Visita a Navacerrada, Puerto de Cotos y Rascafría (Madrid)

Rama de árbol nevado, Puerto de Navacerrada

Rama de árbol nevado, Puerto de Navacerrada

Me supongo que al igual que yo, muchos de los que me leéis tenéis semanas en las todo vuestro alrededor os agobia… Semanas en las que, desde el lunes te quedarías dormido hasta el viernes… Esas semanas duras en las que, por si fuera poco, apenas ves a esa persona tan especial, y por lo tanto se te hacen aún más cuesta arriba… Con esos sentimientos me encontraba yo la semana pasada cuando el jueves, mi chico me dio la grata alegría de que el lunes, día 10 de noviembre (día festivo en Madrid), iba a librar en el trabajo.

Rápidamente nos dispusimos a pensar un plan para el lunes y ambos lo tuvimos claro al instante: queríamos pasar el día en la sierra de Madrid. Ya lo habíamos hablado en otras ocasiones, que este invierno subiríamos algún día a la sierra a disfrutar de un día invernal pero decidimos también ir este lunes a desconectar y a tomar fotos para comparar la estampa otoñal con la estampa invernal.

Cogimos el coche con rumbo el Puerto de Navacerrada y el Puerto de Cotos. Una de las cosas que más me gustan de viajar en coche es ir disfrutando del paisaje que la Naturaleza nos regala: los pinos característicos del clima que nos rodeaba, el verde otoñal mezclado con marrones, el olor a verde… Siempre disfrutando, no sólo del destino de nuestro viaje, sino también del viaje en sí.

Cuando culminamos la subida del Puerto de Navacerrada, cual fue nuestra sorpresa al ver que todo el paisaje estaba un poco nevado, lo suficiente para poder disfrutar de los árboles cubiertos de nieve, el frío y el blanco del paisaje. Una fina capa de nieve de, a lo sumo, tres centímetros, que nos hizo disfrutar de un día totalmente invernal. Abrigaditos con nuestros abrigos y nuestras bufandas dimos un paseo por la zona, hicimos fotografías…

Paisaje Puerto de Cotos

Paisaje Puerto de Cotos

La misma estampa invernal nos encontramos en el Puerto de Cotos. Además de seguir disfrutando de toda esa naturaleza blanca que nos rodeaba, en Cotos estuvimos en el único bar/restaurante de la zona: Venta Marcelino. Allí nos tomamos un reconfortante caldo con jerez que, aún siendo un poquito caro (2’5€, en vaso de caña), nos reconfortó el cuerpo y hizo entrar en calor.

Después de visitar Cotos y ya cercana la hora de la comida, pusimos rumbo a Rascafria. Rascafria es un pueblecito que podemos encontrar en medio de todo el paraje que vengo describiendo en este post y por lo tanto, con la belleza especial que tienen los pueblos de estos lugares. Nos dispusimos a buscar un sitio para comer ya que era bastante tarde y, la verdad, que no nos decidíamos. Encontramos los típicos “asadores” con fachadas de piedra, dinteles de madera… pero con los precios desorbitados. A si que ni cortos ni perezosos, buscamos en la página de TripAdvisor. TripAdvisor, por las recomendaciones, comentarios y puntuaciones de otros usuarios; nos recomendaba, el Restaurante Conchi, al cual otorgaron el “certificado de excelencia 2014”. Para ser sinceros, pasamos por la puerta de este restaurante y si, había gente, pero no es el típico restaurante que te llame la atención. Siguiendo la recomendación de TripAdvisor, entramos en el este restaurante. El lugar estaba lleno de gente y con motivo!! Nos acomodaron en una mesa en la terraza. En la terraza?? Sí. Tenían las típicas estufas para las terrazas al aire libre por lo que la temperatura era agradable. La camarera nos trajo la carta y a mi chico y a mi nos atrajeron las mismas cosas. Optamos por pedir dos entrantes y un plato principal para compartir. Detallo a continuación que comimos para que abráis un poco de boca : )

  • Croquetas caseras de boletus y queso picón (entrante). Una ración de cuatro croquetas enormes y caseras. Buenísimas.
  • Crèpes de morcilla con espinacas y piñones, todo ello cubierto con una salsita suave de queso (entrante).
  • Entrecot (plato principal). Inicialmente nos lo sirvieron poco hecho, pero pedimos que nos lo pasaran un poco más y nos lo dejaron entre “al punto” y muy hecho. La carne tierna y muy bien cocinado.
  • Milhojas de crema y nata (postre).
  • Tarta de queso con moras (postre).

Todo estaba delicioso con una calidad excepcional. Los ingredientes bien tratados, la mezcla de sabores increíble. Desde luego, si vuelvo a ir a Rascafría, apostaré por lo ya conocido que nos dejó sin palabras y volveremos allí.

Os dejo a continuación la dirección del lugar por si visitais este pueblo de la sierra madrileña y queréis hacer allí un alto en vuestro camino para comer:

Restaurante Conchi

C/Rosario, 23.

28740. Rascafría. Madrid.

Anuncios

Escapada fugaz a Ciempozuelos y Chinchón

Este fin de semana, mi chico y yo nos escapamos a un pueblecito que está apenas a 20 minutos de la capital por la A-4: Ciempozuelos. Siempre había oído hablar de este pueblo pero nunca había sabido ni donde se situaba ni lo que allí me podría encontrar… y lo que me encontré me agradó enormemente.

Ciempozuelos pertenece a la Comunidad de Madrid, a la comarca de La Sagra, y está situado al sur de la región. El origen del nombre de Ciempozuelos se debe a que en el pasado, había un canal para surtir la fuente de la plaza del pueblo. Como el manantial que lo alimentaba no era abundante, se hicieron numerosos pozos. Cuando llegas a Ciempozuelos, te encuentra con un pueblo básicamente: todo son casas bajas, más viejas o más modernas, pero lo que predomina son las casas sin altura. Lo que más nos atrajo fue que mirabas al cielo y no te topabas con la altura de los edificios que estamos acostumbrados a ver en las ciudades dormitorio cómo pueden ser Fuenlabrada, Leganés, Móstoles; podías disfrutar de un cielo abierto y de un ambiente más tranquilo que en cualquiera de las otras ciudades que están más cercas a la capital.

Ayuntamiento de Ciempozuelos

Ayuntamiento de Ciempozuelos

Allí, pasamos la noche en el Hostal El Volante, un pequeño hostal de estilo rústico que cuidaba mucho la decoración y era muy acogedor y agradable. Fue maravilloso despertarse, subir las persianas, abrir la ventana y ver, no los bloques de pisos que estamos acostumbrados a ver, si no las casitas bajas y el olor a pueblo.

Hostal-Restaurante El Volante

Hostal-Restaurante El Volante

Suite del Hostal El Volante

Suite del Hostal El Volante

Jacuzzi de la Suite del Hostal El Volante

Jacuzzi de la Suite del Hostal El Volante

Bar-Restaurante Madrid

Bar-Restaurante Madrid

La noche del viernes al sabado, nos paramos a cenar en el Bar-Restaurante Madrid. He de decir que pasamos, vimos un poco la carta y no nos llamó de primeras mucho la atención, pero salió su camarera y nos estuvo explicando un poco la carta que tenían y demás. Hay que decir que nos conquistó con palabras: una personas amable, agradable, muy atenta y hacía juicio a lo que luego nos sirvieron. El trato y la atención fueron impecables y la comida que nos sirvieron estaba deliciosa. Pedimos para beber vino con denominación de origen en Madrid que estaba delicioso y nos recomendó tomar un entrecot que venía cortado para compartir con patatas. Nos lo sirvieron en un plato de barro que venía caliente y, de hecho, se terminó de hacer en el mismo plato. La carne estaba deliciosa, al punto y que se deshacía en la boca. También pedimos cazón en adobo acompañado de ensalada que también estaba muy rico. Para finalizar, nos invitó a dos chupitos de orujo de arroz con leche, perfecto para bajar la comida. El precio muy asequible: 31€ dos personas y comimos espectacularmente. Desde luego, si vuelvo a Ciempozuelos volveremos al Bar-Restaurante Madrid porque la calidad, el buen servicio y buena atención brillan por si solas.

A la mañana siguiente, aprovechando que estábamos a solo 15 km, fuimos Chinchón. Chinchón se encuenta en el sureste de la Comunidad de Madrid, en la comarca de Las Vegas. Chinchón es muy turístico por su famosa Plaza Mayor. La Plaza Mayor de Chinchón es una plaza clásica de la Edad Media. Las primeras casas con soportales y balcones se construyeron en el siglo XV y quedó totalmente cerrada en el siglo XVII. Tiene una forma irregular y una estructura sencilla, clara, ordenada y jerarquizada. Los edificios son de tres plantas, con galerías adinteladas y 234 balcones de madera denominados claros, sustentados por pies derechos con zapatas. Desde su construcción, la plaza ha albergado numerosas actividades: fiestas reales, proclamaciones, corrar de comedias, juegos de cañas, corridas de toros, ejecuciones, autos sacramentales, actos religiosos, políticos y militares, plató de cine…

Plaza Mayor de Chinchón

Plaza Mayor de Chinchón

Atardecer Plaza Mayor de Chinchón

Atardecer Plaza Mayor de Chinchón

Chinchón

Chinchón

A parte de su famosa Plaza Mayor, Chinchón cuenta con otros atractivos como sus famosas fiestas populares, el Convento de las Clarisas, el Convento de San Agustín, el Castillo de los Condes, etc.

Yo ya había visitado Chinchón y sabía que no era un lugar precisamente “barato” para comer pero siendo sincera, creo que se aprovechan en todos los restaurantes solo por la localización que tienen dentro de la Plaza Mayor. Tomamos al medio día una cerveza en un restaurante que se llamaba Virreina. A decir verdad, nos pareció barato porque nos costó dos cervezas con limón 3€ y nos pusieron un pincho de tortilla que a nuestro parecer estaba bien. Después de esto, fuimos a buscar un lugar para comer y bueno… los precios eran desorbitados en todos los sitios… El menú más barato eran 15€ y llegamos a ver menús de hasta 40€. Después de mucho buscar, volvimos al Restaurante Virreina para comer allí. Nos ofrecían dos menús uno de 20€ y otro de 25€. La diferencia de uno y otro era lo que te pidieras de segundo plato. De primero, Javi se pidió unas migas con huevo y uvas y yo un gazpacho. Cuando nos lo sirvieron nos quedamos contentos: bien presentado, la ración no muy abundante pero normalita. La desilusión nos llegó con el segundo plato. Habíamos pedido los dos cordero de lechal y si, nos sirvieron el cordero con sus patatas pero vamos, que no era un cordero del otro mundo… y mucho menos valía los 25€ + IVA que luego nos cobraron. A esto hay que sumarle que la atención dejó mucho que desear. Las camareras iban vestidas muy monas ellas con un traje típico pero la simpatía, y la amabilidad se la dejaron en casa. Apenas hablaban, los “de nada” después de las gracias ni te los daban… En fin, no salimos nada contentos de este lugar. Pagamos un dineral que para mi opinión, no lo valía y la atención dejó mucho que desear.

Os dejo a continuación la localización de los sitios donde comimos y nos alojamos y que os recomiendo:

Hostal El VolanteC/ Cruz antigua, 24. Ciempozuelos (Madrid). Telfs: 91-809-33-71/91-893-06-1

Bar-Restaurante Madrid: Plaza de la Constitución, 20. Ciempozuelos (Madrid). Tlf: 91-893-00-78

La Charca de La Nieta (Piedralaves, Ávila)

La Charca de la NietaMe encanta el verano!! Y… no es para menos!! Me gusta porque a pesar de aún no haber cogido las vacaciones, aprovecho los fines de semana para escaparme a algún sitio fuera de Madrid. Y lo que me gusta luego contároslo!! : )

A finales de la semana pasada, le comunicaron a Javi, mi chico, que iba a librar el domingo… Nos pusimos a pensar donde podríamos ir a pasar el día y él me habló de una piscina natural por la zona sur de la Sierra de Gredos, en Ávila. Cuando era más pequeña, con mi familia había estado por esa zona y tenía muy buenos recuerdos, por lo que el domingo nos encaminamos a este lugar.

En la zona sur de Gredos, hay un conjunto de pueblos de características muy semejantes y llenos de vida. Estos pueblos, los cuales están muy cerca los unos de los otros son Sotillo de La Adrada, La Adrada, Piedralaves, Casavieja… El entorno que envuelve a estos pueblos es naturaleza pura. Impresiona muchísimo estar a cierta altura y poder ver bajo tus pies y hacia el horizonte un manto verde debido a los árboles que existen en la zona. Si cierras los ojos, puedes escuchar los mil sonido que la naturaleza te regala… Y el olor a verde esta presente en todos los recovecos del paraje.

La Charca de La NietaBajo este perfecto entorno, en el pueblo de Piedralaves, podemos encontrar La Charca de La Nieta. La Charca de La Nieta es una piscina natural que se encuentra a una hora aproximadamente de Madrid. Es natural en el sentido de que la misma piscina se alimenta del agua que baja de las montañas por lo que la temperatura de ésta es baja. Para mi gusto, estaba bastante fría y me costóbastante meterme al agua, pero una vez dentro, la temperatura es muy agradable. Podeís pensar que el verdadero contraste de temperatura sería a la hora de salir del agua…. pues no, ya que la temperatura del ámbiente era bastante cálida y la sensación era muy agradable.

Hacía mucho tiempo que no disfrutaba de un lugar como este y para mi fue un día perfecto de desconexión en un lugar a apenas una horita de Madrid… Me parece incluso increible que a tan poca distancia de Madrid pueda haber un sitio tan perfecto que me permita desconectar como yo lo hice : )

La Charca de La Nieta

 

Os dejo a continuación la manera de llegar a este lugar para los que queráis desconectar de Madrid:

Carretera Comarcal M-501 dirección Plasencia (Carretera de Los Pantanos – San Martin de Valdeiglesias – Madrid)

Fin de semana en el pueblo: San Juan del Molinillo

00012870Creo que todavía no le he dedicado un huequito en mi blog a mi pueblo, bueno más bien dicho, al pueblo de mi padre: San Juan del Molinillo. Hice una pequeña mención al pueblo hace algo más de un año cuando escribí un post sobre un evento que anualmente se celebra allí. Aún así, en este post os quería comentar mis andanzas por el pueblo en este fin de semana tan frío de invierno que hemos pasado allí, por ello, creo procedente hablaros un poquito más de él.

San Juan del Molinillo pertenece a la provincia de Ávila y se encuentra a 36 km de Ávila capital y cuenta con una superficie de 35 km cuadrados. Tiene una población de 329 habitantes censados, por lo que se puede ver que es un pueblo pequeñito. De hecho, hasta hace bien poco no aparecía en muchos mapas (me ha sorprendido ver, incluso, que hay una entrada para el pueblo en la Wikipedia 🙂 )

Ya en tiempos de Felipe II existía este municipio según se extrae del censo de población realizado a finales del siglo XVI, uno de cuyos párrafos está dedicado a esta población: “El lugar del Molinillo tiene una pila bautismal y 28 vecinos y a ésta acuden y están sujetos los lugares de Villarejo, que tiene 62 vecinos, Navandrinal que tiene 34 y Espinarejo que tiene 12, y el Molinilllo entra el barrio de Navalascuevas, y es todo un beneficio”.

Aunque su casco urbano se encuentra ligeramente distanciado del Río Alberche, se encuentra totalmente integrado en su marco histórico-geográfico.

La economía se basa prácticamente en el sector primario: la agricultura, la ganadería (bovina y ovina, de manera predominante) y la producción de vinos. No obstante en los últimos años el negocio de la construcción cobra un gran interés en la localidad.

Su monumento único y principal a destacar es la Iglesia Parroquial de San Juan del Molinillo.

~~ Fin de Semana en el Pueblo ~~

Como he indicado más arriba, el motivo principal de este post es contaros el fin de semana que he pasado allí, en San Juan del Molinillo. Si he de ser sincera, en los últimos años no he ido mucho al pueblo, pero desde que me compré el coche, suelo ir un poco más a menudo. A parte de por ver a mi abuela, me gusta ir al pueblo por la tranquilidad que allí se respira y más ahora en invierno que hay muy poca gente y el disfrutar de la paz y el sonido de la naturaleza en estado puro se hacen aún más latentes en estas épocas del año.

Os quiero dejar a continuación unas fotografías que resumen de una forma muy clara mi fin de semana en el pueblo. Espero que disfrutéis de ellas y que os permitan haceros una idea de lo que me transmite el pueblo de mi padre : )

Cocido haciendose en la chimenea de la casa de mi abuela

Una de las cosas que más me gustan del pueblo y de sus inviernos es que mi abuela, todos los platos de cuchara, los hace en el puchero desde por la mañana muy temprano, en la chimenea.  En el puchero que veis en la imagen, mi abuela estaba preparando un cocido al más puro estilo tradicional.

Matanza

En invieno, en las últimas semanas de enero o las primeras de febrero, mi abuela suele hacer la matanza. Antiguamente, cuando mi abuelo vivía, mataban un cerdo y hacían la matanza con todo lo que sacaban del cerdo. No obstante, cuando mi abuelo falleció, empezaron a comprar la carne picada proveniente del cerdo para hacer los chorizos y los lomos para curarlos al calor de la chimenea.

San Juan del Molinillo

San Juan del Molinillo

San Juan del Molinillo

El domingo por la mañana, cuando nos levantamos, mi hermana y yo decidimos salir ha hacer un poco de deporte. Fuimos al pueblo de al lado, Navalmoral, andando. Desde la casa de mi abuela hasta Navalmoral son más o menos 4,5 km. En total andamos casi 10 km. No hay mejor forma que empezar el domingo que una buena caminata disfrutando de todos estos paisajes que aquí os he mostrado 🙂

Cercedilla y sus rutas de senderismo

Hacía unos meses que yo y mis amigos veníamos hablando de hacer una salida a la nieve. Ayer, por fin, hicimos una excursión a Cercedilla, pueblo que está situado en plena Sierra de Guadarrama, y que nos permitiría poder disfrutar del ansiado día.

El por qué de elegir Cercedilla para hacer nuestra excursión a la nieve fue el hecho de que no quería coger el coche. No creo que conduzca mal, pero siendo sincera, me daba un poco de miedo ir, encontrarme con nieve y no tener cadenas para ello. Por ello vimos que el tren (Cercanías) nos llevaba hasta este pueblo. El trayecto desde la estación principal de Madrid, Atocha, es de 1h 30min aproximadamente y el precio desde este punto hasta el pueblo es de 5,40€. Os dejo aquí un enlace para que podáis ver precios y duración del trayecto desde otros puntos de la geografía madrileña. También comentaros que desde Cercedilla sale un tren, el Tren de la Naturaleza, que sube hasta la estación de Cotos pasando por Navacerrada. En un principio quisimos coger este tren, pero cuesta 8’55€ (17’10€ ida y vuelta) solo el tramo de Cercedilla a Cotos.

Cuando llegamos a Cercedilla nos desilusionamos un poquito. Esperábamos ver nieve por todos lados, pero no. Aún así, íbamos también con la idea de desconectar de la rutina del centro de Madrid por lo que, a pesar de ir con la mentalidad de que podría no haber nieve, lo que más queríamos era pasar un día tranquilo y fuera de lo común. Con esta pequeña desilusión, comenzamos nuestro andar por estas tierras y después de más o menos una hora caminando, topamos con un punto de información turística. Allí nos informaron de que estábamos en el Valle de la Fuenfría y que había una sendas naturales muy bonitas para hacer senderismo. Nos dió un mapa y nos marcó una posible ruta que podíamos hacer. La ruta que nos indicó recorría tramos de 4 rutas de las 8 que había establecidas por los senderos. Dos de estos tramos tenían dificultad alta, según lo que nos indicaba el mapa, pero ilusionados y con muchísimas ganas de disfrutar de toda la naturaleza que nos rodeaba, nos adentramos en este precioso Valle. Aquí podéis ver con más detalles las posibles rutas que se pueden hacer en el Valle, aún así os dejo una fotografía para que os hagáis una idea:

sendas valle de la fuenfría

No tardamos apenas 45 minutos en toparnos de lleno con la ansiada nieve. La ruta que estábamos siguiendo iba ascendiendo en la montaña y la nieve poco a poco se iba haciendo más presente. Tan presente se nos hizo la nieve que llegamos incluso a andar sobre ella por lo que la dificultad que nos marcaba el mapa la pudimos comprobar en nuestras propias carnes. Es verdad que había tramos duros en los que te las tenías que ver y desear para poder andar, pero la naturaleza que nos rodeaba y las ganas de ver ese trocito de la sierra de Madrid podía con todo nuestro cansancio. Nos “hartamos” de ver nieve incluso algunos nos caímos en la nieve con sus respectivas risas y anécdotas de un verdadero día de nieve.

El último tramo de la senda que estábamos siguiendo, lo agradecimos después de todo el día andando y luchando por esos tramos tan tortuosos. Era un tramo prácticamente llano sin apenas desniveles, que finalizamos tomándonos un café caliente en una cafetería del pueblo de Cercedilla.

Estuvimos absolutamente todo el día andando, desde las 10:30 horas que nos dejó el tren en Cercedilla hasta las 18:30 de la tarde que cogimos el tren de vuelta, pero mereció la pena y sin duda, volveremos a repetir un día de senderismo en este precioso paraje de la sierra madrileña.

Os dejo a continuación algunas fotos que he tomado yo de la zona, algunas que he visto interesante para que veáis la zona y una de la “tropa” con la que fui ; )

Estación_de_Cercedilla

Estación de Cercedilla

Estampa de Cercedilla nevada

Estampa de Cercedilla nevada

WP_000537

La tropa que fuimos a la nieve: María, Ana, Yo y Dani. Nos faltó Tamara, a la cuál la echamos mucho de menos en el día de ayer.

San Lorenzo de El Escorial, Madrid

Monasterio de El Escorial

Como colofón a las tres semanas de vacaciones que he tenido en el mes de agosto, mis amigos y yo estuvimos ayer visitando San Lorenzo de El Escorial y todos sus alrededores.

San Lorenzo de El Escorial se encuentra en la sierra de Guadarrama, a unos 47 km de Madrid. Cuando hablamos de este lugar, lo primero que se nos viene a la mente es el majestuoso monasterio que se levanta en este lugar; el Valle de los Caídos, monumento levantado en la Guerra Civil en honor a los caídos en dicha guerra; y la Silla de Felipe II, lugar desde donde el monarca supervisaba las obras del monasterio. Con la idea de visitar estos tres lugares, nos aventuramos en esta jornada de turismo : )

Cuando llegamos a la zona, lo primero que quisimos ir a visitar fue el Valle de los Caídos. El conjunto del Valle de los Caídos es Patrimonio Nacional desde el año 1957. Francisco Franco mandó construir este enclave y está enterrado allí junto a Primo de Rivera, además de otros 33.872 combatientes de ambos bandos en la Guerra Civil, nacionales y republicanos. Hay mucha controversia acerca de la construcción de este lugar y no voy a entrar en ella en este blog ya que no quiero crear polémica. No obstante, en el link que os he dejado acerca de este enclave histórico, podéis encontrar más información.

Recuerdo que cuando he ido en otras ocasiones a este lugar con mis padres, lo que era subir con el coche a la zona de culto era totalmente gratuíto. Una vez arriba, si querías entrar en la basílica, ya era cuando pagabas. En esta ocasión y sin duda, con un afán recaudador por parte del Estado, nos obligaban a pagar desde el coche. Es decir, ahora no puedes disfrutar de las vistas de este monumento sin pagar por ello, como era hace unos años. Y lo más vergonzoso es que había un cartel que ponía que la base de la basílica no se podía visitar… o sea, que teníamos que pagar 4€ cada uno (9€ si no tienes carnet del estudiante y no eres menor de 25 años) por subir con el coche al monumento, echarte las fotos y bajar otra vez para abajo. Vergonzoso, la verdad. Obviamente y aunque fue una pena, nos dimos las vuelta y nos fuimos.

Una vez ya en San Lorenzo de El Escorial, nos encaminamos al majestuoso Monasterio de El Escorial. El Monasterio es un complejo que incluye un palacio real, una basílica, un panteón, una biblioteca y un monasterio. Fue construido entre 1563 y 1584. Solamente tardaron 21 años en construir todo el complejo, todo un récord para la época. El Monasterio fue mandado construir por el rey Felipe II.

En esta ocasión si que optamos por entrar a ver el Monasterio. Pagamos la entrada reducida por ser estudiantes hasta 25 años, 5€. La entrada básica son 10€. He de comentar que a pesar de que la visita fue un poco rápida (ya que estábamos pendientes del ticket de la hora del coche), el Monasterio tiene partes muy interesantes cómo por ejemplo la cripta, donde están los restos mortales de varios reyes y reinas de Españas; la sala de las Batallas, la cual tiene cubierta sus paredes con un fresco que representa algunas batallas ganadas por los ejércitos españoles; o la biblioteca, con sus libros antiquisimos en su grandes estanterías.

Desde los ventanales del Monasterio podíamos ver unos jardines. Nos indicaron que podíamos visitarlos a si que cuando salimos de la visita al Monasterio, nos encaminamos en busca de los jardines. Como no, nos perdimos… pero esta pérdida no fue en valde : ) Fuimos a dar a una arboleda con unos caminos muy largos que daban a la Casita del Príncipe del Escorial. Dicha casita estaba rodeada de unos jardines preciosos que pudimos visitar sin coste alguno.

Para finalizar nuestro día, fuimos a la famosa Silla de Felipe II. La Silla de Felipe II es un canchal de granito sobre el que hay labradas diferentes plataformas escalonadas, además de otros elementos que, según la tradición, servían de observatorio al monarca durante la construcción del Monasterio. Es una de las atracciones turísticas más visitadas en San Lorenzo de El Escorial ya que desde allí se puede disfrutar de unas vistas increíbles. A continuación os dejo una magnífica foto que tomé desde este lugar:

Vista panorámica Monasterio de El Escorial

Nacimiento del Río Cuervo, Cuenca

nacimiento-rio-cuervoLa semana pasada subí dos post contando nuestra escapadita a Cuenca y nuestra visita a la Ciudad Encantada. Para acabar de contaros todo lo que hicimos en esa fantástica escapada, procedo a publicar el presente post : )

A 80 km de Cuenca y después de conducir por una de la carreteras más impresionantes y sinuosas que he visto hasta el momento, podemos encontrar el monumento natural de El Nacimiento del Río Cuervo. Hasta este punto nos embarcamos mis amigos y yo en nuestra escapada a Cuenta. Punto final de la primera de las muchas escapadas que nos quedan por hacer : )

El Nacimiento del Río Cuervo fue declarado Monumento Natural en el año 1999 y ocupa una superficie de 1709 hectáreas. Para llegar al nacimiento del río es necesario acceder a pie por los senderos marcados que siguen de manera paralela a lo largo del río.  En este lugar, el agua bota de un manantial travertínico y escurre por enormes estalactitas de roca calcárea recubierta de musgo, formando unas largas y bellas chorreras que se congelan en invierno, ofreciendo una bella estampa fotografiada miles de veces al año. En el nacimiento se pueden observar grutas tras las cascadas y simas en sus alrededores y es relativamente frecuente que se produzcan de manera natural derrumbamientos de sus barreras tobáceas.

La localización de este lugar hace que en este lugar exista un microclima continental húmedo, albergando una flora única, siendo buen ejemplo de ello las diversas especias de orquídeas de la zona.

El Nacimiento del Río Cuervo forma parte del Parque Natural Serranía de Cuenca. Existen sendas señalizadas para facilitar la visita, además de servicios hosteleros y un punto de información e interpretación en sus inmediaciones.

A continuación os dejo una página web donde conocer más detalles de este majestuoso lugar: