Descubriendo el Asador Escondido

Asador EscondidoHoy quiero hablaros, además de hacer una crítica gastronómica, de un lugar que hemos descubierto este fin de semana pasado.

Mi madre llevaba tiempo intendando juntarnos a los cinco para ir a comer por su cumpleaños, el día de la madre, mi graduación… Se nos habían juntado varios eventos a celebrar que queríamos festejar de una manera especial. Por el trabajo, no habíamos podido coincidir antes mis padres, mi hermana, Javi y yo; así que este fin de semana, aprovechando que mis padres están de vacaciones en el pueblo, tomamos rumbo a zona abulense para el sábado comer todos juntos.

Cuando uno se plantea comer en Ávila, lo primero que se le viene a la cabeza son tres palabras: “chuletón de Ávila”… plato típico que te ofrecen en mil restaurantes… Barajas las diferentes ofertas de restaurantes y es entonces cuando aparece una de las preguntas más típicas en estos casos ¿la relación calidad-precio será la adecuada?

En esta tesitura nos encontrábamos cuando mi hermana se acordó de un comentario que le hizo una amiga sobre un asador que había en Burgohondo, pueblo que está a unos 12km de San Juan del Molinillo, el pueblo de mi padre.

Cuando el nombre de un restaurante es Asador Escondido, no sabes hasta qué punto la situación del restaurante hace honor a su nombre. El Asador Escondido no es el típico restaurante que puedas encontrar yendo por la carretera con el coche. Como bien indica su nombre, está bien escondido ya que está al final de una calle sin salida. De esta manera, si vas al restaurante es por recomendación y sabiendo a lo que vas, no porque de repente te topes con él.

En la puerta del asador, antes de entrar al pequeño comedor, hay un cartel donde explican que allí se sirven platos sin grandes pretensiones pero de gran calidad, típicos de la zona. Además te indican que allí no se sirven ni copas, licores, chupitos… todo con el fin de degustar al 100% el producto que ofrecen.

La carta del asador era pequeña: 7-8 primeros/entrantes y 7-8 segundos. Nosotros optamos por pedir tres entrantes para compartir entre los cinco:

  • Patatas revolconas. Simplemente espectaculares. Servidas en plato de barro con el punto perfecto de pimentón y pequeños torreznos. Un plato humilde pero delicioso al paladar.
Patatas Revolconas del Asador Escondido

Patatas Revolconas del Asador Escondido

  • Ensalada para 4 personas. Una ensalada sencilla elaborada con tomates kumato de la zona muy picadito y cebolla también muy picadita. Aliñada con aceite de oliva, de fuerte sabor. Un festival de sabores para el gusto, con la esencia de los sabores de la zona.
  • Huevos escondidos. Patatas cortadas al estilo “paja” revueltos con huevo y con pequeños trozos de jamón. Es su plato estrella en entrantes. Una muy curiosa forma de mezclar los sabores de la patata, el huevo y el jamón.
Huevos Escondidos, el plato estrella

Huevos Escondidos, el plato estrella

Como segundo plato, pedimos tres lomos de ternera de Gredos y dos platos de magras de matanza a la brasa. Los lomos de ternera de Gredos estaban exquisitos. Pedimos la carne hecha al punto y se deshacía prácticamente en la boca de lo tierna que estaba. Las magras de matanza a la brasa, también eran una delicia para el paladar. Ambos platos estaban servidos sobre una tabla de madera y acompañados por patatas paja.

Lomo de ternera de Gredos

Lomo de ternera de Gredos

De postre pedimos tarta de queso y flan caseros. Una guinda perfecta para una comida sin igual.

A pesar de que la comida estaba de 10, creo que también es muy importante hacer una mención al trato recibido, el cual desde que entramos en el asador fue digno de admirar. Nos recibió el dueño del asador, Julio, y nos explicó el sistema que seguían en su restaurante además de informarnos de la forma de preparar y el origen de sus principales platos. Además, durante toda la comida, todos los camareros que servían en el comedor estuvieron pendientes de nosotros (y de los demás comensales) para que no nos faltase de nada y siempre, siempre, con una sonrisa en la boca.

La relación calidad-precio es correcta. Nos costó comer a las 5 personas que íbamos 122’50€, precio que volvería a pagar por la calidad, el cariño y esmero que pude saborear en cada uno de los bocados.

Tal y cómo reza el título de este post, el Asador Escondido es digno de ser descubierto. Trabajan gracias al boca a boca de las personas que quedamos maravillados con su cocina. Y es que no hay crítica mejor que la propia experiencia y esta experiencia poder compartirla con los nuestros : )

Anuncios

Lo que la ciudad no tiene

image

Este fin de semana lo he pasando en el pueblo de mi padre. Hacía muchísimos meses que no venia y ya tenía ganas de venir a dar una vueltecita y a ver a mi abuela paterna.

Anoche, salí al patio trasero y cerré los ojos. Me puse a escuchar todos esos sonidos que en una gran urbe no se puede apreciar tanto: las hojas movidas por el viento, los grillos cantando en su hábitat natural… En ese momento, con los ojos cerrados, no me sentía en el patio trasero de la casa, sino en medio de una gran espiral de naturaleza en su máximo explendor.

Y abrí los ojos… Y los elevé hasta que dieron de bruces con el cielo estrellado que había sobre mi cabeza. Impresiona mucho la claridad con la que se ven las estrellas cuando estamos en un lugar tal poco contaminado luminicamente como es San Juan del Molinillo. Puntos de luz en el cielo que titileaban en la inmensidad oscura del cielo abulense…

Son esos pequeños detalles de la naturaleza los que te hacen pensar realmente en las cosas que nos perdemos estando sumergidos en las grandes urbes y como son esos pequeños detalles los que hacen que se valore aun más el poder salir de la gran ciudad y perderse durante unos días, horas… en la paz, tranquilidad y naturaleza que nos brindan estos pequeños pueblos perdidos….

La Charca de La Nieta (Piedralaves, Ávila)

La Charca de la NietaMe encanta el verano!! Y… no es para menos!! Me gusta porque a pesar de aún no haber cogido las vacaciones, aprovecho los fines de semana para escaparme a algún sitio fuera de Madrid. Y lo que me gusta luego contároslo!! : )

A finales de la semana pasada, le comunicaron a Javi, mi chico, que iba a librar el domingo… Nos pusimos a pensar donde podríamos ir a pasar el día y él me habló de una piscina natural por la zona sur de la Sierra de Gredos, en Ávila. Cuando era más pequeña, con mi familia había estado por esa zona y tenía muy buenos recuerdos, por lo que el domingo nos encaminamos a este lugar.

En la zona sur de Gredos, hay un conjunto de pueblos de características muy semejantes y llenos de vida. Estos pueblos, los cuales están muy cerca los unos de los otros son Sotillo de La Adrada, La Adrada, Piedralaves, Casavieja… El entorno que envuelve a estos pueblos es naturaleza pura. Impresiona muchísimo estar a cierta altura y poder ver bajo tus pies y hacia el horizonte un manto verde debido a los árboles que existen en la zona. Si cierras los ojos, puedes escuchar los mil sonido que la naturaleza te regala… Y el olor a verde esta presente en todos los recovecos del paraje.

La Charca de La NietaBajo este perfecto entorno, en el pueblo de Piedralaves, podemos encontrar La Charca de La Nieta. La Charca de La Nieta es una piscina natural que se encuentra a una hora aproximadamente de Madrid. Es natural en el sentido de que la misma piscina se alimenta del agua que baja de las montañas por lo que la temperatura de ésta es baja. Para mi gusto, estaba bastante fría y me costóbastante meterme al agua, pero una vez dentro, la temperatura es muy agradable. Podeís pensar que el verdadero contraste de temperatura sería a la hora de salir del agua…. pues no, ya que la temperatura del ámbiente era bastante cálida y la sensación era muy agradable.

Hacía mucho tiempo que no disfrutaba de un lugar como este y para mi fue un día perfecto de desconexión en un lugar a apenas una horita de Madrid… Me parece incluso increible que a tan poca distancia de Madrid pueda haber un sitio tan perfecto que me permita desconectar como yo lo hice : )

La Charca de La Nieta

 

Os dejo a continuación la manera de llegar a este lugar para los que queráis desconectar de Madrid:

Carretera Comarcal M-501 dirección Plasencia (Carretera de Los Pantanos – San Martin de Valdeiglesias – Madrid)

Carrera del Jamón

Carrera del JamónEn mi afán de seguir creciendo muy poco a poco como deportista, este fin de semana me he apuntado a otra carrera. Nuevamente me he apuntado junto a mi hermana y en esta ocasión ha sido en Navarredondilla, el pueblo que hay junto al de mi padre que es San Juan del Molinillo.

La carrera era concretamente la III Edición de la Carrera del Jamón y lleva este nombre porque el primer premio para diferentes categorías era un jamón.

Al igual que en la carrera en la que participé a primeros de junio, mi finalidad en la carrera no era ganar, si no acabar la carrera.

La inscripción a la carrera eran 10€ para ayuda a la preparación del evento, para los premios, la bolsa de los corredores y el avituallamiento que daban al acabar la carrera. Además, con estos 10€ que son algo significativo, contribuimos a que en estos pueblos pequeños se organicen eventos como estos, los cuáles les dan mucha vida al pueblo.

A todos los corredores, antes de la carrera, nos dieron una mochilita con un bollo, una muñequera en la que se pueden guardar cosas, agua y la camiseta de la carrera.

Mi hermana y yo nos pusimos las camisetas y nos preparamos para dar comienzo a la carrera. Ya nos habían avisado que la carrera era un poco dura ya que transcurre por el pueblo en el cual hay bastantes cuestas y por caminos de tierra, en los cuales también hay bastantes cuestas; a si que teniendo en mente que la carrera no iba a ser fácil, comenzamos con la carrera.

Decir que en esta ocasión quedé la última de la carrera… no estoy triste por ello, ni mucho menos. Mi finalidad era acabar la carrera y así lo hice. Tenía detrás al coche escoba y eso me tranquilizaba por si me encontraba mal que, a decir verdad, hubo una ocasión que estuve a punto de desistir… pero me pudo mi amor propio y seguí con ello. Es cierto que el trazado de la carrera era muy duro pero aún así, lo acabé. Aunque llegué la última, estoy muy orgullosa de mi. Hice los 6 km de la carrera en unos 42 min aprox. por lo que estoy más que contenta.

Cuando finalicé la carrera, a la primera persona que vi fue a mi madre y me tiré a sus brazos. Era la primera vez que mi madre me veía correr y para mi fue un orgullo que me viese salir, que me viese como subía por esas cuestas insufribles y por supuesto, que me viese llegar a la meta.

Después de llegar a la meta, nos dieron refrescos a todos los corredores y fruta (platanos, sandía, melón, ciruelas, manzanas…).

A pesar de que ha sido una carrera dura, decir que ha sido la primera vez que la corro y que, sin duda, no será la última : )

Bolsa del Corredor, Carrera del Jamón

 

Bolsa del corredor que nos dieron a todos los participantes

 

Mi hermana y yo en la Carrera del Jamón

 

Mi hermana y yo al finalizar la carrera

Fin de semana en el pueblo: San Juan del Molinillo

00012870Creo que todavía no le he dedicado un huequito en mi blog a mi pueblo, bueno más bien dicho, al pueblo de mi padre: San Juan del Molinillo. Hice una pequeña mención al pueblo hace algo más de un año cuando escribí un post sobre un evento que anualmente se celebra allí. Aún así, en este post os quería comentar mis andanzas por el pueblo en este fin de semana tan frío de invierno que hemos pasado allí, por ello, creo procedente hablaros un poquito más de él.

San Juan del Molinillo pertenece a la provincia de Ávila y se encuentra a 36 km de Ávila capital y cuenta con una superficie de 35 km cuadrados. Tiene una población de 329 habitantes censados, por lo que se puede ver que es un pueblo pequeñito. De hecho, hasta hace bien poco no aparecía en muchos mapas (me ha sorprendido ver, incluso, que hay una entrada para el pueblo en la Wikipedia 🙂 )

Ya en tiempos de Felipe II existía este municipio según se extrae del censo de población realizado a finales del siglo XVI, uno de cuyos párrafos está dedicado a esta población: “El lugar del Molinillo tiene una pila bautismal y 28 vecinos y a ésta acuden y están sujetos los lugares de Villarejo, que tiene 62 vecinos, Navandrinal que tiene 34 y Espinarejo que tiene 12, y el Molinilllo entra el barrio de Navalascuevas, y es todo un beneficio”.

Aunque su casco urbano se encuentra ligeramente distanciado del Río Alberche, se encuentra totalmente integrado en su marco histórico-geográfico.

La economía se basa prácticamente en el sector primario: la agricultura, la ganadería (bovina y ovina, de manera predominante) y la producción de vinos. No obstante en los últimos años el negocio de la construcción cobra un gran interés en la localidad.

Su monumento único y principal a destacar es la Iglesia Parroquial de San Juan del Molinillo.

~~ Fin de Semana en el Pueblo ~~

Como he indicado más arriba, el motivo principal de este post es contaros el fin de semana que he pasado allí, en San Juan del Molinillo. Si he de ser sincera, en los últimos años no he ido mucho al pueblo, pero desde que me compré el coche, suelo ir un poco más a menudo. A parte de por ver a mi abuela, me gusta ir al pueblo por la tranquilidad que allí se respira y más ahora en invierno que hay muy poca gente y el disfrutar de la paz y el sonido de la naturaleza en estado puro se hacen aún más latentes en estas épocas del año.

Os quiero dejar a continuación unas fotografías que resumen de una forma muy clara mi fin de semana en el pueblo. Espero que disfrutéis de ellas y que os permitan haceros una idea de lo que me transmite el pueblo de mi padre : )

Cocido haciendose en la chimenea de la casa de mi abuela

Una de las cosas que más me gustan del pueblo y de sus inviernos es que mi abuela, todos los platos de cuchara, los hace en el puchero desde por la mañana muy temprano, en la chimenea.  En el puchero que veis en la imagen, mi abuela estaba preparando un cocido al más puro estilo tradicional.

Matanza

En invieno, en las últimas semanas de enero o las primeras de febrero, mi abuela suele hacer la matanza. Antiguamente, cuando mi abuelo vivía, mataban un cerdo y hacían la matanza con todo lo que sacaban del cerdo. No obstante, cuando mi abuelo falleció, empezaron a comprar la carne picada proveniente del cerdo para hacer los chorizos y los lomos para curarlos al calor de la chimenea.

San Juan del Molinillo

San Juan del Molinillo

San Juan del Molinillo

El domingo por la mañana, cuando nos levantamos, mi hermana y yo decidimos salir ha hacer un poco de deporte. Fuimos al pueblo de al lado, Navalmoral, andando. Desde la casa de mi abuela hasta Navalmoral son más o menos 4,5 km. En total andamos casi 10 km. No hay mejor forma que empezar el domingo que una buena caminata disfrutando de todos estos paisajes que aquí os he mostrado 🙂

Ávila

Ávila

Uno de los sitios que siempre he tenido presente ha sido un lugar a unos 90 minutos de Madrid aproximadamente. Quizás porque es la tierra natal de mi padre o quizás porque si miras a tu alrededor, raro es no encontrar a alguien que sea de esa provincia, Ávila siempre ha sido uno de esos lugares que nunca me canso de visitarlos.

Este fin de semana pasado, tuve nuevamente la oportunidad de poder visitarlo. Una compañera de trabajo tiene una casita en uno de los pueblos que tiene esta provincia y aprovechamos esta escapadita de fin de semana para visitar esta ciudad. Por eso, creo que este blog tiene que tener dedicado un post a esta fantástica ciudad tan llena de historia, post que es una pequeña pincelada de todo lo que se puede decir de Ávila…

Ávila es la capital de la provincia que lleva su mismo nombre dentro de la comunidad autónoma de Castilla y León. Se encuentra situada junto al curso del río Adaja y se trata de la capital de provincia más alta de España (1131 m sobre el nivel del mar), por lo que es frecuente disfrutar en invierno de unas fantásticas vistas de su casco urbano nevado.

La señal de identidad de la ciudad es su muralla medieval completa de estilo románico que cubre todo el perímetro del casco antiguo de la ciudad. Esto la convierte en la muestra más interesante y mejor conservada de los que fuera una ciudad amurallada del Medievo español. Incluso también es considerada como el mejor recito amurallado de toda Europa. También se pueden destacar otras construcciones representativas como la catedral de El Salvador o la basílica de San Vicente. Tradicionalmente se le considera como “ciudad de cantos y de santos”. Su casco histórico medieval, está en excelente estado de conservación y fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1985.

Cuando uno habla de Ávila, no puede pasar por alto su excelente gastronomía. La carne de vacuno procedente de razas avileñas es muy famosa siendo el popularmente denominado chuletón de Ávila uno de los mas conocidos. En cuanto a repostería, no podemos dejar de destacar las famosas yemas de Santa Teresa las cuales están elaboradas con yema de huevo, azúcar, canela y limón y dedican su nombre a Santa Teresa de Jesús

Por último, quiero terminar este post mencionando una cita sobre Ávila que dijo Camilo José Cela:

“Ávila, (…) la capital de España que vive más cerca del cielo, es una minúscula y apacible ciudad amurallada y gentil, recoleta, noble y silenciosa. Ávila, mística y tradicional, honesta y dura, espera fuera del tiempo, el corazón amigo a quién entregar su secreto diáfano y misterioso”.

Fuentes:

Subida San Juan del Molinillo – Navandrinal

San Juan del Molinillo y Navandrinal son dos pueblecitos de Ávila perdidos en las montañas. Desde hace 5 años se lleva celebrando las Subidas a San Juan del Molinillo – Navandrinal, la cual es una prueba de conducción que puntúa para el campeonato de Castilla y León de Montaña. Este campeonato está organizado por la Escudería Gredos.

Yo he tenido la oportunidad de estar en la 3ª edición y en la 5ª (la última, la cuál se ha celebrado este fin de semana 8 y 9 de septiembre) y la verdad que es un evento bastante divertido y sobre todo, que da mucha vida tanto a San Juan del Molinillo como a Navandrinal.

El fin de semana empieza el sábado por la tarde con una concentración de todos los coches que van a disputar la subida y se procede a las verificaciones administrativas y técnicas de todos los vehículos. Estas verificaciones se llevan a cabo en Navandrinal y allí ya se empieza a respirar otro ambiente, el típico que acompaña a un evento de estas características. El domingo es el día de la prueba y la gente suele madrugar para coger buen sitio. En nuestro caso, quedamos a las 7:30 de la mañana para estar a las 8:00 o antes en un sitio estratégico del recorrido: una curva muy cerrada en la cual, si te colocas en un buen sitio, ves como los coches cogen 3 curvas. El día transcurre de tal manera que hacen una o dos subidas de V Subida San Juan del Molinillo - Navandrinalreconocimiento del terreno y posteriormente se procede a la prueba en sí que son 3 subidas al trazado. Cuando la prueba ha acabado, todos los coches bajan a la plaza de San Juan del Molinillo y se procede a la entrega de los premios, según los tiempos y las categorías.

Sobra decir el ambiente que se respira en un evento de estás condiciones: la gente va cargada con sus neveras, su comida, sus sombrillas… Además hay un pequeño puesto donde venden bebidas y bocadillos por si no ha dado tiempo preparar la comida en casa. También es importante que el tiempo nos acompañe que, al ser las fechas que son, puede que haga un poquito de frío.

Por todo ello, animo a todo el mundo que quiera a venir el próximo año a la VI Subida San Juan del Molinillo – Navandrinal =) aparte de por la prueba deportiva, que también es importante; por el ambientazo que allí se respira.