El economista indignado

Hace un par de días pude ver en el blog de un amigo, una entrada que contenía un vídeo que deja muy clara la situación de España en este momento. El vídeo se llama “José María Gay, el economista indignado”. Sin lugar a dudas, un vídeo que invita a pensar en el lugar en el que nos encontramos ahora mismo y que nos propone una visión clara de hacia donde vamos. Para recapacitar y por supuesto, para que los que tienen que tomar el mando de esta situación recapaciten.

Fuente: http://danrobinhood.wordpress.com/2013/07/15/un-economista-indignado-entre-miles-que-lo-dice-todo-muy-claro/

Anuncios

La crisis española desde un punto de vista diferente

El otro día, navegando un poquito por Twitter, me encontré con este vídeo en el que explican el por qué de la crisis española desde un punto de vista diferente. Está ilustrado con imágenes intuitivas y que ayudan a comprender todos los conceptos que en él se explican. Lo veo un vídeo bastante interesante para todas aquellas personas que aún no entienden del todo bien los motivos que nos han llevado a la crisis en la que hoy día está sumergida el país.

La Pirámide de Maslow y la crisis actual

El otro día en una clase de Dirección Comercial, estuvimos ahondando un poco más en la llamada Pirámide de Maslow, la cuál ya había visto de pasada en alguna otra asignatura a lo largo de la carrera.

Las necesidades que tienen las personas, los consumidores, están derivadas de dos tipos de motivaciones: las motivaciones primarias y las secundarias. Las motivaciones primarias son innatas y tienen su origen en el instinto de supervivencia del ser humano. Las motivaciones secundarias impulsan al individuo a adoptar un comportamiento ante el consumo, acorde a su estilo de vida y dependiendo de unos valores, creencias, sentimientos…

Maslow lo que hace es jerarquizar las necesidades según su orden de prioridad, distinguiendo cinco niveles y dos clases:

  • Físicas
    1. Fisiológicas: comer, beber, etc.
    2. Seguridad: abrigo, vivienda, salud, etc.
  • Sociales
    1. Pertenecenencia: necesidades que se tienen por la relación con los grupos de convivencia y referencia.
    2. Estimación: prestigio, ser valorado/a por los demás…
  • Del yo
    1. Autorrealización: conocer, entender, sistematizar, organizar y construir un sistema de valores.
    2. Ansía de saber: conocer y entenderlo todo.

Hace unos años, cuando todavía no estábamos sumergidos en la crisis que hoy día nos afecta, las necesidades fisiológicas y de seguridad que presenta Maslow las dábamos como básicas y no nos preocupábamos por ellas ya que era algo que todo el mundo daba por hecho. ¿Quién no tendría para comer? ó ¿Quién no tendría asegurado un empleo o un lugar de abrigo? Nos preocupábamos más por las necesidades de pertenencia o afiliación y poníamos todo nuestro ímpetu en ganarnos el respeto, forjarnos una carrera de éxito, afianzar las amistades… Con la llegada de la crisis, hemos vuelto a preocuparnos esencialmente por las necesidades primarias, por esas que necesitamos tener satisfechas para garantizar nuestra integridad como seres humanos. Ahora, antes que preocuparnos por caer bien a una persona o grupo de personas, luchamos por nuestra integridad, por nuestras necesidades básicas de alimentación, de abrigo, empleo, hogar…

Es decir, el recorrido que hacemos a lo largo de la vida por la Pirámide de Maslow depende, en primer lugar de la situación de cada uno; y en segundo lugar de las circunstancias socio-económicas que se estén dando en nuestro entorno en un momento concreto.

Fuga de Cerebros: la situación actual de España

Hace ya un tiempo que llevo reflexionando sobre lo que a continuación voy a contar, pero no ha sido hasta ahora que ha empezado el nuevo curso académico y con la ayuda del blog que ahora tengo, el momento en el que me he decidido escribir sobre ello.

Muchas veces hemos oído en los medios de comunicación hablar de la fuga de cerebros pero creo que poca gente se ha parado a pensar en las verdaderas causas de esta emigración de talentos. Ahora que estoy acabando mis estudios universitarios es cuando me estoy dando cuenta del verdadero significado de estas tres palabras: “fuga de cerebros“. Cuando empezamos la universidad entramos con muchas ganas, nos queremos comer el mundo… Según van transcurriendo los años y ves que la salida al mercado laboral es inminente es cuando te sientas a meditar… ¿y ahora qué?

Hoy día, en la sociedad que vivimos y más concretamente en España, debemos diferenciar dos grandes grupos de problemas a los que nos enfrentamos los estudiantes que hemos acabado una carrera.

En primero lugar, a los estudiantes que acabamos una carrera no se nos abren apenas puertas a lo que nosotros hemos estudiado y las pocas que se nos abren son con una condiciones y unos salarios precarios. A estas dos cosas hay que añadirle el hecho de que vas a una entrevista de trabajo y lo primero que miran en tu currículum es el que tengas experiencia o no… “¡pero señor contratista! ¡Acabo de salir de la universidad! ¿cómo voy a tener experiencia?”.

En segundo lugar, no hay oportunidades en España y lo que es peor, que no las hay y no por falta de ganas. En nuestro país no se invierte en investigación y desarrollo. Lo más triste es que es por la idea de que sale más barato importar un recurso que el coste que lleva investigar y desarrollar nuestro propio recurso. Esto lleva a que personas que verdaderamente valen, con ilusiones por investigar, por hacer uso de su carrera en bien de la sociedad; se sienta totalmente desanimadas. Con esta idea en mente, muchos estudiantes que acabamos nuestras carreras nos encontramos ante la perspectiva de abandonar nuestro país por encontrar mejor suerte en otros países. Países con más oportunidades, donde de verdad se valora a una persona que tenga carrera y que gracias a esta valoración tiene un salario digno y acorde a lo que ha estudiado.

Apartándonos un poco de la idea de “acabar la universidad”, imaginemos que tenemos una muy buena idea de negocio en mente y decidimos ponernos manos a la obra con dicha idea. Se lo has comentado a tus familiares, a tus amigos y sabes que es una idea muy atractiva… te dispones a abrir tu negocio y ¿qué te encuentras? Trabas, trabas y más trabas. Desde las típicas trabas financieras hasta la trabas burocrática que llevan la apertura de un negocio. Este es otro de los motivos de que muchas personas con buenas ideas de negocio decidan emigrar a otros países como por ejemplo Estados Unidos, Irlanda o Inglaterra donde es más fácil poner en marcha tu negocio.

Para mi es muy triste escribir un post de estas características pero es la cruda realidad que estamos viviendo hoy día en el país… y lo que es más triste aún, es que no se están poniendo medios para que remediar la fuga de cerebros que se está produciendo y sobre todo, que queda por producirse.

La crisis económica mundial — Programa Redes

Hace unos meses mi hermana vino de la universidad contándome que en una de sus clases le habían puesto un video explicando el por qué de la crisis que actualmente se está viviendo en España y en otros muchos países. Dicho video se pudo ver en el programa Redes de Eduardo Punset y explica de manera muy básica y entendible las claves de la crisis.

Recomiendo encarecidamente ver este video a todas aquellas personas que todavía se hacen un poco de lío con el tema de la crisis, la prima de riesgo, los bonos… y todas esas palabras que hoy día estamos tan acostumbrados a escuchar en las noticias.

La crisis según Albert Einstein

“No pretendemos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia, como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias.

Quién supera la crisis, se supera a si mismo sin quedar “superado”.

Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis, es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y las soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafios la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla”.

Albert Einstein