El “maravilloso” sistema de Cita Previa del DNI

cita previa dniHoy he decidido crear una nueva categoría en el blog a la que voy a llamar “Sociedad”. ¿Por qué he decidido crear esta categoría? Pues porque ya son unas pocas las entradas que escribo en relación a acciones y situaciones que se dan en nuestra sociedad que me indignan, bien sea por malas gestiones por parte de ciertas “administraciones” o bien por falta de civismo por parte de algunos “entes” humanos.

Pues bien, me he puesto a reorganizar alguna de las entradas que tenía ya escritas y que encajan perfectamente en esta nueva categoría y con su inauguración, quiero hacer crítica sobre cierta gestión pública que estos días me está dando qué pensar. Dicha gestión es el sistema de Cita Previa para hacerse el DNI.

Hace un mes y medio aproximadamente me dispuse a buscar por el sistema que hay en Internet de Cita Previa para el DNI una fecha y una hora para renovarme el DNI. Cuando quise encontrar una fecha antes de la fecha que me caducaba (la fecha de caducidad era el 4 de junio y estaba intentando coger cita sobre el 10 de mayo) me encontré con que no me daban cita en la zona sur de Madrid hasta agosto!! Claro, yo tenía que renovarlo antes puesto que me voy de vacaciones y tengo que llevar toda la documentación en condiciones. Así que ni corta ni perezosa, mi radio de búsqueda aumentó y me puse a buscar por todo Madrid. Finalmente, conseguí una fecha el sábado, 11 de julio, en un distrito al norte de Madrid, por lo que ese día voy a tener que recorrerme todo Madrid en transporte público para poder tener a tiempo mi documentación obligatoria. En ese momento, pude entender que el retraso que  llevaban era debido a que, con miras a las vacaciones, todo el mundo queremos renovar la documentación. Aún así, lo que me sorprendió ver en mi búsqueda fue las poquísimas comisarías que están disponibles los sábados para hacer este trámite… ¿Acaso no piensan en las personas que tenemos que trabajar entre semana y nos es difícil poder ir a hacer este trámite entre diario?

A pesar de ello, la motivación de este post no viene por mi experiencia, si no por lo que le sucedió al marido de una compañera del trabajo, que me indignó muchísimo, y he querido dejarlo aquí escrito como reflejo de lo que pasa con este trámite… Resulta que esta semana pasada, el marido de mi compañera perdió el DNI y, cómo buen ciudadano, fue a denunciar este hecho a la comisaría. Allí le dieron el justificante de la denuncia y cuando comentó que qué pasos tenía que seguir para conseguir un nuevo DNI ya que se iba de vacaciones en dos semanas, le contestaron que tenía que pedir cita previa por Internet… Y esto es lo que me parece indignante: una persona, que ha perdido/le han robado el DNI, que no es algo que quieres o que hayas planeado, que seguramente necesitas la documentación porque en estas fechas lo más normal es que se vaya la gente de vacaciones… que te digan que tienes que pedir cita previa y la cual no te la dan hasta dentro de 2 meses… Me parece INTOLERABLE. Al final el hombre ha tenido que irse ni más ni menos a Cuenca a hacerse el DNI porque aquí en Madrid no se lo hacía en ningún sitio antes de 2 meses… A Cuenca!! O sea que no tienes poco con haber perdido/que te hayan robado la documentación, que encima te tienes que gastar el dinero para la gasolina, además de pagar las respectivas tasas para hacerte el DNI.

Me parece VERGONZOSO ver a lo que hemos llegado con tanta burocracia. Creo que si se parasen a “pensar” un poquito las “cabezas pensantes” que dirigen este país (sin entrar en ideologías políticas), sinceramente pienso que se podría llegar a una solución para primero, evitar tanta espera para hacerse un documento que te obligan a llevar en la cartera, y segundo, darse cuenta de que deberían habilitar alguna oficina o algún horario específico para estos casos concretos de extravío/robo y más en estas épocas estivales…

Anuncios

Incidencia y gestión con la Tarjeta Abono Transporte de Madrid

Tarjeta Transporte PúblicoEl post que hoy escribo tiene la finalidad de servir de queja y crítica hacía algo que se ha convertido en el día a día de toda persona residente en la Comunidad de Madrid: la nueva Tarjeta Transporte Público.

Por circunstancias que me han acontecido en los últimos días con esta “querida” tarjeta, me veo en la necesidad de dejar aquí reflejado lo que me ha pasado, como se ha solucionado y sobre todo la gestión que se ha llevado a cabo de ello… Todo esto con el fin de que todos los viajeros abramos los ojos ante ciertos abusos que se hacen contra el viajero.

La primera semana de diciembre la Tarjeta Transporte Público me empezó a fallar… La primera vez no le das importancia, hasta que ya son muchos días, en distintas paradas y en distintos medios de transporte donde te empieza a fallar. El viernes día 5, en la parada de Renfe de Sol, el lector no me abría la puerta y un interventor me la intentó leer con su escáner y me dijo que le daba el mensaje de “tarjeta inválida”. Me dejó salir de la estación y me dijo que fuese a una oficina para que me cambiasen la Tarjeta. Como era viernes tarde y luego teníamos el Puente de Diciembre por delante, me encontraba con que hasta el martes, día 9, no podía hacer las gestiones.

El primer problema apareció cuando ese mismo día, a las 00:30 de la noche, fui a fichar en la estación de Ópera y no me abrían las puertas. La taquillera pasó mi tarjeta por el lector y obviamente, no se la leía. Ni corta ni perezosa me dijo que tenia que pagar mi billete y que luego el Consorcio ne devolvería el dinero. A esto la contesté que yo tenía mi abono mensual de 72€ pagado y que no era mi problema que no tuviesen otro sistema para leer la tarjeta, como por ejemplo, digitalizar a mano el código de la tarjeta. Me pidió el justificante de pago y como NO ES OBLIGATORIO LLEVARLO, pues yo no lo llevaba. Finalmente, con la aplicación que tiene el Consorcio para ver el saldo de la tarjeta, le pude demostrar que mi tarjeta estaba cargada y me dejó pasar, apuntándose previamente todos mis datos porque “no quería problemas”. Posteriormente, documentándome al respecto, he descubierto que no te pueden pedir el justificante de pago ni tampoco hacerte pagar… Más adelante os explico cómo se debe proceder.

Con estas premisas, al día siguiente abrí una queja dirigida al Consorcio de Transportes por dos motivos: el primero, que no podían basar la aceptación de una tarjeta solamente si el lector la lee… ¿Y si cómo en mi caso no la lee? Debería haber un sistema, como la aplicación del móvil, que digitalizando a mano la numeración de la tarjeta te diga si esa tarjeta está cargada o no. Y segundo, porque me parecía vergonzoso que en un puente de tres días, no hubiese ninguna oficina de Gestión de Tarjeta en Madrid abierta para solucionar incidencias de este tipo.

El martes, día 9, a las 8:00 ya estaba yo en la oficina de Gestión de Abono Transporte que hay en Fuenlabrada. Allí, la chica pasó mi tarjeta por su lector, y cómo a ella si le leía la misma me dijo que “probablemente por un problema informático, la tarjeta no me funcionara los días anteriores”… Y no me cambió la tarjeta. Decir que en este punto, la chica no me ayudó a llevar a cabo una de mis obligaciones cómo viajera, que es “subsanar” las incidencias con mi tarjeta cuando un interventor me lo diga. Más adelante entenderéis esto…

Me fui con mi tarjeta deteriorada y decir que desde ese momento solo me picó la tarjeta dos veces, hasta el jueves 11…

El jueves ya me dio problemas al querer salir en Méndez Álvaro y cuando la chica de Renfe me dijo que tenía que cambiarla en una oficina y la expliqué que allí no me la habían cambiado, solo se limitó a hacerme un gesto cómo de que “ese no era su problema”.

Por la tarde, en la estación de Manuel Becerra y con el mismo problema para acceder al Metro, le expliqué mi problema a la taquillera y me dio una autorización de viaje para que se lo enseñase a la chica de la oficina de gestión. Es más, me dijo que si había algún problema, que le llamase a ella porque, como viajera que soy, tengo que llevar un título legible y que me facilite el viaje… A esta persona tengo que estarle agradecida porque me comprendió y me ofreció su ayuda ante todo este inconveniente que me estaba causando la tarjeta.

En el trayecto de vuelta a Fuenlabrada, indagué en las páginas del transporte público de Madrid, con el fin de protegerme ante una nueva negativa a cambiarme la Tarjeta, y fui a dar con la página del Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) que regula todo acerca de la Tarjeta Abono Transporte. Allí pude leer cosas que los viajeros no sabemos o que quizás, no les interesa que lo sepamos; así como formas de actuar que deben tener los operadores de los distintos transportes en cuanto a incidencias con la tarjeta. A continuación os voy a dejar reflejado lo que pude averiguar al respecto de mi caso concretamente.

Antes de esto concluir que una chica muy muy amable de la oficina de gestión de Fuenlabrada, me escuchó y me atendió perfectamente. Me cambió la tarjeta sin ningún problema y ofreciéndome el solucionarme cualquier otra incidencia que se me pueda presentar.

Leyendo el BOCM pude descubrir cosas que todo viajero debiese saber… Me quiero centrar ahora en lo que descubrí entorno a mi caso, pero quiero invitar a todos los viajeros a que lo lean para saber sus derechos ya que, muchas veces por desconocimiento, se provocan abusos que pueden ser evitados.

En el BOCM, en la RESOLUCIÓN POR LA QUE SE DISPONE LA PUBLICACIÓN DEL ACUERDO DEL CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN DE 11 DE ABRIL DE 2012, QUE APRUEBA LAS CONDICIONES GENERALES DE CONTRATACIÓN Y UTILIZACIÓN DEL SISTEMA UNIVERSAL DE BILLETAJE ELECTRÓNICO PARA EL TRANSPORTE (también podéis acceder a través del apartado Normativa en la página de Atención al Cliente del Consorcio), si accedemos al punto 12 de la misma, nos encontramos ante un epígrafe que se titula “12. Utilización incorrecta del Sistema Universal de Billetaje Electrónico para el Transporte”. Dentro de este punto se enumeran tres posibles causas de uso “irregular” de la Tarjeta Abono Transporte. Mi caso concretamente se englobaría dentro de:

[…] A) Irregularidades en las que la causa pueda haber sido ajena al viajero. […]

[A.3] A.3) Tarjeta de transporte público con información, relativa a los viajes, contenida en la memoria interior, a la cual no puedan acceder los equipos de validación, control o inspección de los títulos de transporte. […]

Si continuamos leyendo un poco más adelante te detallan qué manera hay de actuar en estos casos. Copio literalmente lo que dice el BOCM y indicando los puntos a los que posteriormente quiero hacer mis mis propias anotaciones:

[…] A) En los supuestos incluidos en este grupo, el viajero será advertido de las irregularidades detectadas, indicándole el modo de subsanar las mismas, así como de la conveniencia de hacerlo en el menor tiempo posible para evitarle perjuicios innecesarios, abriéndose una ¿ficha de incidencias¿, que será remitida al Consorcio Regional de Transportes de Madrid (PUNTO 1). Asimismo, se podrá actuar sobre el título de transporte personal y multimodal (abono), contenido en la tarjeta, para impedir su uso a partir del decimoquinto día, a contar desde el siguiente a aquel en que se haya realizado el viaje, entregando al viajero un documento en el que constará el día a partir del cual el título dejará de ser válido (PUNTO 2) y, en el caso contemplado en el apartado A.3, cuando no se lleven a cabo las actuaciones de subsanación precisas en el mismo plazo, los servicios de inspección de las distintas empresas operadoras del transporte podrán retirar la tarjeta de transporte público, sin que proceda ningún tipo de indemnización por los perjuicios que puedan suponer estas actuaciones (PUNTO 3). […]

Después de leer esto indicar que:

  • PUNTO 1: La primera vez que me indican que tengo mal la Tarjeta, me invitan a subsanar el problema y me dicen que me acerque a una oficina de gestión. Al acercarme a la oficina de Gestión, ahí no me ayudan a solucionar mi problema… Desde luego, tampoco se me abre la “ficha de incidencias”.
  • PUNTO 2. Me pueden intervenir la tarjeta si a los 15 días de haber realizado el viaje “irregularmente”, yo no he llevado las acciones de subsanamiento indicadas. En ningún momento se indica que yo deba pagar el viaje/s dentro de esos 15 días. Me he leído el texto unas 10 veces para “empaparme” bien de todo lo que pone y no habla NADA de que el viajero deba pagar nada en esos 15 días. Entiendo por tanto que, mientras se hacen las gestiones necesarias y se esté dentro de los 15 días, presentando la ficha de incidencias, te deben dejar viajar… ya que, bien que ellos no tengan manera de averiguar si mi tarjeta está cargada o no, pero yo tampoco tengo porque pagar por algo que ya he pagado… por lo que al solucionar mi incidencia ya se saldan las “posibles” deudas que se pudiesen dar (si efectivamente alguna tarjeta está sin cargar).
  • PUNTO 3. Es obvio que si a mi me abren una hoja de incidencias y yo no hago nada para solucionar el problema, que me puedan intervenir la tarjeta sin indemnización alguna.

Respecto a lo comentado más arriba acerca de que no te puede solicitar el justificante de carga  para solucionar una incidencia, en la página de preguntas frecuentes del Consorcio de Transportes acerca del uso de la Tarjeta, se puede leer lo siguiente:

No puedo acceder a un medio de transporte público con mi Tarjeta Transporte Publico

En el caso de que un equipo de validación no permita el acceso con la nueva Tarjeta Transporte Público, la empresa operadora deberá identificar la causa, remitiendo al usuario, en el supuesto de que ésto no sea posible, a una oficina de gestión, donde se determinará el motivo de la incidencia y se actuará en consecuencia. En ningún caso el operador debe solicitar el justificante de carga al usuario para solucionar la incidencia.

Cómo conclusión a esta incidencia que me ha estado entorpeciendo indicar que a partir de ahora voy a intentar leer los reglamentos de los distintos medios de transportes ya que, además de nuestros deberes también aparecen nuestros derechos y que ante el desconocimiento de muchos de estos derechos es cuando aparecen los abusos…

La crisis española desde un punto de vista diferente

El otro día, navegando un poquito por Twitter, me encontré con este vídeo en el que explican el por qué de la crisis española desde un punto de vista diferente. Está ilustrado con imágenes intuitivas y que ayudan a comprender todos los conceptos que en él se explican. Lo veo un vídeo bastante interesante para todas aquellas personas que aún no entienden del todo bien los motivos que nos han llevado a la crisis en la que hoy día está sumergida el país.

La Pirámide de Maslow y la crisis actual

El otro día en una clase de Dirección Comercial, estuvimos ahondando un poco más en la llamada Pirámide de Maslow, la cuál ya había visto de pasada en alguna otra asignatura a lo largo de la carrera.

Las necesidades que tienen las personas, los consumidores, están derivadas de dos tipos de motivaciones: las motivaciones primarias y las secundarias. Las motivaciones primarias son innatas y tienen su origen en el instinto de supervivencia del ser humano. Las motivaciones secundarias impulsan al individuo a adoptar un comportamiento ante el consumo, acorde a su estilo de vida y dependiendo de unos valores, creencias, sentimientos…

Maslow lo que hace es jerarquizar las necesidades según su orden de prioridad, distinguiendo cinco niveles y dos clases:

  • Físicas
    1. Fisiológicas: comer, beber, etc.
    2. Seguridad: abrigo, vivienda, salud, etc.
  • Sociales
    1. Pertenecenencia: necesidades que se tienen por la relación con los grupos de convivencia y referencia.
    2. Estimación: prestigio, ser valorado/a por los demás…
  • Del yo
    1. Autorrealización: conocer, entender, sistematizar, organizar y construir un sistema de valores.
    2. Ansía de saber: conocer y entenderlo todo.

Hace unos años, cuando todavía no estábamos sumergidos en la crisis que hoy día nos afecta, las necesidades fisiológicas y de seguridad que presenta Maslow las dábamos como básicas y no nos preocupábamos por ellas ya que era algo que todo el mundo daba por hecho. ¿Quién no tendría para comer? ó ¿Quién no tendría asegurado un empleo o un lugar de abrigo? Nos preocupábamos más por las necesidades de pertenencia o afiliación y poníamos todo nuestro ímpetu en ganarnos el respeto, forjarnos una carrera de éxito, afianzar las amistades… Con la llegada de la crisis, hemos vuelto a preocuparnos esencialmente por las necesidades primarias, por esas que necesitamos tener satisfechas para garantizar nuestra integridad como seres humanos. Ahora, antes que preocuparnos por caer bien a una persona o grupo de personas, luchamos por nuestra integridad, por nuestras necesidades básicas de alimentación, de abrigo, empleo, hogar…

Es decir, el recorrido que hacemos a lo largo de la vida por la Pirámide de Maslow depende, en primer lugar de la situación de cada uno; y en segundo lugar de las circunstancias socio-económicas que se estén dando en nuestro entorno en un momento concreto.