Que se joda el viento

Hay veces en las que tenemos que luchar contra viento y marea por lo que queremos, por esos sentimientos que, en ocasiones, están escondidos en lo más hondo de nuestro ser… latentes y esperando a que seamos valientes para sacarlos a flote.

Muchas veces nos topamos con miles de dudas… Fundadas o no fundadas… No lo sé… Pero son en estos casos cuando tenemos que dejarnos llevar por nuestra intuición, desprendernos de esa coraza que el pasado ha ido forjando a nuestro alrededor, y coger esa mano tendida que nos espera al final del camino… mano que seguramente está temblorosa, también con miedos, con inseguridades, pero a la vez deseosa de sentirnos y de ver en nuestros ojos ese rayo de luz que le haga creer en todo aquello en lo que dejó de creer…

Y al coger esa mano tendida que nos estaba esperando, somos conscientes de que todo lo demas no importa. Solo importa ese momento, ese segundo con esa persona que te transporta con una sola mirada a un lugar donde los únicos protagonistas sois vosotros dos.

Que se joda el viento – Marea

Caminos que se separan…

Hoy quiero contaros una historia que me hubiese encantado no contaros… pero necesito dejar por escrito el torbellino de sentimientos encontrados que bailan dentro de mí y de tres personas más, desde hace un tiempo.

El desenlace de esta historia tuvo lugar hace casi tres semanas, pero he querido esperar unos días a escribir estas palabras para ver todo con una perspectiva más “calmada”.

Esta es una historia triste, de cómo los caminos de las personas a veces se separan. No por distancia… Si no por falta de compromiso con una amistad, que en algún momento considerábamos fuerte y sólida.

Hace aproximadamente dos años, comenzamos una ardua batalla por conservar esta amistad que tan arraigada estaba en nuestra persona. Nuestro afán por conservar esta amistad ha sido imperturbable durante estos últimos meses… Pero llega un momento en el que ves que los esfuerzo necesarios por mantener a flote la amistad solo llega por una parte… no hay reciprocidad…
Tantas conversaciones mantenidas, tantos ratos que ahora los vemos como “tiempo perdido”, todo con el fin de solucionar las cosas… Después de cada charla veíamos un pequeño halo de esperanza porque su comportamiento había cambiado sutilmente… pero este comportamiento era como una quimera ya que a los pocos días volvían a transformarse en la dejadez y despego que venía trayendo…

Hasta que llega un momento en el que dices BASTA. BASTA porque ya has hecho todo lo posible por hacer ver a esa persona que tiene que cuidar su amistad con nosotros. BASTA porque parece que la consecuencia de perdernos y su estado de pasividad ante el tema te llega incluso a desconcertar. BASTA porque tienes la sensación de que cada vez que ves a esa persona físicamente, le estás poniendo en un compromiso por el hecho de verte, incluso que la pesa el quedar contigo. BASTA. Y es en ese momento en el que decides echarte a un lado y dejar que esa persona continúe por el camino que ha elegido… Camino en el que está claro que no quiere que nosotros formemos parte.

Ante todo esto, creo que siempre nos va a quedar una serie de preguntas que yo, particularmente, prefiero incluso no pensar… ¿ese es el estima que en realidad nos tenía? ¿Así es como lucha una persona por conservar una amistad de mucho tiempo y con la que se han compartido miles de historias? ¿Esa es la mejor forma que tiene de “desprenderse” de nosotros, diciéndonos “adiós” por whatsapp? ¿Es eso lo que realmente quería, perder el contacto con nosotros para así no tener que dar explicaciones de sus ausencias como amiga?

A pesar de todo ello, no puedo más que desearle lo mejor en el camino que ha decidido comenzar sin nuestra presencia… Pero me encantaría que lo comenzase siendo consciente de que en la vida no todo es blanco o negro, que también hay gris. Que se puede sacar tiempo para todo, sobre todo para conservar una amistad, para sentirse cercana a las personas que te han querido como a una hermana y con las que se han pasado tantos momentos. Yo nunca he pedido una presencia física en un momento dado, sino el sentir cerca a una persona.
Está claro que cada uno, poco a poco, tenemos que ir andando nuestro propio camino… pero en cada uno está la decisión de hacerlo totalmente aislado de lo que has sido alguna vez o, por el contrario, sin perder la esencia de lo que alguna vez fuiste.

boy-447701_1920

Balance de la montaña rusa de sentimientos que ha sido para mi el 2015

Cómo vengo haciendo año tras año, me gusta el 31 de diciembre hacer balance del año que estamos apunto de dejar atrás. Por ello, este año no iba a ser menos.

Si pudiese definir el año 2015 con un solo término, seria el de “montaña rusa”. Desde que empezó el año hasta hoy, el paso de los días ha sido una costante montaña rusa de sentimientos y emociones totalmente opuestos los unos a los otros. De sentir la más profunda tristeza con algunos acontecimientos, a sentir la más plena alegría en otros…

El año comenzó relativamente mal… El dia 25 de diciembre de 2014 falleció el padre de mi chico… y que decir de una pérdida de este tipo… El año ha ido dando bandazos un poco en torno al día a día después de este hecho y Javi ha pasado momentos difíciles en los que he tenido que estar con él … Cierto es que, aunque no lo conocía aún, el vivir tan cerca está pérdida me está permitiendo conocer muchas cosas del padre de Javi. A veces incluso me queda la sensación como que realmente yo le conocí en algún momento…

El 2015 también me trajo el terminar lo que había empezado hacía nueve años atrás: mis estudios. El día 20 de abril tuve mi último examen de la carrera de Contabilidad General y Ánalitica… solo el nombre asusta… después de haberme presentado al examen nada más y nada menos que cuatro veces, finalmente aprobé el examen. Creo que la alegría que sentí en ese momento solo fue superable con la alegría que sentí el día 22 de junio, cuando presenté el Proyecto Fin de Carrera y me otorgaron un 9’5 en dicho proyecto. Ese día lloré de alegría como nunca lo había hecho… El sentimiento de plenitud y de quitarme un peso de encima era indescriptible… Han sido muchos años, muchos sacrificios pero sobretodo mucho amor propio lo que año tras año me ha llevado a seguir luchando para finalmente acabar mis estudios de Ingeniería Informática y Administración y Dirección de Empresas.

Con el fin de mis estudios, vino algo totalmente inesperado para mi: se enteraron en mi trabajo de que había acabado y un día me llamaron para hablar… Me querían en el equipo de Informática para comenzar un nuevo proyecto relacionado con Internet y nuevas tecnologías. No me lo podía creer… acabar la carrera y que te den la oportunidad, sin experiencia, de comenzar un nuevo proyecto es algo muy valioso en los días que corren y por ello, cada segundo que paso en el trabajo lo aprovecho al máximo. Estoy aprendiendo muchísimo y sobre todo, estoy viendo como es el mundo laboral de la Informatica. Creo que la vida me ha dado esta oportunidad para aprovecharla al máximo y eso es lo que estoy haciendo 🙂 🙂

El año continuó pasando entre penas y alegrías… El verano fue maravilloso. Javi y yo pasamos nuestras primeras vacaciones juntos y el destino que decidimos fue Peñíscola. Era la primera vez que convivíamos casi 15 días juntos y sirvió para conocernos aún más. En realidad, este año y por todas las circunstancias vividas en el, nos ha servido a ambos para conocernos aún más y enriquecer nuestra relación.

En septiembre, viví también uno de los momentos más duros de mi vida. El día 17 falleció mi tío Antonio… Mi tío era hermano de mi padre y aunque no teníamos un trato diario, siempre que ibamos al pueblo y nos veíamos, siempre tenía una broma, un chiste o una gracia para sacarnos una sonrisa. Mi tío Antonio era además mi padrino y le tenía un cariño especial… y por ello, lo he pasado mal… La muerte de mi tío ha sido el primer fallecimiento de un familiar que he sufrido teniendo uso de razón. Mis abuelos fallecieron cuando yo tenía casi 1 año, mi abuelo paterno; y 10 años, mi abuelo materno y en aquel momento me mantuvieron al margen de todo… Por ello creo que también lo he sentido de una manera más profunda. Una gran persona me dijo que tenemos que hacer que la muerte de las personas que queremos no sean en vano y sacar algo siempre de ellas. Con la muerte de mi tío me he dado cuenta, nuevamente, del valor de la familia y de que el brazo que ellos nos tienden es para agarrarnos y dejarnos llevar por ellos en los momentos más difíciles. Hay muchos momentos en los que estamos desorientados y necesitamos, precisamente, de los nuestros para volver a encauzarnos.

Este año también me ha servido para reafirmarme en el verdadero valor de la amistad. La amistad verdadera es auténtica cuando, aún no viendo diariamente a una persona, se hace todo lo posible por hacernos sentir cerca los unos de los otros. Hoy día, por lo ajetreados que son nuestras vidas, es muy difícil a veces el poder verse; pero sintiendo a las personas cerca aún estando lejos, es como más se nota el sentimiento puro de amistad.

Con el paso de los años me he dado cuenta de que en la vida hay que aprender de todos los momentos, de los buenos y de los malos. Todo lo que nos sucede, es por algún motivo y todo tiene implícita una enseñanza. Esa enseñanza muchas veces viene de la mano de un momento malo y es en esos momentos precisamente, cuando la enseñanza es aún más profunda.

Siempre cuando finalizó este tipo de posts donde hago balance, me gusta releer y ver visualmente escrito cuales son las ideas, sentimientos y momentos que mas me han marcado durante el año. Ahora releo y me doy más cuenta aun de la “montaña rusa de sentimientos” que he tenido… Pero que de todo, absolutamente de todo, he sacado una enseñanza y algo con lo que quedarme 🙂

Os deseo a todos un Feliz Año Nuevo 2016, en el que cada día que pase, hagamos que cuente, que nos marque y sobretodo, nos haga crecer como personas 🙂

Lo que el anuncio de la Lotería de Navidad 2015 y Justino me han hecho reflexionar sobre la Navidad

Reflexión sobre la NavidadSeguramente, a estas alturas, ya habréis visto el anuncio de este año de la Loteria de Navidad. Este año es Justino, un vigilante de seguridad de una fabrica de maniquíes, el que nos trae este anuncio tan navideño… Y es que parece que la Navidad, no es Navidad sin el anuncio de la Lotería…

Pues bien, a mi este anuncio me ha hecho reflexionar sobre el verdadero significado de la Navidad y la desvinculación actual que veo en este significado.

Hoy día, veo y siento que la palabra Navidad está directamente vinculada con el consumismo. Muchas son las personas que piensan en la Navidad y se agobian por el hecho de todas esas compras que tienen que hacer y todos los gastos que acarrean estas fiestas.

La Navidad ha desvirtuado su significado hacia connotaciones nada características con esta epoca y en muchas ocasiones olvidamos la esencia de estas fechas que, independientemente de la religión, significa mucho más que el consumismo al que se le relaciona.

La Navidad siempre ha estado unida a sentimientos de paz, armonía, alegría… Son momentos en los que parece que todos somos un poco más humanos o nos “invitan” a serlo… ¿Acaso no habría que ser humano durante todo el año? Nos invitan a ser solidarios, a colaborar en mil y una causas que durante estos días se acentúan… Lo que debería hacerse es concienciar a las personas, desde que se es pequeño, que el comportarse con humanidad es algo que hay que cosechar todos los días a lo largo de nuestra vida. Y no quiero decir ser solidario aportando económicamente a alguna causa, sino muchas veces, es una simple acción la que marca la diferencia.

Hay que incentivar esos sentimientos a lo largo de todo el año. Concienciarnos de que vivir en paz con nosotros mismos y con la persona que tenemos al lado es la forma sencilla de tener nuestra conciencia tranquila. Una época como la Navidad no debe ser el motivo por el que nuestro comportamiento cambie a mejor, sino que debe convertirse en nuestro modo de vida, algo natural que sembramos y cosechemos dia tras día.

Con esta pequeña reflexión no quiero criticar la forma de llevar cada uno la Navidad, cada uno es libre de hacer lo que quiera. Pero si quiero invitar a que reflexionemos con nosotros mismos y pensemos… ¿que significa para nosotros la Navidad? ¿de que manera diferente actuamos estos días con relación al resto del año? ¿y por qué estos días actuamos así y el resto del año nos comportamos de manera diferente?

Para finalizar esta pequeña reflexión, me gustaría dejaros el video que en estos días me ha hecho reflexionar, el video de Justino y su fábrica de maniquíes : )

… Y Rozar Contigo

A veces el cuerpo nos pide detenernos, respirar hondo y evadir la mente… Desconectar del día a día, del momento en el que vivimos… dejarnos llevar por esa persona que nos envuelve y que nos hace ver las cosas de otro modo… Esa persona que nos sirve de inspiración, que nos da ese empujón, esa confianza plena en nosotros, ese aliento que nos falta para llegar al sitio en el que queremos estar…

A veces nos sumergimos tanto en el día a día, con las mil y una cosas que nos mantienen ocupados, que nos olvidamos de pequeñas cosas que son importantes… Cosas, en ocasiones insignificantes pero que son las que al fin y al cabo nos mueven. Una caricia, un gesto, una mirada, un roce…  Son esas pequeñas cosas las que nos reviven, las que nos hacen soñar, las que nos hacen ser lo que somos, las que nos dotan de la esencia humana que, en más ocasiones de las que nos gustaría, dejamos olvidada en algún rincón de nuestra ajetreado día a día…

… Y Rozar Contigo ~ Robe

El Árbol de la Vida

Árbol de la VidaHace un mes  más o menos, con motivo de que me cambiaron a un departamento relacionado ya con mis estudios, mis compañeros del antiguo departamento me regalaron un precioso colgante con el Árbol de la Vida. Para ser sincera, había visto la imagen en muchos abalorios, cuadros y demás; pero nunca se me había pasado por la cabeza que esta figura tuviese un significado especial.

Después de indagar un poco, descubrí que el significado que hay detrás de la figura, va más allá que una simple imagen. Son muchas las leyendas que hay acerca del Árbol de la Vida, dependiendo de la cultura o etnia sobre la que estemos leyendo, pero me gustaría dejar aquí plasmado la que más me ha llamado la atención, quizás, porque de ella puedo sacar mi propia enseñanza:

Leyenda del Árbol de la Vida

Hubo un tiempo en el que, en un recóndito lugar del planeta, nació y creció un gran árbol con raíces inmensas, ramas exuberantes y frutos ricos en nutrientes para las personas y animales. Tal era su tamaño que cientos de especies de aves se alimentaban de los frutos de su copa y los hombres acudían para tomar semillas y trasplantar pequeños ejemplares para dar de comer a sus familias. Además de alimento, también les proporcionaba un fuerte poder de regeneración y de longevidad.

El Árbol de la Vida tenía un guardián que apuntaba todo lo acontecido alrededor y actuaba de moderador en caso de incidentes.

Pero un pueblo guerrero se enteró de las propiedades del Árbol y acudió para arrancar las raíces y llevarlo a sus tierras con la intención de arrebatar a toda la humanidad la gratuidad de aquella fuente de vida y hacerla suya, cobrando en oro y plata a todo aquel que deseara tomar de sus frutos.

Los dioses creadores del Árbol de la Vida se enfurecieron por la avaricia, el egoísmo y la violencia de estos guerreros y provocaron la muerte instantánea de las raíces y semillas. Un rayo de fuego redució a cenizas aquella magnífica planta que había alimentado y dado vida a tantas especies en la Tierra.

Las comunidades situadas cerca del emplazamiento sagrado, convocaron a los dioses para rogarles piedad con aquellos quienes fueron siempre respetuosos con el Árbol de la Vida. Los dioses fueron bondadosos y ordenaron a una bandada de pájaros que hiciesen resurgir las semillas de las cenizas provocadas por aquel rayo de fuego, esparciéndolas por todos los rincones de la Tierra. De este modo todos los habitantes podían alimentarse de los ricos frutos de estas especies vegetales, pero ninguno de ellos poseía la capacidad de regeneración y longevidad del original Árbol de la Vida.

De este modo, los dioses realizaron una promesas a los habitantes: concederían las propiedades regenerativas y de vida a los frutos de aquellos árboles cuando los hombres tuvieran el corazón limpio y fueran capaces de ser solidarios los unos con los otros.

————————————–

De esta leyenda, yo saco una gran reflexión al respecto y es que durante la vida, tenemos que sembrar semillas fértiles para saborear el fruto de nuestra cosecha; es decir, poquito a poco y con perseverancia tenemos que ir labrando nuestro camino en la vida. Todo ello hay que conseguirlo con respeto hacia los demás y sin arrebatarles lo que por derecho es suyo o que se han trabajado durante su camino.

No obstante, quiero dejar aquí plasmado lo que me dijo mi amiga y compañera del trabajo Itziar acerca de su significado: que los árboles de la vida simbolizan el lugar de donde venimos, nuestras raices; y el futuro que nos espera, las ramas que van creciendo : )

Para acabar con el post de hoy, quería enseñaros el precioso colgante que me regalaron mis compañeros del trabajo. Además que quiero aprovechar para dejar por aquí también escrito lo que por Facebook ya les dije:

Colgante Árbol de la Vida

“Existen personas grandes, maravillosas… y luego están mis compis de Central, personas excepcionales donde las haya : D

Gracias por este precioso detalle que habéis tenido conmigo, mi amuleto de la suerte para esta nueva etapa que recien ha empezado.

Pero sobre todo, gracias por haberos topado conmigo en esta vida, por ser como soys, por las risas, por todo lo que me habéis enseñado (y lo que me seguís enseñando!), porque aunque esté una planta más arriba vais a tener que seguir aguantándome jejeje

Y por que los disgustillos varios del día a día, los días malos de trabajo, los agobios de última hora… a vuestro lado son diferentes : )

Gracias por todo! Os quiero!”

Fuente de la leyenda: El rincón de mis alhajas – Leyenda del Árbol de la Vida

Un mar bailando bajo la lluvia

Recuerdo que hace un año, mientras me encontraba de vacaciones en Benidorm, escribí una entrada acerca del mar y lo que me trasmitia al verlo…

Este año me encuentro a muchos kilómetros de distancia de Benidorm, pero lo que el mar me trasmite aquí en Peñíscola sigue siendo una cantidad de sentimientos encontrados que nuevamente necesito dejar plasmados…

Hoy el cielo está muy nublado y apenas se ve el sol. De vez en cuando hay un algún rayo que se cuela entre alguna nube pero el protagonista de hoy es el cielo encapotado. La visión del mar bajo este cielo es gris. No se puede apreciar el azul de estos últimos días, pero ello no significa que deje de ser bello.

Ha empezado a llover y parece que el mar ha sacado su peor carácter. Hacia mucho que no veía llover sobre el mar… La conjunción del mar y la lluvia parece mágica y a su vez sobrenatural. Es como si el mismo mar se alimentará de su propio ser, que es el agua…

Ahora más que nunca, el mar me inspira respeto. Respeto porque no hay en la Naturaleza, elemento más poderoso que él. Si el mar quiere, te invita a que disfrutes de su calma. Si el mar quiere, te invita a que te des un baño con él. Si el mar quiere, te brinda con ese sonido del oleaje que hace que te alejes de todas las preocupaciones que te invaden. Si el mar quiere, arrasa con todo…

Mientras disfruto del espectáculo dantesco del mar bailando bajo la lluvia, me doy cuenta de que son muy dispares las cosas que te trasmite el mar… Calma, tranquilidad, evasión, respeto, fortaleza, grandiosidad…

Creo que no hay elemento en la Naturaleza que pueda hacer sentir tantas cosas y a la vez tan diferentes…

image