deseadas vacaciones en la playa. Este año ha sido bastante duro en muchos aspectos, tanto para él como para mí, y particularmente en mi caso, nunca había tenido tantas ganas de desconectar de Madrid cómo este año.

Por todo ello, estos días nos disponemos a pasar nuestras primeras vacaciones juntos y a desconectar del día a día desde Peñíscola.

Ayer llegamos a esta ciudad costera de Castellón allá hacia las 12 de la mañana y buscamos nuestro apartamento, en el edificio Las Vegas (ya os hablaré de nuestro alojamiento dentro de unos días). No sé si a alguno os habrá pasado, pero a mí, es llegar a mi destino y me cambia totalmente el chip… Cuando me asomé a la terraza del apartamento y pude ver delante de mis ojos la inmensidad del mar, una sensación de paz y tranquilidad me inundó todo el cuerpo… Era como hacer realidad ese momento que tanto había estado esperando durante todo este largo año… Esa sensación de “preocupaciones cero” que te invade es tan grande que es totalmente indescriptible.

Vistas de frente desde nuestro apartamento

Vistas de frente desde nuestro apartamento

Vistas del Castillo de Peñíscola (Foto: Javi)

Vistas del Castillo de Peñíscola (Foto: Javi)

La tarde de ayer la pasamos de manera tranquila. Bajamos a la playa a eso de las 19:30 de la tarde y, aunque el sol ya estaba cayendo, la temperatura del mar y del ambiente era muy agradable.

Por la noche, a las 12 de la noche, pudimos disfrutar de unos preciosos fuegos artificiales que se llevaron a cabo en las inmediaciones del Castillo de Peñíscola. El dueño del apartamento nos comentó que la playa se llenaría de gente a esa hora ya que era un espectáculo digno de ver y la verdad, sus palabras se quedaron cortas al describir dichos fuegos. Nosotros decidimos ver los fuegos artificiales desde la terraza de nuestro apartamento… ¿qué mejor lugar que desde allí con las vistas que tenemos? El motivo de dichos fuegos artificiales era el inicio de el XX Festival Internacional de Música Antigua y Barroca, y por ello los fuegos artificiales iban acompañados de una música exquisita. No sé si conoceréis Peñíscola, pero sorprende mucho ver toda la zona de su característico castillo rodeado de fuegos artificiales que lo hacía mágico. Nos encantó verlos y fue una bienvenida preciosa a los 13 días de desconexión y tranquilidad que nos esperan.

A continuación os muestro unas fotografías de este espectáculo piromusical. Las fotos las he conseguido de la página de Facebook de Peñíscola:

Fuegos Artificiales

Hoy, me he despertado pronto… a las 8:15 ya estaba con los ojos como búhos!! Obviamente, a Javi no le he despertado… Si le llego a despertar me mata!! Jejeje Sí, seguro que os preguntáis que cómo es posible que me despierte tan pronto… La verdad, no lo sé. Pero lo que sé es que no hay mayor placer que despertarse uno por sí sólo, sin un despertador que te levante de un salto de la cama, aunque sea a las 8:15 de la mañana. Así que me he levantado, me he preparado un café con unas tostadas y me he puesto a leer un ratito. Después me he dispuesto a escribir esta entrada en el blog… Creo que estos ratitos por la mañana, hasta que Javi se despierte, van a ser mis ratitos para dedicarle tiempo a mi blog… : )

8:30 de la mañana, Peñíscola amaneciendo

8:30 de la mañana, Peñíscola amaneciendo

Carreras CorreCaminos 2015 (II)

Cartel IV 10k CorreCaminosHe de decir que desde que el año pasado, en 2014, corrí mi primera carrera CorreCaminos, he seguido su página de Facebook durante todo el año para ver todos los preparativos que iban haciendo cara a la carrera que se iba a correr en 2015… Y así fue cómo nuevamente nos apuntamos mi hermana y yo a la IV Carrera CorreCaminos, carrera 100% benéfica, ya que todo lo recaudado va a parar a la Asociación Nacional de Esclerosis Tuberosa.

Tengo que decir que este año se celebrara la carrera el día 7 de junio, el día de mi cumpleaños, por lo que con más ilusión incluso me animaba a correrla y nada mejor que en la compañía de mi hermana para participar en un evento de esta índole.

Por segundo año consecutivo, decidimos apuntarnos para correr la Legua Correcaminos (5’800 km) por dos motivos principalmente: mi hermana había estado lesionada un mes y medio y yo no había podido prepararme lo necesario para correr los 10 km que era la carrera principal.

Así que con estas perspectivas, la mañana del 7 de junio nos dispusimos a ir al barrio donde se celebrara la carrera. Este año fuimos en coche y aparcamos en un polígono industrial que hay al lado de la zona de la carrera. Como años anteriores, dispusieron para el uso de todos los corredores, unos autobuses lanzadera para llevarnos desde este polígono al lugar de salida de la carrera. He de decir que el camino se puede hacer perfectamente andando, pero también es verdad que hay que pasar por un puente con cierto tráfico ese día por lo que la opción más segura es coger este autobús lanzadera.

Lo que más me gusta, sin duda, de estos eventos es el ambiente deportivo-festivo que se respira: la gente riendo, calentando, todos con nuestros atuendos deportivos, nerviosos incluso… Ambiente que te contagia las ganas de que den ya el pistoletazo de salida para comenzar a correr.

Como el año anterior, la IV 10k CorreCaminos, comenzaba a las 9:30. Según los horarios publicados en las redes sociales, la Legua comenzaba 5 minutos después… Y decir que este fue uno de los pequeños fallos que hubo en la organización este año ya que comenzó a los 6’30 minutos después, momento en el que dieron el pistoletazo de salida y nos pilló a todos desprevenidos, sin esperarlo.

Reconozco que este año he notado que había entrenado menos. Este año el recorrido era a la inversa del año pasado y una cosa que eché muy en falta antes, fue la botella de agua que dan a los corredores en mitad de carrera. Se pusieron a repartirlas en el mismo punto que el año pasado, más o menos a los 2 km… Este año, precisamente por hacer el recorrido a la inversa, este punto de reparto de agua quedaba más o menos a los 4 km, para mi gusto demasiado entrada ya la carrera… Tanto que yo llegué con la boca seca, bebí un trago de agua y lo restante me lo eché encima de la cabeza porque no aguantaba más el calor. Un calor infernal también es el que hacía, motivo por el cual la gente ha comentado que el año que viene la carrera debería comenzar a las 8:30, un poco antes para aprovechar más el fresco de las horas tempranas.

El tiempo final en los que me hice los 5’800 km fueron 46.14 minutos, 3.20 minutos más que el año pasado. No me siento mal por ello, puesto que sé que no he podido entrenar tanto como el año pasado. Lo único que quería era acabar la carrera, objetivo que conseguí : ) De todos los corredores que corrimos la Legua, yo quedé la 264 de 312 y de mi categoría, la 57 de 78.

Este año, no obstante, he aprendido una gran lección de esta carrera y es que nada más acabar la carrera, uno no se puede parar en seco. Hay que caminar un poco. Es verdad que mi hermana y yo llegamos literalmente “muertas” a la meta y nos paramos en seco. En ese momento yo me mareé un poco y se me empezó a revolver el estómago. A mi hermana se le taponaron los oídos… Y fue empezar a caminar y se nos pasaron todos estos síntomas… Es por ello por lo que esta es una de las grandes lecciones que hemos aprendido de esta edición de la carrera.

Al igual que el año pasado, cuando acabó la carrera, a todos los corredores nos dieron una bolsa con avituallamiento. Y más tarde nos dieron un bocadillo y una cerveza. También se hizo entrega de 7.000 euros, correspondiente a lo recaudado en la carrera, para la Asociación Nacional de Esclerosis Tuberosa.

Nuevamente decir que la experiencia ha sido increíble. Me encantó comenzar mi día de cumpleaños corriendo en compañía de una de las personas más importantes de mi vida: mi hermana. La gente de la organización, se mostraron muy cercanos a todos los asistentes, a pesar de algunos contratiempos que surgieron y se les veía con ilusión y con muchas ganas.

Intuyo que el correr esta carrera se va a convertir en una tradición para mi hermana y para mi : )

Foto mia y de mi hermana, después de acabar la carrera

Foto mia y de mi hermana, después de acabar la carrera

Carrera del Jamón

Carrera del JamónEn mi afán de seguir creciendo muy poco a poco como deportista, este fin de semana me he apuntado a otra carrera. Nuevamente me he apuntado junto a mi hermana y en esta ocasión ha sido en Navarredondilla, el pueblo que hay junto al de mi padre que es San Juan del Molinillo.

La carrera era concretamente la III Edición de la Carrera del Jamón y lleva este nombre porque el primer premio para diferentes categorías era un jamón.

Al igual que en la carrera en la que participé a primeros de junio, mi finalidad en la carrera no era ganar, si no acabar la carrera.

La inscripción a la carrera eran 10€ para ayuda a la preparación del evento, para los premios, la bolsa de los corredores y el avituallamiento que daban al acabar la carrera. Además, con estos 10€ que son algo significativo, contribuimos a que en estos pueblos pequeños se organicen eventos como estos, los cuáles les dan mucha vida al pueblo.

A todos los corredores, antes de la carrera, nos dieron una mochilita con un bollo, una muñequera en la que se pueden guardar cosas, agua y la camiseta de la carrera.

Mi hermana y yo nos pusimos las camisetas y nos preparamos para dar comienzo a la carrera. Ya nos habían avisado que la carrera era un poco dura ya que transcurre por el pueblo en el cual hay bastantes cuestas y por caminos de tierra, en los cuales también hay bastantes cuestas; a si que teniendo en mente que la carrera no iba a ser fácil, comenzamos con la carrera.

Decir que en esta ocasión quedé la última de la carrera… no estoy triste por ello, ni mucho menos. Mi finalidad era acabar la carrera y así lo hice. Tenía detrás al coche escoba y eso me tranquilizaba por si me encontraba mal que, a decir verdad, hubo una ocasión que estuve a punto de desistir… pero me pudo mi amor propio y seguí con ello. Es cierto que el trazado de la carrera era muy duro pero aún así, lo acabé. Aunque llegué la última, estoy muy orgullosa de mi. Hice los 6 km de la carrera en unos 42 min aprox. por lo que estoy más que contenta.

Cuando finalicé la carrera, a la primera persona que vi fue a mi madre y me tiré a sus brazos. Era la primera vez que mi madre me veía correr y para mi fue un orgullo que me viese salir, que me viese como subía por esas cuestas insufribles y por supuesto, que me viese llegar a la meta.

Después de llegar a la meta, nos dieron refrescos a todos los corredores y fruta (platanos, sandía, melón, ciruelas, manzanas…).

A pesar de que ha sido una carrera dura, decir que ha sido la primera vez que la corro y que, sin duda, no será la última : )

Bolsa del Corredor, Carrera del Jamón

 

Bolsa del corredor que nos dieron a todos los participantes

 

Mi hermana y yo en la Carrera del Jamón

 

Mi hermana y yo al finalizar la carrera