Dublín (parte II)

Continuando con la serie de entradas sobre el viaje que hicimos el año pasado a Irlanda y como continuación a la primera parte que escribí sobre Dublín, hoy os traigo otros tres lugares que para mí, son imprescindibles si viajamos a la capital irlandesa.

Ha’penny Bridge
El río que atraviesa Dublín es el río Liffey y el puente más famoso que lo cruza es el Ha’penny Bridge (Puente del Medio Penique). Este puente une el norte de la ciudad con el popular barrio de Temple Bar y toma este nombre por el peaje que se cobraba para pasarlo hasta hace apenas un siglo.

El año pasado, el puente cumplió 200 años y durante todo este tiempo, el Ha’penny Bridge ha sobrevivido a rebeliones armadas como la del Levantamiento de Pascua de 1916, que aceleró la independencia de Irlanda del Reino Unido.

Hasta el año 1999 era el único puente peatonal de la capital. A día de hoy, existen 23 puntos de cruce sobre el río Liffey.

Durante los últimos años, las autoridades dublinesas se han visto obligadas a cuidar el puente de una manera “inesperada”: retirando los candados que parejas de enamorados cuelgan en sus arcos, como es tradición en el Pont del Arcs de París. El Ayuntamiento teme que el Ha’penny Bridge corra la misma suerte que el puente parisino, al que tanto amor ha provocado grietas en partes de su estructura.

Phoenix Park
Otra de las visitas que teníamos anotadas en la agenda y que era obligada de hacer fue ir al Parque Fénix o Phoenix Park. El motivo por el que queríamos ir a este parque era el ver a las familias de ciervos que campaban por allí, a sus anchas.

Leímos en diferentes guías de viajes que la mejor manera de recorrer el parque era en bicicleta ya que la totalidad el parque son 700 hectáreas, convirtiéndolo en el parque urbano más grande de Europa. De hecho, es imposible recorrerlo si no cuentas con al menos 3 o 4 horas. Con esa idea en la mente, alquilamos dos bicicletas.

Cuando llevábamos más o menos media hora pedaleando, encontramos una manada de ciervos en una de las zonas más boscosas del parque. He de decir que impresiona muchísimo poder ver a los ciervos tan de cerca.

Entre los puntos de interés que podemos encontrar dentro de Phoenix Park, están los siguientes:

  • Columna de Phoenix
  • Zoo de Dublín: uno de los zoológicos más antiguos del mundo, fue inaugurado en 1830 contando solamente con un jabalí.
  • Wellington Testimonial: un obelisco de 63 metros de altura erigido en honor al duque de Wellington. Tardó más de 40 años en ser construido.
  • Áras an Uachtaráin: residencia oficial del presidente de Irlanda.

Kilmainham Gaol
Una visita que no teníamos planificada pero que nos sorprendió gratamente fue la visita a Kilmainham Gaol ó Carcel de Kilmainham. Allí pudimos aprender algunos capítulos de la historia irlandesa que no conocíamos.

Kilmainham Gaol fue inaugurada en 1796 y es una cárcel donde muchas de las personas implicadas en la lucha por la independencia de Irlanda fueron encerradas durante más de 100 años. Hoy día, este lugar tiene un lugar especial en la memoria de todos los irlandeses ya que gracias a la lucha de los patriotas encarcelados y asesinados, Irlanda logró su independencia.

De las cosas que contaron que más me llamaron la atención fue que, con la llegada de la hambruna en 1848, miles de personas se vieron obligadas a robar para poder comer con lo que el número de personas que entraban en la cárcel se incrementó. Vivían entre sus paredes mujeres, hombres, niños que, aun malviviendo en una condiciones insalubres, preferían encontrarse en prisión ya que al menos se aseguraban el poderse llevar algo a la boca.

El último preso fue liberado hace relativamente poco, en 1924, poco antes del cierre de la cárcel. Se trataba de Éamon de Valera, que posteriormente llegaría a ser presidente de Irlanda.

He de decir que, al ser toda la visita en inglés, nos costó un poco seguir el hilo del guía turístico. Además, el guía tenía un acento bastante cerrado por lo que tuvimos que complementar lo que habíamos entendido con una lectura posterior a algunas páginas de Internet.

———————————————————————————————–

Durante nuestro viaje, también tuvimos la oportunidad de hacer una excursión a Galway y a los Acantilados de Moher y otra excusión a la Calzada del Gigante y a Belfast. Ambas excursiones se merecen una entrada propia en el blog por lo que en los próximos días os contaré más sobre ellas.

Dublín es el segundo destino que comparto con mi hermana. Fue un viaje impresionante lleno de aventuras, de visitas, de conocer nuevos lugares… pero sobre todo un viaje de pasar tiempo con ella. Aunque entonces aún vivíamos juntas en la misma casa, el día a día de cada una no nos permitía compartir todos los momentos que quisiéramos… ¿y qué mejor que un viaje para crear nuevos recuerdos y vivencias juntas?

 

A día de hoy, septiembre de 2017, ya estamos preparando las maletas para nuestro siguiente destino que es Copenhague y Bruselas… pero esa historia aún está por escribir ; )

Anuncios

Parque de La Paloma, un oasis de vegetación en Benalmádena

Llevo un par de semanas sin escribir una entrada en el blog y es que… he estado de vacaciones!! Merecidas vacaciones tras el duro año que he dejado a mis espaldas… Y desde luego, vacaciones para cargar las pilas para todo lo que se avecina en los próximos meses : )

Este año, hemos tomado rumbo nuevamente a Benalmádena. Hace un par de años estuvimos tres días allí y me supo a poco. Por ello, nos hemos animado este año a explorar un poco más toda esta zona.

En esta entrada y en las siguientes no voy a contaros otra vez todo lo que ya os conté sobre Benalmádena hace un par de años. Para ello, os dejo aquí el enlace para que lo leais. Solo mencionaros que cómo visitas obligatorias, una noche fuimos a pasear al maravilloso puerto deportivo Puerto Marina (de este lugar ya os hablé también aquí); y otra noche fuimos a Torremolinos, a cenar al Restaurante Casa Juan, parada gastronómica obligatoria para todo tipo de paladares, pero en especial para degustar los platos de “mar” que allí nos ofrecen.

Quiero aprovechar este y los siguentes artículos para contaros sobre otros sitios que hemos descubierto de esta preciosa ciudad de playa y que también se merecen un huequito en mi blog : )

Parque de La Paloma

Paseo de Palmeras, Parque de la Paloma

Paseo de Palmeras, Parque de la Paloma

Benalmádena tiene una cosa que asusta mucho y, si no lo conoces de antemano, puede hacerte pensar que lo que se iba a convertir en un día de playa maravilloso se convierta en un día gris. Hay días en los que amanece nublado e incluso con una niebla profunda que, sinceramente, te quitan las ganas de salir de casa. Pues bien, aprovechando uno de los días que amaneció muy nublado pero en que la temperatura era muy agradable, tomamos rumbo hacia un parque que habíamos visto en Internet: el Parque de La Paloma.

El Parque de La Paloma se esconde en el corazón de Benalmádena Costa y es uno de los parques más bonitos que he visitado. Es un oasis de vegetación de todas las especies que se reparten a lo largo de 20 hectáreas y al que podemos ir andando prácticamente desde cualquier punto de la ciudad.

Lo que más impresiona del parque cuando entras es la cantidad de fauna que te puedes encontrar campando a sus anchas dentro del parque: conejos, loros, palomas, gallinas, gallos… (sí, habéis leído bien); además de haber una zona cercada en la que hay ciervos, cabras y burros.

Burros del Parque de la Paloma

Burros del Parque de la Paloma

Una zona que me gustó mucho fue la zona del lago. Un enorme lago por cuyo perímetro transcurren varios caminos que te permiten dar un agradable paseo disfrutando de la vegetación y los animales presentes en este pequeño ecosistema: patos, cisnes, tortugas…

Lago principal de el Parque de la Paloma

Lago principal de el Parque de la Paloma

Además posee un jardín de cactus y suculentas, muy rico por la cantidad de especies que alberga; un jardín de bambú, el cual rodea un pequeño lago también muy tranquilo y más íntimo.

Jardín de Cactus y Suculentas

Jardín de Cactus y Suculentas

Es la primera vez que visito el parque, pero para mi ya se ha convertido en un lugar fijo a visitar cada vez que volvamos a Benalmádena : )

Valle del Río Piedra (Zaragoza)

Y el verano sigue su curso y yo sigo aprovechando todos y cada uno de los fines de semana que se me ponen por delante 🙂

En esta ocasión y aprovechando nuevamente que mi chico había logrado tener un fin de semana libre, nos pusimos rumbo a Zaragoza, para ser más concretos, a la zona donde se situa el Monasterio de Piedra, el Valle del Río Piedra. No queríamos hacer muchos kilómetros, como por ejemplo cuando fuimos a Asturias, a si que encontramos en esa zona (a 200 km aprox. de Madrid) el sitio idóneo para pasar el fin de semana.

Cuando llegamos a la zona, lo primero que nos sorprendió fue lo árido que era todo… Nos recordaba a las típicas carreteras de Estados Unidos en la que lo único que ves mires a donde mires son montañas de arena y llanuras de arena… Perdido entre este paisaje que describo, se encontraba Carenas, el pueblecito donde teníamos reservado el alojamiento.

Carenas es un pueblo que pertenece a Zaragoza, a la comarca de Calatayud, y tiene una población de 195 habitantes. Podéis imaginar que con estos habitantes censados, el pueblo no podía ser muy grande y precisamente eso era lo que queríamos, un pueblecito que no fuese muy grande donde pudiésemos desconectar de la locura de Madrid.

Carenas

Plaza del pueblo de Carenas

DSC_0130

 Vista de Carenas desde el alojamiento

Javi había sido el encargado de reservar el alojamiento y no hacía más que decirme que era precioso y que me iba a encantar… El alojamiento se llamaba “Espacios del Mundo” y su nombre se debe a que los cinco alojamientos de los que está compuesto el lugar, representan un lugar del mundo diferente: apartamento indio, apartamento africano, apartamento fusión, suite japonesa y suite árabe. Como podréis imaginar, cada uno de los alojamiento estaba decorado hasta el más mínimo detalle representando a la cultura correspondiente. A nosotros nos asignaron el alojamiento indio y sin lugar a dudas superó con creces lo que habíamos visto por fotos: la decoración estaba cuidada con el más mínimo detalle con motivos indios, los colores de las paredes y estancias del alojamiento eran acordes con esta cultura y todo estaba en perfecta armonía con esta cultura. Además de todo esto, el alojamiento cuenta con una cocina equipada con microondas, nevera, vitrocerámica, platos y cubiertos… Teníamos un salón con TV y wifi; el baño tenía lavabo y ducha y la cama del dormitorio era una cama con dosel digna de cualquier príncipe indio : D También el alojamiento contaba con un jardincito decorado con un precioso mural representando la diversidad que caracterizada el alojamiento y también tenían una barbacoa que podíamos usar todos los huéspedes. Felix, el dueño de los alojamientos, también era muy simpático y nos mostró todos los rincones del alojamiento, nos enseñó cosas que podíamos ver en la zona, etc. El precio del alojamiento fueron 150€ las dos noches, precio que sin duda volvería a pagar por un lugar como este : ) A continuación os dejo unas fotos del lugar para que os hagáis una idea de cómo era el sitio:

alojamiento indio

 Salón del alojamiento indio

1338309603_5435_13209_espacios-del-mundo_habitacion1

Habitación del alojamiento indio

jardin

Jardín del alojamiento

El sábado por la mañana, pusimos rumbo a ver el Parque Natural del Monasterio de Piedra. Recordaba este lugar vagamente, pues había ido con mis padres hacía muchísimos años y desde hace un par de años tenía muchísimas ganas de ir. El Parque Natural lo componen el Monasterio en sí y lo más espectacular, el Parque. Cuando llegamos, lo primero que hicimos fue visitar el Monasterio de Piedra con una visita guiada que nos entraba en el precio. La guía nos mostró las diferentes dependencias del Monasterio Cisterciense, así como el Museo del Vino, la Exposición de la Historia del Chocolate (como curiosidad, fue en el Monasterio de Piedra donde se cocinó por primera vez en España y en Europa chocolate) y el Museo del Carruaje.

Cuando finalizamos la visita al Monasterio, nos adentramos en el Parque Natural… tengo que decir que no lo recordaba tan precioso como lo pude apreciar ahora con unos cuanto años más. En el parque se puede disfrutar de cascadas, grutas que nos llevan hasta otros parajes diferentes del parque… ver cómo el agua se va abriendo paso por su camino natural y las maravillas que va formando a su paso es totalmente impresionante. Parece mentira que escondido en un terreno tan árido, podamos encontrar este magnífico Parque que nuevamente nos demuestra el poder de la Naturaleza y su magnificencia.

El precio de la entrada, incluyendo visita a las dependencias del Monasterio y al Parque Natural fueron 13,50€ al cogerlo por Internet (15€ si se cogen en taquilla). Os dejo un par de fotografías para que os hagáis una idea de cómo es el parque, pero sin duda, no hay nada mejor que verlo in situ:

Monasterio-de-Piedra-de-Zaragoza

 

Monasterio+de+Piedra

Al día siguiente, ya el domingo y de camino a Madrid, teníamos planeado ir a un lago termal que había en el municipio de Alhama de Aragón, a escasos 15 km de Carenas. Habíamos leído que estas aguas concretamente salían a 32ºC y nos parecía curioso el poder de la tierra para calentar el agua y hace que las personas pudiéramos disfrutar de algo así. Además nuestra idea era “probar” estas aguas con el fin de ir en invierno a darnos un baño en este agua tan cálida. El lago termal estaba dentro del complejo de las Termas Pallares y, ha decir verdad, quedamos muy descontentos con el sitio. Nosotros fuimos por la tarde y como tal, pagamos la entrada de tarde que fueron 12,80€ (a mi parecer nada barato). A la hora de pagar la entrada, ya nos encontramos con la primera pega: la “señorita” (por llamarla de alguna manera) que se encargaba de la venta de las entradas nos atendió de manera borde y desagradable. Yo entiendo que esté hasta las narices de trabajar, pero es su trabajo. Y más en un sitio como este que la gente vamos a relajarnos y a desconectar… no se puede empezar un rato de relax con una persona tan desagradable vendiendo entradas. Una vez dentro del recinto y ya concretamente en el agua, decir que vale, estoy de acuerdo de que sea un lago natural, pero creo que podría tener un mínimo de limpieza si se quiere habilitar al público… Decir también que buscaban la más mínima oportunidad para sacarte dinero: las tumbonas costaban 5€, aun entrando por la tarde, y una simple botella de agua de 1,5 L costaba casi 3€. Sobra decir que quedamos muy desencantados del lugar y que no se lo recomiendo a nadie.

A pesar de este último traspiés en nuestra andanza aragonesa, decir que ha sido un fin de semana de perfecta desconexión… desde luego, no hay mejor manera que empezar así las vacaciones de verano : )

El Palacio de Cristal (Parque de El Retiro, Madrid)

Palacio de Cristal de Parque de El Retiro, Madrid

Existen dos lugares de Madrid en los que de vez en cuando me gusta ir y perderme…

En esta entrada quiero presentar uno de ellos porque no puedo quedarme sin compartir un lugar como este… Además hoy he sentido la necesidad de escribir y que mejor que hacerlo hablando de uno de los lugares más mágicos e increíbles que hay en Madrid: el Palacio de Cristal del Parque del Retiro.

El Palacio de Cristal del Retiro es una estructura de metal y cristal situada en los Jardines del Retiro de Madrid. Fue construido en 1887 con motivo de la Exposición de las Islas Filipinas, celebrada ese mismo año.

La estructura es de metal, y está totalmente recubierto por planchas de cristal, de ahí su nombre. La gran impresión que debió de causar el palacio queda reflejada en esta descripción, aparecida en El Globo, en 1887.

“… Es el Palacio de Cristal como una catedral de vidrio, de clásicas proporciones, sobre una colina de césped. Sus paredes y muros son inmensas y transparentes vidrieras sostenidas por jónicas columnas de hierro, dispuestas en tres naves sobre una traza de forma de trébol y coronadas por una inmensa cúpula, cuya altura alcanza 22,60 metros que cubre un magno pilón destinado a las plantas acuáticas. Alrededor, y en las naves laterales, de 14, 61 de elevación, han de cobijarse las flexibles gramíneas y elevadas palmas características de la flora tropical de Filipinas. Su majestuosa portada, de gusto clásico y estilo griego, cae sobre una terraza circundada por elegante balaustre, y mira al lago, que se extiende a sus pies como un espejo donde han de mirarse los esbeltos troncos, las verdes frondas y las pintadas corolas que aguarda el Palacio.”

A los pies del Palacio, se encuentra un lago artificial en el que se pueden encontrar varios ejemplares de ciprés de los pantanos, cuya principal característica es que parte de su tronco y sus raíces están bajo el agua.

Quien haya estado en ese lugar me comprenderá cuando digo que la sensación de estar allí solo se puede describir si estás realmente allí… que faltan palabras para describir lo que ese lugar puede llegar a transmitir… Creo que pocos sitios hay que me transmitan lo que ese lugar me transmite, tranquilidad y un sentimiento de estar en un lugar que no corresponde al sitio donde está… Yo a veces pienso en cómo un lugar como éste se ha podido colar en una ciudad cómo Madrid.

Hace ya unos meses que no he tenido el gusto de volver a este rinconcito. Ahora, con la primavera y el buen tiempo seguro que me permito un hueco para escaparme y dejarme absorber por este lugar…

Lago de el parque de El Retiro, Madrid [imagen]

Lago Parque de El Retiro, MadridMuchas son las fotografías que podría dejaros del parque de El Retiro en Madrid… Lugar cargado de sitios escondidos y no tan escondidos que son la delicia de cualquier amante de la fotografía o, cómo en mi caso, estamos aprendiendo el uso de la cámara y encontramos en este lugar una fuente de inspiración ilimitada.

En esta toma os muestro la parte más notable del lago del parque de El Retiro, el monumento a Alfonso XII. Este monumento se levanta sobre unas escaleras que dan directamente al lago y que hoy día es lugar de descanso para todos aquellos que han estado paseando por este fantástico parque.

Espero que os guste la fotografía que hoy os presento : )

Puerta de Alcalá, vistas desde El Retiro [imagen]

Parque de El Retiro, vistas a la Puerta de Alcalá, Madrid

Buenas y felices tardes de sábado!! Hoy os quiero dejar en el blog una de las fotografías más bonitas que he tomado en estos últimos meses, es la que os presento ahora: una vista de las Puerta de Alcalá desde dentro de el parque de El Retiro. Escondida tras los árboles, podemos ver asomarse a la majestuosa Puerta de Alcalá. Sin duda, una toma que invita a darnos un paseo por estos recovecos de Madrid, sin más preocupaciones que el disfrutar de todo lo que esta fantástica ciudad nos regala… ¿verdad?