Ruta de senderismo por el Valle de La Barranca

Senderos del Valle de la Barranca. Fotografía tomada por Dani

Senderos del Valle de la Barranca. Fotografía tomada por Dani

Hacía ya un par de años que no salíamos los cuatro de ruta… como sabéis por los artículos de algunos de mis post, me he aficionado a hacer rutas de senderismo y este fin de semana pasado planificamos una ruta por la nieve.

Aprovechando que un compañero del trabajo me recomendó una ruta circular que hay por el Valle de La Barranca, en Navacerrada, busqué información en Internet acerca de dicha ruta. Efectivamente, la ruta que planificamos era una ruta circular y para que así fuese, había que coger en un punto del camino la llamada “Senda Ortiz”… pero por desconocimiento del terreno acabamos haciendo más kilómetros de la cuenta :S

Como bien informa el documento que me descargué sobre la ruta, el acceso al Valle se hace a partir de la rotonda de acceso a Navacerrada, desde la M-607 en el Km. 67. A unos 100 metros de la rotonda, a la derecha sale una pista asfaltada hasta los aparcamientos. Decir que cómo no se tenga cuidado, esta pista asfaltada es muy fácil de saltársela pues no hay un indicativo llamativo que lo señale.

Decir que desde el primer momento, el entorno que nos encontramos era digno de cualquier paisaje pirenaico o canadiense: montañas nevadas, árboles y arbustos con carámbanos colgando de sus ramas. Incluso cuando pasamos por el embalse de La Barranca, buena parte de éste estaba congelado cual pista de hielo.

Además, elegimos un día para ir perfecto porque el cielo estaba despejado, hacía aproximadamente unos 7ºC y para caminar era perfecto.

Comenzamos la ruta en el aparcamiento y seguimos un sendero ancho que se adentraba en todo el valle. Cuando llevábamos unas 2 horas de camino, llegamos al mirador de Las Canchas lugar desde donde pudimos apreciar toda la naturaleza con su belleza implícita que había a nuestro alrededor. La verdad, unos paisajes que dejan sin aliento.

María, la cual es bióloga, nos iba contando curiosidades acerca de los entornos, la flora y la fauna del lugar por lo que no solo nos limitábamos a andar, sino que también aprendíamos a cada paso que íbamos dando.

Puente para atravesar el embalse de La Barranca. Fotografía tomada por Dani.

Puente para atravesar el embalse de La Barranca. Fotografía tomada por Dani.

Cuando terminó el sendero vimos que estábamos en un punto que no era, ni mucho menos, donde habíamos dejado el coche… Pusimos el GPS para ver dónde estábamos y vimos que estabamos… a casi 6’5 km de donde habíamos dejado el coche! No sabíamos que hacer… si volver hacía atras desandando lo que ya habíamos andado (con cuestas cubiertas de nieve incluídas) o ir en paralelo a la carretera hasta llegar a dónde teníamos el coche. Finalmente optamos por la segunda opción, no sin antes sufrir ese “bajoncillo” de cuando crees que has acabado una ruta y aún te queda un buen trozo que recorrer.

Si nuestra ruta no se hubiese truncado por la desorientación que nos hizo acabar la ruta de otra manera, el planning era pasar incluso por un antiguo hospital de tuberculosos con historias, un tanto “paranormales”, incluidas… historias y curiosidades que Dani llevaba preparadas para amenizarnos el camino por ese tramo de la ruta tan “especial”. Decir que aunque el final de la ruta no transcurrió por dicho lugar, Dani nos brindó con todo lo que había preparado al respecto (ha escrito una entrada muy interesante en su blog con información de este lugar)

En total anduvimos casi 17 km y, aunque el final de la ruta estuvo un poco marcado por este despiste que nos hizo andar un poco más de la cuenta, decir que volveré a hacer esta ruta porque me he quedado con las ganas de hacerla bien; pero sobre todo, por la innumerable belleza que rodea todo el entorno que rodea el sendero.

Para finalizar, quiero dejar una pequeña reflexión. Haciendo rutas como esta me doy cuenta de que, muchas veces, queremos viajar para conocer nuevos lugares… Pero muchas veces desconocemos lo que realmente tenemos al lado de casa…

Acompañando a este post, os dejo algunas fotografías. Algunas están tomadas por mi y otras por Dani y por Ana 🙂

Explanada del antiguo Sanatorio de Guadarrama, totalmente cubierto de blanco. Foto hecha por Ana

Explanada del antiguo Sanatorio de Guadarrama, totalmente cubierto de blanco. Foto hecha por Ana

Embalse de La Barranca. Fotografía tomada por Dani.

Embalse de La Barranca. Fotografía tomada por Dani.

Los cuatro, en el mirador de Las Canchas

Los cuatro, en el mirador de Las Canchas

Anuncios

iWOPI, donde los kilómetros que recorres se donan a causas solidarias

IwopiHace unos días os contaba que había participado en la carrera Ponle Freno 2015 celebrada en Madrid. A raíz de inscribirme en esta carrera y con el afán de mantenerme al día de las diferentes noticias relativas a la carrera, fui a dar con un titular que rezaba “Dona tus kilometros a favor de las victimas de los accidentes de tráfico“. Al pinchar en la noticia, nos invitaban a todos los corredores a “donar” nuestros kilómetro a la causa por la que estábamos corriendo la carrera: para las víctimas de los accidentes de tráfico.

Ante esto, las preguntas que os habrán asaltado al igual que a mi habrán sido, ¿cómo es eso de “donar” kilómetros? ¿cómo se donan kilómetros?

iWOPI es una aplicación a través de la cual puedes donar los kilómetros que realices haciendo deporte a la causa que desees, de entre las que estén en ese momento vigentes. Lo único que hay que hacer es descargarse la app y tener en nuestro smarthphone o bien un dispositivo con una de las aplicaciones que registran la distancia que recorremos. Se enlazan dichas aplicaciones y listo!

Os cuento mi propia experiencia con la aplicación. Yo uso Runtastic para registrar las actividades deportivas que realizo. Esta la tengo enlazada con iWOPI, de tal manera que cuando terminó de hacer una sesión deportiva y esta está cargada en Runtastic, desde iWOPI pulso “Actualizar KM” y en un segundo te aparecen los kilómetros que puedes donar. Luego solamente tienes que ir a la causa con la que deseas colaborar y pulsar “Donar”.

Desde el momento que supe de la existencia de esta aplicación no lo dude para bajármela. Creo que es una forma maravillosa y muy sencilla de darle “otro uso” a nuestros kilómetros más allá del beneficio que nos aporta a nosotros mismos.

La causa por la que a día de hoy colaboro es la que he conocido a raíz de mi participación en la carrera Ponle Freno 2015, de tal manera que si llegamos a la meta de 700.000 kilómetros,  la aseguradora AXA donará 14.000€ para el proyecto de investigacion clinica de terapia celular para la discapacidad neurológica. No obstante, hay varias causas más donde también se pueden donar nuestros kilómetros. Os invito a descubrirlas pinchando aquí.

Causa Iwopi

Desde el momento que supe de la existencia de esta aplicación no lo dude para bajármela. Creo que es una forma maravillosa de darle “otro uso” a nuestros kilómetros más allá del beneficio que nos aporta a nosotros mismos. Además, es un incentivo más que tenemos a la hora de hacer deporte ya que compartimos nuestro esfuerzo en valor para quienes lo más lo necesitan.

¿No creéis que este es un incentivo más para ponernos en marcha y hacer deporte?

Aquí os dejo un video donde se explica cómo utilizar la aplicación : )

Carrera Ponle Freno 2015, corriendo por una buena causa

El pasado día 28 de noviembre, tuvo lugar en Madrid la 7ª Carrera Ponle Freno. Desde hace 7 años hasta ahora, esta carrera se ha convertido en una cita obligatoria en Madrid para todos aquellos que quieren colaborar con una buena causa como es la investigación y acciones de apoyo a las víctimas de accidentes de tráfico.

Vista aérea de la 7ª Carrera Ponle Freno | Foto: Ponle Freno

Vista aérea de la 7ª Carrera Ponle Freno | Foto: Ponle Freno

Este año, puesto que en los últimos meses mi hermana y yo hemos estado muy activas deportivamente hablando, nos hemos animado y hemos sido dos personas más dentro de las 20.000 personas que han participado en este evento benéfico.

Como nuestro proyecto de ser unas buenas “runners” va poco a poco, nos hemos apuntado en la categoría 5k, pero para los más experimentados en el mundo del running podían apuntarse a una categoría superior que eran los 10k. También, habían una categoría para personas que corrían con handbikes.

Nuestro día comenzó a las 6:00 de la mañana cuando nos sonó el despertador para levantarnos. Después de un buen desayuno y equiparnos bien, salimos rumbo a la Plaza de Colón, en Madrid, lugar donde daría comienzo la carrera a las 9:00 h de la mañana. Llegamos sobre las 8:00 y después de dejar nuestras pertenencias en el guardarropas, nos dispusimos en la línea de salida para calentar un poco y esperar el ansiado pistoletazo que marcase el inicio de la carrera.

No sé que tienen estos eventos deportivos, que en cuanto aterrizas en ellos, el ambiente lúdico-deportivo te inunda… Y, como en la mayoría de los eventos, todos corriendo por una causa común.

A las 8:55 dieron el pistoletazo de salida para las personas que corrían con handbikes y cinco minutos después, dieron el pistoletazo para el resto de corredores.

Esta era mi cuarta carrera en la que participo desde que empecé a tomarme el deporte en serio y, como corredora principiante que me considero, se me puso la carne de gallina al verme corriendo a lo largo de un lugar tan emblemático como es el Paseo de la Castellana, en Madrid. Y ya no solo eso, sino fue el ver la marea azul de corredores a lo largo de todo el trayecto corriendo en esta ocasión por el proyecto Investigación clínica de terapia celular para la discapacidad neurológica del Hospital Universitario Puerta de Hierro-Majadahonda.

El recorrido para los que corríamos los 5k iba desde la Plaza de Colón hasta la Plaza de San Juan de la Cruz. En este punto hicimos la glorieta y bajamos por el otro lado de la Castellana hasta Cibeles, para finalizar subiendo nuevamente hasta llegar a Colón.

Desde el principio hasta el final de la carrera, noté perfectamente como mi fondo ha mejorado en estos últimos meses. En la ultima carrera que disputé, no había podido entrenar lo suficiente y en esta he sido perfectamente consciente de lo que significa entrenar los meses previos y el ir teniendo cada vez mejor fondo. Reconozco que hubo pequeños tramos en los que tuve que ir andando, pero no más de 4 min en el total de tiempo que estuve corriendo. En cuanto a mis tiempo, estoy más que satisfecha: hice los 5k en 36:53 minutos.

Poco a poco voy superándome y la verdadera carrera y el verdadero rival que tengo siempre en estos eventos, soy yo misma. Siempre intento superar la marca anterior, experimento con mis posibilidades, con los ritmos… Con el fin en todo momento de irme conociendo más a mi misma y a mi cuerpo en este tipo de eventos : )

Mi hermana Lorena y yo, esperando la salida de la carrera

Mi hermana Lorena y yo, esperando la salida de la carrera

 

Al finalizar la carrera

Al finalizar la carrera

Senderismo por el Parque Natural de El Cerro, Alcalá de Henares

Continuando con la iniciativa que comenzamos mi hermana y yo el pasado mes de octubre de salir a hacer una ruta de senderismo cada mes, nos hemos puesto en marcha hacia el Parque Natural de Los Cerros, en Alcalá de Henares.

Con un par de semanas de antelación, empezamos a preparar la ruta, primero buscando una que nos gustase y finalmente buscando información de cómo hacer la ruta. En esta segunda búsqueda, fui a parar con la página de Buen Kamino, la cual aconsejaba una ruta circular muy completa para conocer toda la zona.

El  Parque Natural de Los Cerros tiene unas 806 hectáreas de terreno y sus diferentes rutas, perfectamente señalizadas, hacen del parque el lugar perfecto para hacer caminatas o recorrerlo en bicicleta. El parque no tiene desniveles muy pronunciados, a excepción del monte Ecce Homo, en cuya cima se puede disfrutar de unas vistas impresionantes de las cercanías de Alcalá de Henares y del skyline de Madrid.

Nuestro día de senderismo comenzó a las 10 am en la estación de renfe de Fuenlabrada Central. Allí habíamos quedado con Dani, nuestro compañero de fatigas : ) Desde este punto, nos trasladamos en coche hasta el Parque Natural de Los Cerros, a unos 53 km de distancia.

 1ª etapa: Aparcamiento – Ruinas del Castillo Árabe

Nuestra ruta comenzó en el parking del Parque Natural. Seguimos un camino de tierra que salía del fondo a la izquierda y seguimos el trazado hasta llegar a un conjunto de casas blancas que dejaremos a mano izquierda. En este punto, cogimos un caminito de bajada justo a la izquierda. Continuamos andando y bordeamos el cerro Malvecino por unos senderos muy estrechos, pero fácil de andar por ellos. El bosque mediterráneo está aquí muy presente y en este punto nos empieza a impresionar la distancia desde donde estamos al suelo.

Cuando finalizamos de bordear el monte Malvecino, vemos al fondo las ruinas del Castillo Árabe.

A principios del siglo X, el nuevo emplazamiento árabe de Alcalá, en el Cerro Ecce Homo, no pretendia ser más que una atalaya fortificada de pequeñas dimensiones. Según trascurrió ese siglo, la atalaya aumentó sus fortificaciones con el consecuente aumento de la población y una mayor importancia urbana. Esta fortaleza árabe se llamó Qal’at Abd-al Salam (Castillo de Salam).

Cerro El Malvecino

En busca del Castillo Árabe

2ª etapa: Ruinas del Castillo Árabe – Cima Ecce Homo

Una vez culminado el primero de nuestros ascensos en el Castillo Árabe, paramos unos minutos a descansar y tomar algunas fotografías de lo que fue el castillo.

Después de nuestro descanso, proseguimos nuestro camino hacia la cima del Ecce Homo. Según vamos caminando, el paisaje va cambiando a medida que nos acercamos a sus laderas. Los caminos empiezan a ser más estrechos y empezamos a ver los

 cortados de terreno, frutos de la erosión. También se pueden apreciar las diferentes capas de estratos que se van formando con el paso del tiempo. Esto hace de la zona un lugar muy rico geológicamente.

Desde algunos puntos en nuestro ascenso, podemos ver las ruinas del Castillo Árabe, las cuales vistas desde arriba se aprecian muy bien.

Tengo que reconocer que el ascenso al Ecce Homo fue mas duro de lo que nos esperábamos. La pendiente era muy pronunciada en algunos puntos y tuvimos que realizar tres paradas breves porque se nos cargaban mucho las piernas además de sentir la necesidad de respirar hondo… Me imagino que con el tiempo y la práctica de rutas cada vez más difíciles, nos iremos acostumbrando : D

Castillo Árabe

Vistas de Alcalá de Henarés, camino a la cima del Ecce Homo

Castillo Árabe, al fondo

3ª etapa: Cima del Ecce Homo – Pinar

No obstante, la dificultad en la subida mereció la pena para lo que pudimos contemplar una vez culminado el Ecce Homo: unas vistas impresionantes de todo Alcalá de Henares y sus alrededores.

Después de descansar un poco en la cima, nos dispusimos a comenzar el descenso hacia el pinar que nos esperaba más abajo. La pendiente para bajar era bastante pronunciada y tuvimos que tener cuidado para no resbalar.

Caminando por el pinar del Parque Natural El Cerro

Pinar de el Parque Natural de El Cerro

4ª etapa: Pinar – Ruta de los Tayares

Una vez caminado a través del pinar, llegamos al final de este. Giramos unos metros hacia la izquierda y vemos un camino, no señalizado que baja hacia la Ruta de los Tayares, ruta que nos llevará al final de nuestra jornada de senderimos. El camino que seguimos era estrecho y muy arcilloso, pero con un encanto especial que parecía como si estuviésemos en un cuento de hadas. La zona se caracteriza por las vaguadas y cortados del terreno, elementos geológicos que son clave en esta ruta de Los Cerros.

Estampas otoñales

Ruta de los Tayares

El realizar esta ruta ha sido una muy grata sorpresa para mi hermana, para Dani y para mi. Nunca pensé que pudiese haber un sitio así en Madrid, tan cerca. El Parque Natural de Los Cerros es un espacio natural muy rico en su flora y fauna y también geológicamente hablando; por lo que en materia educativa también es un buen destino : )

Aquí os dejo otras rutas de senderismo que he hecho y que os pueden interesar:

Fuentes:

 

Ruta de senderismo por el Monte de Boadilla

Hace unas semanas le propuse a mi hermana que teníamos que, al menos una vez al mes, hacer deporte al aire libre. Se me ocurrió que podíamos planificar una vez al mes una salida para hacer senderismo. De esta manera matábamos dos pájaros de un tiro: conocíamos lugares nuevos y pasábamos un día al aire libre haciendo otro tipo de deporte diferente a lo que hacemos habitualmente.

Con una semana de antelación al día de la ruta, empecé a buscar lugares por la Comunidad de Madrid a los que se pudiesen llegar mediante transporte público. En un principio barajé una ruta pero vimos que el parte meteorológico daba lluvia por esa zona a si que, les dije a mi hermana y a Dani, mi compañero de fatigas que se apuntó al plan “senderista”, que teníamos que buscar otra ruta. Fue gracias a él, precisamente, que fuimos a dar a la página de Metro de Madrid, que conjuntamente con el Consorcio Regional de Transportes, están fomentando una campaña de información para dar a conocer diferentes rutas verdes que se pueden hacer por la Comunidad de Madrid y a las cuales se puede llegar a través de Metro de Madrid.

RutaVerde_Monte_BoadillaEn esta página presentaban una ruta por el Monte de Boadilla, la cual era circular y contaba con una longitud de 16,5 km. El nivel de dificultad era medio por lo que nos animamos a hacer esta ruta.

Para iniciar esta ruta, tuvimos que ir hasta la parada de metro ligero Ferial de Boadilla (ML3). Llegamos allí sobre las 11:00 am. Desde allí, andamos unos 600 metros hasta el inicio de la ruta, la cual transcurre por el Arroyo de la Fresneda. Habíamos estimado que la ruta la haríamos en una 4 horas más o menos ya que la queríamos hacer a buen paso pero tampoco que acabásemos agotados. A pesar de esta estimación inicial, esta ruta nos llevó un poquito más de tiempo ya que nos perdimos y nos “encabezonamos” en hacer la ruta entera a si que nos tocó andar un poco hacia atrás para continuar con la ruta completa. Finalmente anduvimos unos 18,6 km y esto nos llevó aproximadamente 4h 40min : )  Cómo ya he comentado un poco más arriba, el nivel de la ruta era medio. Es verdad que había algunos tramos con cuestas (en el plano que propone el Consorcio de Transportes llamaban a estos tramos “zona de aventura”…) pero nada que no pudiésemos subir/bajar con nuestras piernas : D

El Monte de Boadilla como tal, es una masa boscosa de 800 hectáreas. La zona cuenta con una gran calidad medioambiental y unos grandes paisajes, por lo que el entorno está protegido. El bosque que se puede apreciar en toda la zona, es un claro ejemplo de bosque Mediterráneo, donde predomina la encina.

La ruta por el Monte de Boadilla ha sido la primera que hemos hecho en esta nueva iniciativa de hacer deporte de una manera diferente. Me ha gustado mucho el poder explorar una nueva zona que no conocíamos, a la par de que disfrutamos de nuevos paisajes y de la naturaleza que el entorno nos regalaba. Sin duda alguna, esta ha sido la primera de muchas rutas que pensamos ir haciendo de manera mensual : )

Os muestro a continuación algunas fotografías que pude tomar de la zona:

Torre Vigía

Torre Vigía

Una de las grandes encinas que podemos encontrar en el Monte de Boadilla

Una de las grandes encinas que podemos encontrar en el Monte de Boadilla

Mi hermana y Dani... ¿hacia donde nos dirigimos?

Mi hermana y Dani… ¿hacia donde nos dirigimos?

Aquí os dejo el descargable de la ruta que propone el Consorcio de Transporte: Ruta por el Monte de Boadilla.

Qué es el yoga en dos minutos

En un post que escribí ya hace un tiempo, os contaba que una de las actividades que más me gustaban hacer en el gimnasio era Yoga. También aproveché para hablaros un poco de esta disciplina y contaros que más que un deporte era un estilo de vida.

No obstante, también puede ser practicado desde la perspectiva de los beneficios físicos y puede ser practicado por todas las personas, adaptando las “asanas” que se realizan en las sesiones de yoga acorde a nuestras posibilidades.

A pesar de las pinceladas que se dan en cuanto a lo que es, a mi particularmente me quedan algunas lagunas en cuanto a su esencia…

Por ello, quiero compartir con vosotros un video que he encontrado en el que se explica qué es el Yoga en dos minutos : )

El Yoga puede ser practicado por personas de diferentes edades, pero lo que es más importante es encontrar el tipo de Yoga que va más con nosotros acorde a nuestros objetivos: si queremos ejercicio físico, optaremos por un Yoga más dinámico; si queremos sus beneficios espirituales, optaremos por un Yoga más pausado.

Sea como fuere, la principal enseñanza que el Yoga nos enseña es a conocernos a nosotros mismos, a tener más constancia de nuestro cuerpo y, sobre todo, a valorarnos.

Fuente: Vitónica – Te enseñamos qué es el Yoga en dos minutos

¿Cuáles son los beneficios de pasear por la playa?

Andar en la playaEstos días de vacaciones me gusta aprovecharlos también dando paseos por la orilla del mar. De siempre es sabido que pasear por la orilla de la playa es muy beneficioso para la salud pero ¿cuáles son estos beneficios? Me he encontrado haciéndome esta pregunta en uno de los paseos que diariamente estoy haciendo. Algunos de los beneficios me los puedo imaginar, pero he preferido indagar un poco sobre todos los beneficios que nos aportan estos paseos en la playa para así dejarlos aquí, en mi blog : )

  • Pasear por la orilla del mar es relajante y beneficioso para nuestro estado físico y mental.
  • El contacto de nuestros pies con la arena del mar favorece la relajación y proporciona un efecto sedante y libera estrés.
  • Fortalece los músculos de las piernas ya que no se camina sobre llano y el terreno ofrece más resistencia. La resistencia que inducidos a nuestras piernas puede ser mayor o menor, dependiendo de si caminamos por dentro del agua o por la arena húmeda.
  • Andar por la arena de la playa, también es beneficioso para las plantas de los pies. Casi todas las terminaciones nerviosas que controlan nuestras funciones vitales principales terminan en los pies, por lo que para controlar la ansiedad también es un buen aliado.
  • Andando, ya no sólo en la playa, activa el flujo sanguíneo y mejora la circulación de la sangre. Muy recomendable para las personas que padecen varices.
  • También, la arena de playa es un perfecto exfoliante natural para los pies. Simplemente andando sobre la arena de la playa, notaremos los pies más suaves.

Creo que estos beneficios son suficientes para animarnos y hacer de los paseos en la playa un gran aliado cuando estamos de vacaciones : )