Extracto literario #19

WP_000488

“La noche que vuelvo a sentir el hambre que se apoderó de mí en la playa sé que esto habría pasado de todos modos, que lo que necesito para sobrevivir no es el fuego de Gale, alimentado con rabia y odio. De eso tengo yo de sobra. Lo que necesito es el diente de león en primavera, el brillante color amarillo que significa renacimiento y no destrucción. La promesa de que la vida puede continuar por dolorosas que sean nuestras pérdidas, que puede volver a ser buena. Y eso sólo puede dármelo Peeta.

Así que, después, cuando me susurra:

– Me amas. ¿Real o no?

Yo respondo:

– Real”

Sinsajo (3ª Parte: Asesinos, capítulo 27)

~~ Suzanne Collins ~~

Anuncios

Extracto literario #17

WP_000486

“Envuelta en seda, me siento como una oruga en su capullo esperando la metamorfosis. Siempre he creído que es un periodo de paz, y al principio lo es, pero, conforme me adentro en la noche, me siento cada vez más atrapada, ahogada por mis resbaladizas ataduras, incapaz de emerger hasta haberme transformado en una criatura bella. Me retuerzo intentando deshacerme de mi cuerpo destrozado y averiguar cómo conseguir unas alas perfectas. A pesar de todos mis esfuerzos, sigo siendo una criatura espantosa esculpida por el estallido de las bombas.”

Sinsajo (3ª Parte: Asesinos, capítulo 26)

~~ Suzanne Collins ~~

Extracto literario #15

WP_000484

“- Sigues intentando protegerme. ¿Real o no?- susurra.

-Real -respondo; quizá deba explicarlo mejor-. Porque eso es lo que nosotros dos hacemos: nos protegemos el uno al otro.”

Sinsajo (3ª Parte: Asesinos, capítulo 21)

~~ Suzanne Collins ~~

Extracto literario #12

WP_000475

“- Con mi caja de pinturas, en casa, puedo hacer todos los colores imaginables: rosa tan pálido como la piel de un bebé o tan fuerte como el ruibarbo. Verde como la hierba en primavera. Un azul que reluce como el hielo en el agua.

La mujer clava la mirada en los ojos de Peeta, absorta en sus palabras.

– Una vez me pasé tres días mezclando pintura hasta encontrar el tono perfecto para la luz del sol sobre el pelaje blanco. Verás, creía que era amarillo, pero era mucho más que eso. Capas de todo tipo de colores, una a una.

La respiración de la mujer se ralentiza hasta no ser más que rápidas exhalaciones. Se moja la mano libre en la sangre del pecho y hace los pequeños movimientos giratorios con los que tanto le gustaba pintar.

– Todavía no he conseguido pintar un arco iris. Llegan tan deprisa y se van tan prono… No he tenido el tiempo suficiente para capturarlos, sólo un poquito de azul por aquí o de morado por allá y vuelven a desaparecer. Vuelven al aire.

La mujer parece hipnotizada por las palabras, en trance. Levanta una mano temblorosa y pinta lo que parece ser una flor en la mejilla de Peeta.

– Gracias – susurra él-. Es preciosa.”

En Llamas (3a Parte: El Enemigo, capítulo 22)

~~ Suzzane Collins ~~

Extracto literario #10

WP_000462

“Me pilló completamente por sorpresa. Después de todo el tiempo que había pasado con Gale, de observar cómo hablaba, se reía, fruncía el ceño, cabría esperar que supiese todo lo que había que saber de sus labios. Sin embargo, no me había imaginado el calor que desprendían al unirse a los míos. Ni que aquellas manos, las manos que podían montar la más intrincada de las trampas también pudiera atraparme a mí con la misma facilidad”

En Llamas (1ª Parte: La Chispa, capítulo 2)

~~ Suzzane Collins ~~

Extracto literario #8

WP_000480

“Quiero volver a dormirme, pero estoy inquieta. Las imágenes de ayer empiezan a inundar el presente. Los bombardeos, la violenta caída de los aviones, los rostros de los heridos que ya no existen… Imagino muerte por todas partes. El último momento antes de ver caer una bomba al suelo, la sensación de sentir cómo vuelan en pedazos el ala de mi avión y la espeluznante caída al olvido, el tejado del almacén cayendo sobre mí mientras permanezco atrapada en mi catre. Las cosas que vi, en persona o grabadas. Las cosas que provoqué con un disparo de mi arco. Las cosas que nunca podré borrar de mi memoria.”

Sinsajo (1ª Parte. Las Cenizas, capítulo 8)

~~ Suzanne Collins ~~

Permitid que me pierda entre vuestras páginas…

Un montón de felicidadPuede que haya gente que no me entienda… que piense que mis pasiones a veces me hacen rozar la locura… y es cierto. Es cierto que a lo largo de mi vida he tenido grandes pasiones pero sin lugar a dudas, la que más destaca por encima de todas es mi pasión por la lectura.

Dentro de mi afán por leer, reconozco que tengo diferentes estados:

  • Partimos de la base de que siempre tengo un libro empezado. Que me guste o no, eso es otra cosa, pero siempre tengo uno empezado.
  • También hay ocasiones en las que estoy en “latencia lectora”. Forma suave de mencionar las temporadas que, por causas de fuerza mayor, no puedo leer. Estas causas suelen ser exámenes, lecturas obligatorias…
  • Y luego están los momento en los que estoy leyendo un libro que me absorbe de tal manera que convierto a ese libro en mi día a día.

A este último estado quería dedicar este post.

Hace ya unos años, allá cuando rondaba los 11 o 12 años, descubrí unos libros que me hicieron vivir en otros mundos. Me hacían desconectar y me sentía parte de ese mundo. Esos libros eran los libros de Harry Potter. Resulta increíble como de la nada la autora puede crear un mundo nuevo y cómo incluso, aprendías conceptos, hechos, nombres… que de una manera u otra intentabas relacionar con tu día a día para intentar acercarte aunque fuera un poquito a ese fantástico mundo paralelo que estaba escondido entre las páginas del libro…

Como es de imaginar, esta etapa es pasajera y más cuando pasa el tiempo, tienes nuevas preocupaciones, más responsabilidades, menos tiempo libre… Recuerdas esos días de ilusión con cariño pero sobre todo con la melancolía y el sentimiento de haber leído un libro que de verdad te había llenado. Pero tu vida es larga y sigues leyendo libros… y en el momento menos pensado te topas con otro de esos libros que te hace sentir todos esos sentimientos de nuevo. Ahora ves las cosas de otra manera porque ya eres una persona adulta pero es agradable tener esa sensación en el cuerpo: la de desear tener un huequito libre para poder leer ese libro, la de sentirte parte de ese mundo… Últimamente, esta sensación me ha sucedido con la trilogía de “Los Juegos del Hambre” (escribí una crítica y una reflexión acerca de estos libros aquí) y me alegro muchísimo de haber vuelto a toparme con esta sensación porque de verdad, quien sea lector asiduo como yo, sabrá a qué sensación me refiero : ) Es más, es una sensación de no ser capaz de empezar un nuevo libro porque aún vives en el mundo del último libro que leíste…

No obstante y a pesar de esta placentera sensación, decir que de vez en cuando es bueno “escapar” de la realidad, de la rutina… Dejar volar la imaginación y divagar por las letras de un buen libro, formar parte de sus historias… Porque está muy bien dejarse llevar por esas fantásticas historias relatadas entre sus páginas, pero no hay que olvidar dejar un pie en la tierra, anclado a la realidad…