Hotel Balmoral, relación calidad-precio inigualable en Benalmádena

Los días que hemos estados en Benalmádena nos hemos alojado en el Hotel Balmoral 2**. Quizás penséis que no se puede esperar mucho de un hotel de 2** pero la grata sorpresa que me he llevado con el Hotel Balmoral se merece un hueco dentro de mi blog.

Elegimos el Hotel Balmoral como alojamiento durante nuestra estancia en Benalmádena por motivos sentimentales. Mi chico ha veraneado durante muchos años en este hotel con su familia y hacía mucho tiempo que no venía. Yo no conocía Benalmádena y por ello me dejé guiar por él en cuanto al hotel y fue un grandísimo acierto.

Como he dejado ya entrever más arriba, el hotel es un 2** pero que en absoluto tiene nada que envidiar a cualquier hotel de 3*** en cuanto a trato, servicios y pensión alimentaria.

Desde el primer momento, el trato por parte del personal ha sido magnífico, siempre atentos y serviciales en todo lo que pudiesen ayudarte. Me gustaría hacer una especial mención a dos camareros que casi siempre podías encontrar en el chiringuito de la zona de piscina: David y Toñi. Ellos siempre tenían buenas palabras para todos sus clientes y una sonrisa en la cara. El trato por parte de todo el personal en general ha sido impecable, aunque siempre hay alguna pequeña excepción…

En cuanto a las habitaciones, eran normales, sin ser ostentosas. Pero bien pensado, ¿para qué queríamos más? Teníamos cama, baño, televisión de pantalla plana y un armario bien grande para meter todas nuestras cosas. Además, nosotros pagamos un poquito más por una habitación de tipo “sunset” y las vistas no podían ser mejores ya que nos dieron una habitación en la séptima planta, con vistas al mar y a la zona de piscina.

Vistas desde la 7a planta del hotel

Vistas desde la 7a planta del hotel

Por decir algo no tan bueno en cuanto a las habitaciones, indicar que la caja fuerte había que alquilarla. El precio que tenía el alquiler era de 3€ por día y había que dejar una fianza de 10€. Por otro lado, decir que al tercer día de estar en el hotel, se nos perdió una chancla y buscando por debajo de la cama, encontramos una sandalia que no era nuestra. Se lo comentamos a la camarera de pisos de la planta y ella se disculpó y de verdad parecía avergonzada por la situación. No obstante, sé que las camareras de pisos trabajan a una velocidad vertiginosa por lo que este pequeño detalle no empañó ni mucho menos nuestra estancia.

Zona de piscina, vistas desde la 7a planta

Zona de piscina, vistas desde la 7a planta

La pensión alimenticia que teníamos era pensión completa y la comida ha sido una grata sorpresa. Los desayunos, eran muy completos. Disponía de bollería, diferentes tipos de panes, frutas, huevos, beicon… Un buffet de desayuno muy completo. En cuanto a las comidas y las cenas, siempre han sido muy variadas y de todos los gustos. Es verdad que había días en los que querías comerte todo lo que había y días en los que, a lo mejor, la comida no eran del todo de nuestro agrado, pero en general, la comida yo la calificaría de 7’5. Por destacar algunos de los platos que a mi más me han gustado de este variado buffet, son las siguientes: la ensalada fresca de pollo y champiñones, los tortellinis con salsa de salmón y un postre que a mi me enamoró, la tarta de chocolate blanco… deliciosa! También ha habido un día que pusieron kebab, profiteroles… en definitiva, mucha variedad para todos los paladares.

A lo largo del día y todas las noches había animación, espectáculos y actividades para los adultos y los niños a cargo de dos chicas muy simpáticas que hacían más amena la estancia en el hotel.

Piscina del Hotel Balmoral de noche

Piscina del Hotel Balmoral de noche

En cuanto a la zona exterior, cuenta con una piscina muy cuidada y con zona de césped. Ahora sé que ésta está recién reformada. Además, esta zona cuenta con un chiringuito donde te puedes tomar desde un rico café después de comer hasta un mojito! : ) En algunos casos, la piscina está un poco masificada y darte un baño tranquilo es tarea imposible, pero imagino que es normal en los hoteles de este tipo, a pie de playa.

¿Y cuál es el precio que hemos pagado por la estancia? Pues inicialmente el precio era de 738€ por persona, pero mi chico se hizo una tarjeta de fidelización del grupo MedPlaya, al cual pertenece el hotel y nos descontaron un total de 80€!! O sea que finalmente nos salio la estancia con pensión completa por 698€ cada uno los diez días que estuvimos! : D

En definitiva, mi primera visita al Hotel Balmoral ha sido 100% un acierto. La relación calidad-precio es inigualable para las fechas en las que hemos ido (2ª quincena de agosto) y comparándolo con el resto de opciones de la zona. Sin lugar a dudas, en nuestra próxima visita nos volveremos a alojar en el Hotel Balmoral.

Os dejo aquí el enlace de TripAdvisor, donde podéis encontrar junto con mi crítica, la crítica de otros huéspedes del hotel.

Anuncios

El Castillo de Bil-Bil, un trocito de cultura árabe a orillas del Mediterráneo… y una playa muy divertida!

Continuando con los lugares de Benalmádena que hemos podido explorar más a fondo en nuestro viaje vacacional, hoy os quiero presentar dos sitios más…

Castillo de Bil-Bil

Paseando por el precioso paseo marítimo de Benalmádena, a orillas del mar Mediterráneo, nos encontramos con una edificación que destaca sobre todo lo que hay a su alrededor: el Castillo de Bil-Bil.

Castillo de Bil-Bil

Castillo de Bil-Bil

El Castillo de Bil-Bil es una construcción de estilo árabe de color rojo en su exterior y que está decorado con azulejos y bajorelieves que siguen la exquisita tradición nazarí. En el entorno que le rodea, hay unas fuentes y unos jardines de inspiración musulmana dando al enclave una especial belleza y convirtiéndolo en icono de Benalmádena y de la Costa del Sol.

Arcos y detalles del interior del Castillo de Bil-Bil

Arcos y detalles del interior del Castillo de Bil-Bil

La construcción data del año 1927, cuando se comienza el proyecto como una villa de campo para una acaudalada familia de la época. Desde este año hasta 1980, ha tenido varios propietarios. Finalmente es en este año cuando el Ayuntamiento de Benalmádena adquiere el castillo como equipamiento cultural de la ciudad.

Como pequeña anécdota del lugar, contaros que el Castillo del Bil-Bil es el edificio público donde más bodas civiles se celebran en la provincia de Málaga.

Playa de Santa Ana

Si continuamos caminando, dejando a nuestras espaldas la parte trasera del Castillo de Bil-Bil, nos encontramos con una playa a la que quiero hacer una especial mención: la playa de Santa Ana.

Como ya os conté hace un par de años, las playas de Benalmádena se caracterizan por no tener una arena tan tan fina como las playas de la costa levantiva, cosa que a mi particularmente me gusta por el hecho de no ser esa arena rebelde que se mete hasta en los lugares más insospechados de tu cuerpo. Pues bien, otra cosa que tienen casi todas las playas de la ciudades que rápidamente cubre, no puedes ir entrando de manera progresiva al mar e irte habituando a ella. Teniendo estas dos ideas ya preconcebidas en mente, fuimos un día a pasar nuestro día de playa a la playa de Santa Ana y nuestra sorpresa fue mayúscula.

Lo que hace diferente a esta playa es que tiene esa entrada progresiva que se hecha de menos en el resto de las playas de Benalmádena. Además, cuenta con ese tipo de arena, de grano un pelín más grueso al habitual que hace que, para mi gusto, la playa sea perfecta! Si a estas dos características le sumamos que esta playa tenía una olas perfectas para “luchar” contra ellas, se convierte en una playa de 10, además de divertida! : )

Parque de La Paloma, un oasis de vegetación en Benalmádena

Llevo un par de semanas sin escribir una entrada en el blog y es que… he estado de vacaciones!! Merecidas vacaciones tras el duro año que he dejado a mis espaldas… Y desde luego, vacaciones para cargar las pilas para todo lo que se avecina en los próximos meses : )

Este año, hemos tomado rumbo nuevamente a Benalmádena. Hace un par de años estuvimos tres días allí y me supo a poco. Por ello, nos hemos animado este año a explorar un poco más toda esta zona.

En esta entrada y en las siguientes no voy a contaros otra vez todo lo que ya os conté sobre Benalmádena hace un par de años. Para ello, os dejo aquí el enlace para que lo leais. Solo mencionaros que cómo visitas obligatorias, una noche fuimos a pasear al maravilloso puerto deportivo Puerto Marina (de este lugar ya os hablé también aquí); y otra noche fuimos a Torremolinos, a cenar al Restaurante Casa Juan, parada gastronómica obligatoria para todo tipo de paladares, pero en especial para degustar los platos de “mar” que allí nos ofrecen.

Quiero aprovechar este y los siguentes artículos para contaros sobre otros sitios que hemos descubierto de esta preciosa ciudad de playa y que también se merecen un huequito en mi blog : )

Parque de La Paloma

Paseo de Palmeras, Parque de la Paloma

Paseo de Palmeras, Parque de la Paloma

Benalmádena tiene una cosa que asusta mucho y, si no lo conoces de antemano, puede hacerte pensar que lo que se iba a convertir en un día de playa maravilloso se convierta en un día gris. Hay días en los que amanece nublado e incluso con una niebla profunda que, sinceramente, te quitan las ganas de salir de casa. Pues bien, aprovechando uno de los días que amaneció muy nublado pero en que la temperatura era muy agradable, tomamos rumbo hacia un parque que habíamos visto en Internet: el Parque de La Paloma.

El Parque de La Paloma se esconde en el corazón de Benalmádena Costa y es uno de los parques más bonitos que he visitado. Es un oasis de vegetación de todas las especies que se reparten a lo largo de 20 hectáreas y al que podemos ir andando prácticamente desde cualquier punto de la ciudad.

Lo que más impresiona del parque cuando entras es la cantidad de fauna que te puedes encontrar campando a sus anchas dentro del parque: conejos, loros, palomas, gallinas, gallos… (sí, habéis leído bien); además de haber una zona cercada en la que hay ciervos, cabras y burros.

Burros del Parque de la Paloma

Burros del Parque de la Paloma

Una zona que me gustó mucho fue la zona del lago. Un enorme lago por cuyo perímetro transcurren varios caminos que te permiten dar un agradable paseo disfrutando de la vegetación y los animales presentes en este pequeño ecosistema: patos, cisnes, tortugas…

Lago principal de el Parque de la Paloma

Lago principal de el Parque de la Paloma

Además posee un jardín de cactus y suculentas, muy rico por la cantidad de especies que alberga; un jardín de bambú, el cual rodea un pequeño lago también muy tranquilo y más íntimo.

Jardín de Cactus y Suculentas

Jardín de Cactus y Suculentas

Es la primera vez que visito el parque, pero para mi ya se ha convertido en un lugar fijo a visitar cada vez que volvamos a Benalmádena : )

Casa Juan (Torremolinos, Málaga)

casa_juan_logo_headerYa está empezando a bajar un poco las temperaturas y quiero aprovechar estos días en los que todavía hay trazas de la temporada estival para hablaros un poco de algunos lugares concretos que he tenido el gusto de visitar en mis escapadas de primavera y verano.

En esta ocasión os quiero hablar de un sitio al que me llevó mi chico estando en Benalmádena. Coincidió que estando allí fue su cumpleaños y quiso convidarme a un sitio del que solo tenía buenas palabras: Casa Juan, en Torremolinos (la distancia desde Puerto Marina, en Benalmádena, hasta Torremolinos es de 2,3 km).

Cuando llegué a la plaza de la Carihuela, lugar donde se encuentra este restaurante, me sorprendió ver que éste tenía en su propiedad la totalidad de la plaza: todos y cada uno de los locales situados en la plaza eran de Casa Juan. Acompañado a esto por lo tanto, encontramos su amplia terraza, que ocupa todos los rincones de la plaza dando una sensación al comensal de amplitud y aire libre.

Terraza Casa Juan

Terraza Casa Juan

El día que fuimos hacía mucha niebla por lo que no eramos muchos los clientes que estabamos disfrutando de este lugar. Ello hizo que prácticamente pudiésemos elegir mesa en su amplia terraza.

Terraza Casa Juan

Terraza Casa Juan

Una vez sentados en la mesa, una de las cosas que mas me sorprendieron del lugar fue la disposición de los camareros a servirte, siempre con una sonrisa y muy serviciales. Es verdad que la terraza no estaba al completo y quizás esto ayudase, pero la servicialidad, la cordialidad y el buen trabajo se les veía a simple vista.

Si os tengo que ser sincera, era la primera vez que comía platos típicos del sur tales como pescaditos y ese tipo de cocina, por lo que me dejé guiar por mi chico ya que él había estado ya allí en varias ocasiones.

De primero pedimos un surtido de ibéricos que constaba de pan tostado con tomate, aceite de oliva virgen extra y encima queso curado, jamón, chorizo, salchichón y lomo ibérico. Os dejo a continuación una fotografía que tomamos del surtido de ibéricos que tomamos:

Surtido de Ibéricos - Casa Juan

Surtido de Ibéricos – Casa Juan

Para continuar, pedimos tres raciones: una ración de coquinas, otra de calamaritos y otra de adobo. El adobo, es pescado marinado de tal manera que deja una textura jugosa, tierna, suave y que nos deja un sabor intenso al paladar. Creo que por mucho que quisiera definir aquí el sabor de los platos que tuve el placer de probar, no podría hacerlo con total exactitud ya que no hay mejor manera para adivinar sus sabores que probarlos in situ. No obstante, os dejo a continuación unas fotografías de las tres raciones que pudimos degustar:

Coquinas - Casa Juan

Coquinas – Casa Juan

Adobo - Casa Juan

Adobo – Casa Juan

Todo esto lo acompañamos con una jarra de sangría que estaba deliciosa.

De este restaurante no puede decir más que buenas palabras. El trato con el que nos atendieron los camareros así como la calidad de todos los platos que pedimos, superaban con creces lo que me imaginaba por lo que me había contado mi chico. Es un sitio 100% recomendable y sí, aunque el precio puede ser un poco elevado, pienso que un día es un día y que la experiencia gastronómica que podemos disfrutar allí, desde luego, lo vale.

Hotel Las Arenas **** (Benalmádena, Málaga)

Las próximas dos entradas que tengo preparadas para este blog hacen referencia a dos de los alojamientos en los que nos hemos hospedado en las escapadas que he hecho estas semanas atrás. Creo que además de contaros mis andanzas por las distintas tierras que visito, es importante que si un sitio donde nos alojamos merece la pena, contároslo, porque tan importante es el lugar que visitamos cómo el sitio donde descansamos y dormimos : )

unnamedHace unas semanas, con motivo de mi escapada de tres días a Benalmádena os presenté dos post: uno contando nuestro fin de semana en sí y otro hablando del puerto de Benalmádena, el cual me enamoró. Pues bien, hoy quiero presentaros un poco el hotel donde nos alojamos ya que para nosotros fue una opción muy acertada y no quería dejar pasar la oportunidad sin presentaros esta opción para alojaros, si decidís visitar Benalmádena.

El hotel Las Arenas**** está situado en primera línea de playa. Su situación, a mi parecer, es estratégica dentro del entorno de Benalmádena Costa ya que se encuentra enfrente del Castillo del Bil Bil y paseando un poco nos encontramos en el paseo marítimo de la ciudad y en sus inmediaciones podemos encontrar una gran cantidad de tiendas.

Cuando llegamos a la recepción del hotel, pensábamos que al llegar a las 10:30 de la mañana nos harían esperar mínimo hasta las 12:00 para poder entrar en la habitación y no nos pusieron ningún tipo de problema para entrar antes. Es más, en la reserva que hicimos del hotel, solicitamos una habitación, a poder ser, con vistas al mar y cama de matrimonio y como esto último no pudieron dárnoslo por la ocupación que había en ese momento nos dijeron que subiéramos a ver la habitación por si no era de nuestro acomodo darnos otra. Nos ofrecieron una habitación en la última planta, la 7ª y nada más verla decidimos que esa sería nuestra habitación por las vistas increíbles que tenía al mar.

Habiendo elegido ya la habitación hicimos el check-in. En ese mismo momento tuvimos que pagar por hacer uso del parking del hotel. El precio del parking era de 10€ por día y había que dejar una fianza de 20€ por la llave de la plaza de garaje.

Una vez arriba en la habitación, ya inspeccionamos mejor la estancia. Como ya he comentado, había dos camas, una al lado de otra y el baño era completo, con bañera, lavabo, bidé y WC. Además, también había gan cantidad de amenites como gel, champú, etc. Las vistas de la habitación eran impresionantes. Os dejo a continuación una fotografía con las vistas que teníamos:

DSC_0048

Como buen hotel de 4*, la limpieza se hacía notar, aunque es verdad que al encender el aire acondicionado, cayó del mismo como unas pelusillas que al día siguiente limpiaron.

Mi chico, para dormir, necesita dos almohadas, por lo que le pedimos a la recepcionista que por favor nos subieran un par de almohadas. No sé si no se enteró bien, pero las almohadas no llegaron. De hecho, estuvimos esperando un poco antes de echarnos la siesta y la almohada no llegó. Después de despertarnos llamamos a recepción y había otro recepcionista… pues tardaron apenas 5 minutos en subirnos las almohadas.

Antes de hacer el viaje, nos habíamos informado respecto al préstamo de toallas para la playa. Pedimos una y tuvimos que dejar nuevamente una fianza de 20€… A mi parecer, una fianza excesiva para una toalla que no valía para mucho.

exterior-hotel-las-arenasBajo mi punto de vista, el punto fuerte del hotel es, sin duda alguna, el buffet. En nuestro alojamiento nos entraba desayuno y comida y estos eran tipo buffet. Tanto en los dos servicios, uno de los camareros nos colocaba en la mesa y, en la comida, nos tomaba nota de las bebidas ya que estas no entraban dentro del buffet. El desayuno era muy variado: había embutido como jamón serrano, jamón de york, quesos; también había beicon y huevos recien hechos, mucha bollería variada, crèpes, varios tipos de mermeladas, cereales, fruta… En cuanto a la comida, también se podía disfrutar de una gran cantidad de platos: ensaladas, paella, gazpacho, salmorejo, pasta cocinada de diferentes formas… De segundos había pescados, mariscos, carnes… los cuales también te los podían preparar en el momento. Decir que todas estas carnes, pescados y mariscos estaban preparadas de mil maneras: con salsas, estofados, a la plancha… Los postres también eran muy variados: desde yogures, frutas y flanes caseros, hasta tartas y postres más elaborados. Sin lugar a dudas, un buffet muy completo y con gran variedad de comidas donde elegir.

Para finalizar, decir que este hotel es muy buena opción si deseamos pasar unos días en Benalmádena. Por la cercanía a la playa y por los servicios ofrecidos en el mismo, lo veo una alternativa muy positiva a tener en cuenta.

Os dejo a continuación la página del hotel: http://www.hotelasarenas.com/

Puerto Marina (Benalmádena, Málaga)

image

Cómo ya comenté en el último post sobre Benalmádena, uno de los lugares que más me gustaron de allí fue su puerto deportivo. Por ello, quería dedicarle una entrada propia a ese lugar y contaros algunas cosas que he descubierto acerca de él.

El Puerto Deportivo de Benalmádena, es conocido también como Puerto Marina y, por motivos obvios, es uno de los sitios más emblemáticos y visitados de la Costa del Sol. Fue inaugurado en el año 1979 e inicialmente fue bautizado como Puerto Príncipe. No obstante, en el año 1982 fue reinagurado con el nombre Puerto Marina.

La característica que hace particular A este lugar es la arquitectura de las construcciones que rodean el puerto, otorgando al lugar un aire mágico y reconocido a nivel mundial,  especialmente para el turismo europeo.

En la actualidad, el puerto dispone de 1.108 puntos de atraque con capacidad para embarcaciones de más de 35 metros de eslora y un calado de hasta 5 metros.

En el entorno del puerto, se concentra la mayoría de la oferta turística de Benalmádena, ofreciendo al turista lugares como la Capitanía Marítima,  hoteles, apartamentos, restaurantes, discotecas, tiendas y el Club Náutico Deportivo de Benalmádena. Además de todas estas instalaciones, así la entrada del recinto portuario podemos encontrar la Torre Bermeja, una torre vigía que data de la época nazarí.

En el año 2008, la Junta de Andalucía pretende impulsar la ampliación del puerto. Tras esta ampliación, el puerto ganaría 825 puntos de atraque de tal manera que se convierte en el mayor puerto deportivo de toda Andalucía.

Os dejo a continuacion algunas fotos del Puerto Deportivo para que podáis ver su singular belleza : )
image

image

image

image

Benalmádena (Málaga)

letreroHace un para de semanas, le comunicaron a mi chico que iba a poder disfrutar de unos días libres ahora, en el mes de julio. Como este año no hemos podido cuadrar las vacaciones, decidimos irnos tres días y así poder desconectar un poco de la rutina.

Ya habíamos hablado antes del destino que tomaríamos… Él siempre me hablaba de un sitio donde siempre había pasado sus vacaciones cuando era más joven. Un sitio que le traía muchos recuerdos… Un sitio que para él era muy especial… No hacía más que decirme cosas buenas de este sitio… Este sitio es Benalmádena.

Si os soy sincera, la idea que tenía de Benalmádena era del típico lugar de playa, calor sofocante y extranjeros por todos lados… Mi sorpresa fue mayúscula cuando vi que si, era el típico lugar de playa, pero era diferente…

Nos embarcamos en nuestro viaje el sábado, día 12, de madrugada. Decir que el viaje es quizás, un poco largo para 3 días ya que la distancia desde Madrid es aproximadamente 560 km. Aún sabiendo esto, ni cortos ni perezosos nos pusimos en marcha. El viaje lo hicimos tranquilamente, y a eso de las 10:30 de la mañana estábamos ya en Benalmádena.

Javi (así es como se llama mi chico, que aún no os lo había dicho jeje) ya me había avisado de que por las mañanas era normal encontrar un poco de niebla encima de la ciudad, en especial en la orilla de la playa, pero que a eso de las 11 de la mañana solía levantarse… Cuando llegamos, lo primero que vimos fue un banco de niebla profunda que no nos permitía ver con claridad todo lo que teníamos por delante. Pasaron un par de horas y la niebla no terminaba de irse, incluso Javi llegó a asustarse ya que no quería que la primera era vez que yo visitara Benalmádena me encontrase con ese tiempo… Pero finalmente el día acabó abriendo… y de qué manera lo hizo!

Lo primero que hicimos nada más llegar, fue ir al hotel que habíamos reservado. El hotel se llamaba Las Arenas 4* y de él os hablaré largo y tendido en otro post. Dejamos las maletas, nos pusimos los bañadores y nos fuimos a la playa. En la playa me llevé mi primera sorpresa. Cuando vi el tipo de arena de la playa no cabía del gozo! Llamadme rara si queréis, pero soy una persona a la que la arena fina de playa no le gusta… No me gusta la sensación de tener arena en los lugares más insospechados del cuerpo y menos aún la sensación de pegajoso de la arena con la sal del mar… Y ya el remate, no me gusta que cuando hace un poco de brisilla toda la arena fina se levante y te deje perdida y pringada… Pues bien, me encontré con una arena un poquito más gorda de lo habitual que no llegaba a ser desagradable por lo que para mi gusto era perfecta! La sensación de tumbarte en la hamaca y no estar pendiente de la arena voladora y de lo incómoda que es, no la cambio por nada 😀

DSCN1826

Playa de Benalmádena (vistas desde el hotel)

La tarde-noche del primer día fuimos a dar un paseo por el paseo marítimo de Benalmádena… y ahí me llevé mi segunda sorpresa… El paseo marítimo no era como los paseos marítimos típicos de de todas las playas: una acera ancha a ras de la playa y lleno de chiringuitos playeros. No, este paseo marítimo estaba un poco por encima de la playa, es estrecho y los chiringuitos con los olores malagueños inundan todos los rincones del paseo. Es muy agradable ir andando por el paseo y ver cómo cocinan los platos típicos de la tierra: coquinas, adobo, conchas finas, espetos… comidas muy típicas de allí y que he tenido el placer de poder probar en estos días. Obviamente, nos sentamos en uno de estos chiringuitos playeros a disfrutar de estos “manjares” mientras que nos empapábamos bien del ambiente malagueño.

paseo maritimo benalmadena

Paseo marítimo de Benalmádena

Conchas finas Coquinas
 espetos-3  DSC_0439

De arriba a abajo y de izquierda a derecha: coquinas, conchas finas, espetos de sardinas y adobo

Cuando finalizamos de cenar, fuimos dando un paseo por el paseo marítimo hasta el puerto deportivo de Benalmádena. Cuál fue mi sorpresa cuando me encontré un puerto precioso, rodeado de una edificios con una particular arquitectura y todos de color blanco. Nosotros, al visitarlo por la noche, lo podimos ver todo iluminado y, la verdad, fue un verdadero espectáculo de luces y colores que le daban al sitio un ambiente mágico. En unos días publicaré también una entrada solo para el puerto deportivo de Benalmádena por que es un sitio que lo merece.

benalmadena

Puerto Deportivo de Benalmádena

Después de visitar el puerto deportivo, fuimos a tomar algo a un… ¿cómo lo podría definir? Un “chiringuito-pub” chill-out que había en la playa justo delante de nuestro hotel. El sitio se llama Maracas Beach Bil Bil y pudimos disfrutar de una piña colada, un mojito de fresa y una cachimba de fresa con menta a lado de la playa, con una luna en lo alto del cielo que iluminaba todo el mar.

DSC_0054

Maracas Beach Bil Bil

El día siguiente, por la mañana y por la tarde estuvimos disfrutando de un perfecto día de sol y playa. Cuando estaba cayendo el sol, nos subimos a la habitación del hotel a arreglarnos ya que íbamos a ir a Torremolinos a cenar a Casa Juan, un restaurante del que solo oía cosas buenas por boca de mi chico… y no fue para menos! Cómo cenamos esa noche! También, dentro de unos días escribiré un post acerca de este restaurante porque como empiece a hablar de ese sitio aquí, no acabo nunca este post jejeje

A parte de todo esto, decir que de lo mejor que tiene Málaga, son sus gentes. Son de lo más majo y simpático que he podido conocer a lo largo de mis viajes. Son personas abiertas, siempre con una sonrisa en la cara y es más, según íbamos bajando en coche hacía Málaga y hacíamos paradas en nuestro trayecto, íbamos viendo como el carácter de las personas iba cambiando.

Sin lugar a dudas, este viaje ha sido inolvidable. Primero porque ambos necesitábamos desconectar de la rutina de Madrid. Llevábamos unas semanas que entre cosas del trabajo y demás habíamos pasado unos días un poco malos y salir de Madrid para despejarnos y olvidarnos un poco del día a día era lo que necesitábamos. Segundo, porque no hay cosa que me guste más que conocer sitios nuevos. Y tercero, porque de siempre he sabido lo especial que este sitio es para mi chico por lo que el hecho de que quisiera compartirlo conmigo es señal  del rumbo que está llevando nuestra historia : )