Picos de Europa, una zona de Asturias que me enamora :)

Nuestro tercer alto en el camino de la ruta que íbamos siguiendo en Asturias fue una zona que Javi y yo le tenemos mucho cariño: los Picos de Europa.

Hace dos años ya nos enamoró esta zona y este año nuevamente nos ha dejado impresionados la naturaleza que envuelve toda la zona.

Casa de aldea El CaserónEn esta zona, nos alojamos durante dos noches en una casa de aldea llamada El Caserón. Dicho alojamiento estaba situado en Soto de Cangas. Con nuestra estancia aquí, supimos el verdadero significado del distintivo Casa de Aldea que se le da a muchos de los alojamientos que están en esta zona: viviendas autónomas e independientes, cuyas características son propias de la arquitectura tradicional asturiana de la zona, en las que se proporcione el servicio de alojamiento y adicionalmente, otros servicios complementarios.

En El Caserón, hasta los más mínimos detalles estaban perfectamente cuidados para que la estancia de los huéspedes fuese tranquila y placentera: detalles de madera y tonos marrones que te transportaban al más profundo sentido rural. Sentías crujir la madera bajo tus pies en cada paso que dabas, pequeño detalle que a la vez te hacía situarte dentro del entorno rural y natural en el que estábamos.

Junto con el alojamiento, pudimos disfrutar también del desayuno, el cual era de tipo buffet y era muy variado: zumos, café, colacao, variedad de tartas y dulces caseros, fruta, verdura… pero sin duda, una de las cosas que más triunfaban en el buffet eran los huevos revueltos con jamón recién hechos por el cocinero con un toque de pimentón… para chuparse los dedos!

El trato por parte del personal de El Caserón, en todo momento fue muy atento, cercano y hospitalario. Siempre dispuestos a aconsejarte y ayudarte a planificar tus rutas, con el fin de que la estancia en ese rinconcito de los Picos de Europa fuese lo más agradable posible.

Entorno de la casa de aldea El Caserón

Entorno de la casa de aldea El Caserón

Los dos días que estuvimos en esta zona, comimos en una casa de comidas que conocimos, nuevamente, a través de TripAdvisor. La casa de comidas se llama Casa Pedro Parrés y está situado en una pequeña aldea a 2 km de Cangas de Onís.

El concepto de cocina típica asturiana está reflejado al completo en este establecimiento, tanto en el lugar en sí, como en la cocina.

Fabada asturiana de Casa Pedro Parrés

El primer día llegamos sobre las 15:30, por lo que tuvimos que esperar unos 10 min hasta que nos pudieron acomodar dentro del salón. Cuando nos sentamos a la mesa ya sentimos que estábamos en un lugar cálido y hogareño. El primer día, yo pedí una ensalada de queso que estaba deliciosa y de segundo unos escalopes con queso de cabrales. La ternera estaba tierna y todo tenía muy buen sabor. Javi se pidió un menú Casa Pedro que estaba compuesto de una fabada que se la sirvieron en una pequeña cazuela y le dijeron que si quería repetir que solo tenía que pedirlo. Y de segundo le pusieron un cachopo que estaba delicioso. De postre pedimos tarta de la abuela que era de chocolate y crema… deliciosa!

El segundo día queríamos ir al acierto seguro y por tanto repetimos. Esta vez los dos pedimos, el menú Casa Pedro, y nuevamente nos quedamos maravillados con los sabores y el cariño con el que se notaba que hacían la comida.

Seguramente que volvamos por esta zona y sin lugar a duda volveremos a esta casa de comidas.

Pinchando en la foto o en este enlace, podéis acceder a la página web del sitio.

Otra de las paradas obligatorias en la zona de los Picos de Europa, fue la visita a la Basílica de Covadonga y todo su entorno. Creo que nunca me dejaré de sorprender al admirar la majestuosidad de todo el conjunto y de cómo todos sus puntos de interés se fusionan con la naturaleza del entorno.

Tengo pendiente escribir una entrada más extensa acerca de este fantástico conjunto monumental y natural… mientras tanto, aquí os dejo una foto:

Basílica de Covadonga (mayo 2016)

Basílica de Covadonga (mayo 2016)

Partiendo de la Basílica de Covadonga y siguiendo una sinuosa carretera, llegamos nuevamente a los Lagos de Covadonga. Nuevamente nos volvió a enamorar por sus paisajes… y por sus vaquitas que están por allí libremente pastando! Una delicia para la vista que nos volvió a enamorar y que jamás me cansaré de visitar cuando viaje a Asturias.

Aquí os dejo el link a la entrada que escribí acerca de esta maravilla de lagos.

Lagos de Covadonga (mayo 2016)

Lagos de Covadonga (mayo 2016)

En esta segunda visita a Asturias, visitamos también un lugar un poco escondido en el entorno de los Lagos de Covadonga. Mi hermana Lorena estuvo allí hace unos meses y me habló del sitio: las Minas de Buferra. Estas minas se encuentran al aire libre y antiguamente se extraía de ellas manganeso. Se dejaron de explotar en el año 1972 y actualmente se conserva como lugar curioso para visitar.

Minas de Buferra

Minas de Buferra

Y en nuestra visita al entorno de los Picos de Europa, no podía faltar la visita obligada a Cangas de Onís, donde la principal atracción turística es su puente romano. Es una pequeña ciudad que jamás me dejará de sorprender y que tiene su especial encanto por estar sumergida en un entorno sin igual.

Cangas de Onís (visita 2016)

Cangas de Onís (visita 2016)

Aquí os dejo el enlace de la entrada que publiqué hace dos años acerca de este precioso pueblo.

Para finalizar nuestra visita a la zona de los Picos de Europa, Javi y yo teníamos una visita obligada a La Escuela, un local que descubrimos en el año 2014 y que ya nos sorprendió por el tamaño de sus hamburguesas… Dos años después quisimos volver por el recuerdo que teníamos y no nos defraudó. Es verdad que íbamos con una idea predefinida y nos entró miedo al pensar que durante dos años habíamos estado “magnificando” las hamburguesas del sitio, pero tras dos años, volvimos y no nos defraudó.

Pedimos dos menús en el que entraban la consumición, patatas estilo deluxe y la hamburguesa. La hamburguesa se podía elegir entre las que había en la carta. Yo me pedí una hamburguesa Dixebra y Javi se pidió una hamburguesa Mala Reputación, ambas al punto. En mi caso, la particularidad de la hamburguesa Dixebra, era el toque a queso de cabrales que tenía, toque que la hacía deliciosa.

Hamburguesa Mala Reputación, La Escuela

Hamburguesa Mala Reputación, La Escuela

En la nuestra primera visita en el año 2014 ya nos sorprendió la relación tamaño-calidad-precio (probablemente porque aquí, en Madrid, estamos acostumbrados a otro tipo de hamburguesas y a precios elevados) y esta vez lo hemos reconfirmado.

Con esta visita podemos decir que La Escuela se ha convertido en una pequeña tradición cada vez que viajamos a Cangas de Onís y la próxima vez que subamos a Asturias, repetiremos 🙂

Cudillero II

Tras pasar nuestro primer día en Cudillero, acudimos agotados a la pensión donde nos alojábamos, la Pensión Álvaro. Nos alojamos allí a sabiendas que no estaba en el centro de Cudillero pero fue una elección muy acertada y cuya relación calidad-precio nos dejó un buen sabor de boca. Nos dieron una habitación normal con un baño completo. El desayuno que ofrecía el alojamiento, por 3€ era aceptable. Consistía en café/colacao, zumo de naranja y dos tostadas que podían ser con mantequilla y mermelada o con aceite y tomate. Además, nos sirvieron en los dos desayunos unas rosquillas caseras que estaban deliciosas 🙂

El trato por parte del personal de la pensión fue excepcional. Es verdad que eran las mismas camareras de pisos las que se encargaban no solo de las habitaciones sino también de los desayunos por lo que alguna vez tardaban un poquito más de la cuenta. Decir de ellas que siempre se disculpaban y tenían una sonrisa en la boca.

Como ya he comentado, la relación calidad-precio era lo que nos hizo decidirnos por los comentarios que habíamos leído. 33€ noche / dos personas, por lo que lo esto lo hizo aún más interesante a la hora de valorarlo como opción.

Aquí os dejo el enlace a TripAdvisor de la Pensión Álvaro.

A la mañana siguiente nos dispusimos a recorrer la geografía de Cudillero y alrededores. Sin darnos cuenta fuimos a parar a la Playa de la Concha de Artedo. El nombre de la playa hace honor a la forma que esta tiene y es una de las playas en la que he visto que la fusión de vegetación, mar y arena están en perfecta armonía: mirabas hacia adelante y veías una gran extensión de arena que finalizaba en el frío mar Cantábrico; mirabas hacia detrás y tenías una gran vegetación verde que casi te atrapaba.

Playa de la Concha de Artedo

Playa de la Concha de Artedo (fotografía echa por mi)

A espaldas de la Playa de la Concha de Artedo

A espaldas de la Playa de la Concha de Artedo (fotografía echa por mi)

Tras la visita a esta preciosa playa, nos encaminamos hacia el Cabo Vidio, concretamente al lugar donde se encontraba un faro con el mismo nombre. Quiero intentar definir este lugar, pero toda definición se me va a quedar corta… El Cabo Vidio es lugar de una gran belleza natural pero a la vez impone respeto. La edificación del Faro Vidio podía ser rodeada caminando por un sendero que discurría, sin protección, por el acantilado que lo sostenía. De ahí el respeto que me daba el lugar. No obstante, las vistas desde este lugar eran increíbles: unos acantilados que te dejaban sin aire rodeados de un mar azul turquesa y además, como era primavera la época en la que fuimos, estaba rodeado de preciosas flores amarillas haciendo del Cabo Vidio un lugar que no hay que dejar de visitar.

Vistas desde el Cabo Vidio

Vistas desde el Cabo Vidio (fotografía echa por mi)

Vista de los acantilados del Cabo Vidio

Vista de los acantilados del Cabo Vidio (fotografía echa por mi)

Otro lugar a unos 10 kilómetros del Cabo Vidio y que me enamoró desde el primer momento que lo vi, fue la Playa del Silencio. El nombre de esta playa tiene bien merecido este nombre ya que para acceder a la misma, hay que dejar el coche aparcado y andar por unos senderos y por unas escaleras muy empinadas de piedra. Pero cuando por fin pones el pie en la arena de esa playa, te das cuenta de que el camino recorrido ha merecido la pena. El agua de esta playa era azul turquesa y estaba escondida entre grandes acantilados. En uno de estos acantilados, se habían formado pequeñas cuevas y arcos, haciendo del lugar un lugar mágico. No obstante, la guinda del pastel la ponía el sonido que se podía escuchar… La orilla de esta playa estaba llena de guijarros y cantos rodados por la erosión del mar, de tal manera que cada vez que las olas iban y venían estos cantos se movían, haciendo un sonido muy peculiar pero que a la vez trasmitía paz y tranquilidad. Javi y yo estuvimos un buen rato en esta playa… quería que no se me olvidase ningún detalle de la misma, emborrachar a mis sentidos con la magnificencia natural que había a mi alrededor…

Playa del Silencio

Playa del Silencio (fotografía echa por mi)

Por la noche, tras un día agotador, a la hora de cenar nos encontramos de nuevo visitando la página de TripAdvisor para acertar con el lugar donde cenar. De este modo, fuimos a parar a Casa Julio. Sin lugar a dudas, el puesto que tiene en TripAdvisor y la reputación que tiene es porque se lo merece! Desde el momento en el que entramos, el trato por parte del personal fue Escanciador eléctrico de Casa Juliode 10. En especial por la camarera la cual nos ayudó a elegir los platos para cenar ya que era nuestra segunda noche en territorio asturiano y todavía andábamos un poco “desorientados”, gastronómicamente hablando.  Inicialmente nos íbamos a pedir tres platos de su carta y cuando se lo anunciamos a la camarera nos dijo con una rotundidez aplastante “eso no os lo vais a comer”. Lo decía por el tamaño de las raciones y esa rotundidez nos hizo decidirnos por pedirnos una sidra, media ración de croquetas de picadillo de chorizo y un cachopo de cecina y queso vidiago. Menos mal que le hicimos caso a la camarera… El cachopo era como un brazo de largo y todo ello acompañado de patatas y ensalada. A duras penas pudimos terminarnos lo que pedimos, pero lo disfrutamos… Estaba todo buenísimo!! En especial el cachopo 😀 Al final logramos hacer hueco para pedirnos un requesón con miel y nueces, también delicioso.

Cachopo de Casa Julio

Cachopo de Casa Julio

Cuando volvamos a Cudillero volveremos a Casa Julio por el trato recibido, pero sobre todo por la relación calidad-precio la cual es de 12.

Os dejo el enlace de TripAdvisor en la que aparece esta crítica que escribí sobre Casa Julio, además de la de muchos otros comensales.

Cudillero I

En primer lugar, quiero pedir perdón a mis lectores por la ausencia de casi 2 meses y medio sin escribir… Estas últimas semanas he andado muy liada y entre unas cosas y otras no he podido dedicarle el tiempo que se merece a mi tan preciado blog…

En este periodo de tiempo, me ha dado tiempo irme de vacaciones una semana en el mes de mayo a uno de los lugares más especiales para mi: Asturias. Pues bien, en esta y en las siguientes entradas quiero contaros acerca de nuestro viaje a esta tierra sin igual 🙂

CudilleroCuando planeamos nuestro viaje a Asturias, tanto Javi como yo teníamos claro que queríamos hacer una ruta por la costa asturiana. Con esto en mente, el primer destino que planificamos para nuestra ruta fue Cudillero.

De siempre habíamos visto en fotografías imágenes de este pueblecito y nos llamaba mucho la atención por los colores vivos que podíamos ver y, desde luego, no nos decepcionó.

Cudillero es un precioso pueblo pesquero que se caracteriza principalmente por los colores de las fachadas de sus casas, su ambiente vivo en cualquier época del año que se visite y sobre todo, por la ergonomía del pueblo: todas sus casas están mirando a la plaza del pueblo, la cual está al lado de la costa. El pueblo es pequeño, pero no por ello pierde encanto 🙂

Barco pesquero, Cudillero (fotografía echa por mi)

Nada más llegar al pueblo y bajar del coche, lo que más nos llamó la atención fue ese olor y sonido a mar, característicos de los pueblos pesqueros. Habíamos cambiado totalmente de registro sensorial: de los olores y sonidos de Madrid a los olores y sonidos de Asturias, concretamente de Cudillero.

Plaza de Cudillero

Tras una primera visita al centro neurálgico del pueblo, nos disponíamos a comer. En cualquier dirección que mirases en Cudillero, había un restaurante donde poder comer. No obstante, optamos por utilizar la aplicación TripAdvisor para guiarnos y fue de esta manera como dimos con el restaurante-sidrería Casa Mari.

El restaurante está un poco escondido de todo el centro y no por ello la comida fue peor. Disfrutamos del menú del día por 12€ y pedimos arroz caldoso con bogavante que nos sirvieron en una fuente para servirnos al gusto. Estaba delicioso y muy bueno para asentar el cuerpo tras el viaje desde Madrid. Luego pedimos cachopo de pollo, el cual era una primera aproximación al famoso cachopo asturiano. Para finalizar, pedimos de postre requesón con miel y nueces que estaba de infarto.

El trato por parte de los camareros que nos sirvieron fue correcto. Por lo que este restaurante lo tendremos en cuenta cuando volvamos a Cudillero.

Podéis ver la crítica que puse al respecto de este lugar en TripAdvisor pinchando aquí.

Por la tarde, teníamos ganas de ver ya alguna playa, así que cogimos el coche a la aventura y fuimos a dar a una playa preciosa: la Playa del Aguilar. Esta playa de 600 metros de longitud, está situada en el fondo de una ensenada y está rodeada de la frondosa vegetación característica de Asturias. Tuvimos la suerte de ver atardecer en dicha playa y el espectáculo de luz y colores que pudimos presenciar no tenían comparación. De hecho, había un par de fotógrafos que estaban intentando inmortalizar con sus cámaras la extrema belleza natural que se podía ver y sentir en ese lugar.

Playa del Aguilar

Playa del Aguilar (fotografía echa por mi)

Por la noche, del mismo modo que nos sucedió por la mañana, cuando quisimos buscar un lugar para cenar no sabíamos dónde ir. Nuevamente, ayudándonos de TripAdvisor, nos encontramos cenando en El Rincón de Berto.

Cena en El Rincón de BertoNada más llegar a El Rincón de Berto, el camarero nos atendió de una manera cercana y con la simpatía característica de la zona. Le pedimos dos cervezas con limón y nos ofreció coger alguna de las tapas que tenía preparadas en la barra. A la hora de cenar, tras un largo rato decidiéndonos, nos decantamos finalmente por dos tortos de rulo de cabra y cecina y por uno de picadillo de matanza… no teníamos palabras para describir lo buenos que estaban! También pedimos una tabla de quesos asturianos la cual venía acompañara de membrillo y frutos secos… una verdadera delicia para los amantes del queso! Salimos muy contentos de El Rincón de Berto, primero por el trato recibido y segundo por la relación calidad-precio que pudimos encontrar.

Sin lugar a dudas, este es otro de los rinconcitos que tendremos en cuenta si volvemos a Cudillero.

Nuevamente, os dejo la crítica que puse al respecto de este lugar en TripAdvisor junto con la opinión de otros comensales que han disfrutado del lugar.

En la siguiente entrada, os seguiré contando nuestro viaje en esta etapa visitando Cudillero.

Buscando el invierno…

Invierno… estación tan conocida pero que en los últimos años nos está sorprendiendo con su extraño comportamiento. Invierno… últimamente tan tardío, pero que cuando llega dejan su esencia hasta muy bien entrada la primavera.

Mis abuelas y mis padres siempre me han dicho que los inviernos ya no son lo que eran. De toda la vida yo le he escuchado a mi abuela paterna que recuerda nevadas de dejar incluso aislado el pueblo, San Juan del Molinillo, en Ávila… ¿Ahora? Los inviernos llegan tarde, pero cuando llegan, muestran en muchas ocasiones, su cara más dura.

Apenas estamos pasando por los últimos días de invierno y no quiero que éste termine sin brindarle unas palabras a propósito de una salida que hicimos Javi y yo el pasado día 6 de marzo.

Decidimos subir al Puerto de Cotos, al lado de Navacerrada, a pasar el día. Nos gusta subir en invierno, con el frío, y disfrutar de la Naturaleza en su máximo esplendor que nos regala Madrid en esta época. Hacia buen tiempo y, sabiendo de antemano que habría mucho tráfico, nos encaminamos para estar allí a las 8:00 de la mañana.

Ya de camino con el coche, pudimos prever lo que nos esperaba en la cima puesto que, a partir de los 1.300 metros de altura, una niebla densa no nos dejaba ver más allá del quitamiedos de la carretera.

Winter road

Conduciendo entre el invierno

Y llegamos a nuestro destino. Siempre nos gusta hacer un alto en Venta Marcelino, donde en esta ocasión pudimos disfrutar de un riquísimo desayuno compuesto por café con leche y tostadas con aceite y tomate. Todo esto, al calor de la chimenea que durante los meses de frío siempre está crepitando para el disfrute de todos los osados que subimos hasta allí.

Día de nieve

Se me hace extraño aún hacerme a la idea de que haya podido estar en un entorno que en invierno no tiene nada que envidiar a cualquier paisaje canadiense que podamos imaginar: los árboles cubiertos hasta arriba de nieve con cientos de carámbanos colgando de sus ramas, o estos mismos carámbanos colgando de los tejados de los edificios, grosores de hasta 40 cm de nieve en algunas zonas, un frío polar que hacía honor a esta época del año, niebla profunda que hacía desaparecer a los más intrépidos que se lanzaban en trineo… Sin duda alguna, el perfecto escenario para un día de nieve donde el color principal era el blanco y las personas, por fin, encontramos ese trocito de invierno que tanto anhelábamos.

Senderos de invierno

Reconozco que hubo un rato en el que pasamos mucho frío, pero mereció la pena ya que nunca había presenciado una estampa que pudiese definir de una manera tan gráfica lo que es el invierno.

Bosque en invierno

Por todo ello, quiero compartir con vosotros todas las fotografías que tomé en este día de nieve y que podéis ver a lo largo de esta entrada… Y decidme, ¿quién se imaginaría que una estampa así se pudiese encontrar en la Sierra de Madrid?

Bosque nevado

Refugio invernal

Día de nieve

 Os dejo también aquí el enlace a mi albúm “Invierno” de Flickr.

Fotografía en blanco y negro

Es cierto que cuando empiezas a adentrarte en el mundo de la fotografía, lo que es obligatorio hacer es ver precisamente mucha fotografía. Conocer el trabajo de otros fotógrafos y aprender de ellos. Ver el toque que le ponen a sus tomas, pero sobre todo, extraer de cada una de ellas esa parte que podemos combinar con nuestro propio estilo de fotografía.

Como ya sabéis, soy nueva en este mundo y por este motivo aprendo de todo lo que veo e intento probar técnicas y enfoques que antes no se me hubiesen ocurrido. También, estoy descubriendo todo lo relacionado con el retoque fotográfico para sacarle el mayor partido a
cada una de las fotografías que tomo.

Dentro de todo lo que estoy aprendiendo a cuanto retoque o “modalidad” de hacer una fotografía, me ha sorprendido mucho todo lo que se puede trasmitir y todo el partido que se puede sacar a la fotografía en blanco y negro.

Gracias a la tecnología digital, ahora es muy sencillo si queremos que una fotografía sea en color o en blanco y negro. La fotografía monocromática da ese toque de “magia” que las fotografías a color no le dan. No obstante, en mi corto camino en este mundo he podido comprobar varias cosas en cuento a este tipo de fotografía que quisiera contaros.

Una de las grandes ventajas que le veo a la fotografía monocromática es que, muchas fotografías que pretendían ser a color, por unos motivos u otros, las acabamos descartando… Si le damos el toque blanco y negro, esta puede convertirse en una muy buena fotografía y conseguir finalmente expresar lo que pretendíamos en un principio. Por otro lado, si vamos con esta mentalidad, nunca vamos a planificar una toma en blanco y negro…

Precisamente por esto último, algo que estoy aprendiendo es a desarrollar mi visión en estos colores. Ahora suelo visualizar la  fotografía que voy a tomar tanto en color como en blanco y negro y me he sorprendido a mi misma dandome cuenta que fotografías que pueden no significar gran cosa a color, en blanco y negro toma otros matices más sentimentales y sinceros… Le da un toque más bohemio…

Como muestra de ello, os dejo las siguientes fotografías. Os cuento debajo de cada una de ellas, la idea de fotografía que era y cómo  finalmente terminó siendo una foto en blanco y negro 🙂

Esta fotografía inicialmente iba a ser en color, pero probé el blanco y negro con ella y la verdad, me sorprendió el resultado. Con esta fotografía me di cuenta de que el blanco y negro daba mucho juego 🙂

Esta fotografía fue la primera que hice siendo consciente de que quería que saliese en blanco y negro…

Esta fotografía fue tomada pensando en color, pero los matices que tomaba en blanco y negro reflejar más lo que quería expresar

Esta fotografía fue tomada pensando en color, pero los matices que tomaba en blanco y negro reflejar más lo que quería expresar

Iba montada en el autobús cuando visualice esta imagen tan cotidiana de tarde de fiesta... Inmediatamente me di cuenta de que tendría que ser en blanco y negro para expresar lo que sentía en ese momento

Iba montada en el autobús cuando visualice esta imagen tan cotidiana de tarde de fiesta… Inmediatamente me di cuenta de que tendría que ser en blanco y negro para expresar lo que sentía en ese momento

Además de enseñaros estas fotografías, quiero invitaros a que visitéis el pequeño (de momento) album de fotografías en blanco y negro que tengo en Flickr. Podéis acceder al album pinchando aquí.

Y, ¿qué opináis vosotros de la fotografía en blanco y negro? ¿soléis utilizar esta técnica a menudo? ¿cómo planificáis una toma en blanco y negro? Podéis contarmelo escribiéndo un comentario en esta entrada 🙂

Mis fotografías, en Flickr

Hace ya bastantes meses, os hablé de Flickr y de qué uso le daba en ese momento a la aplicación. Por aquel entonces, el uso que le daba era simplemente para otorgar derechos de autor a las diferentes fotografías que subía y que después utilizaba en el blog.

Con el paso de los meses, mi interés por el mundo de la fotografía ha aumentado de tal manera que la cantidad de fotografías que ahora tomo, como aprendiz que me considero, está empezando a ser bastante alta 😀

Es por ello que he empezado a usar Flickr de una manera más personal, dando a conocer allí mis fotografías. También, lo veo el lugar ideal para conocer el trabajo de otros fotógrafos e interactuar con ellos, inspirarme… Pero sobre todo aprender ya que observando el trabajo de otros fotógrafos también se aprende mucho.

Si observáis a la derecha de mi blog, hay un pequeño espacio que he enlazado con mi perfil de Flickr para que podáis visualizar de una manera rápida las últimas fotografías que he subido allí. También quiero aprovechar para invitaros a visitar mi galería de fotografías de Flickr y, si queréis, seguirme allí también : )

Por último indicar que he efectuado dos cambios principales en mi blog. Los que me seguís en el blog desde hace un tiempo, habréis visto en alguna de mis publicaciones que subía alguna fotografía que me parecía relevante acompañada de la etiqueta #imágenes y la clasificaba en la categoría de Imágenes. Pues bien, a esta categoría la he renombrado, llamándola “Mis Fotografías”. En ella, además de todas las fotografías que había en la antigua categoría de Imágenes, están todas aquellas entradas que contienen fotografías que he subido en Flickr. Son fotografías en las que me he tomado mi tiempo, si ha sido necesario, se han retocado; pero sobre todo son fotografías que me gustaría que se conociesen y que se sepa que he sido yo la autora de la toma. También, estas entradas estarán etiquetadas con #photograpy.

Sin más, espero seguir aprendiendo muchísimo de esta afición que estoy recién explorando y por supuesto, acepto vuestros comentarios, críticas, dudas…  : )

Sígueme en Flickr!

Lagos de Covadonga (Asturias)

Parece que hoy el tiempo tan caluroso que está haciendo este mes de julio nos está dando una tregua… Se ha levantado el día fresco y se hace incluso agradable salir a la calle, cosa que estos días atrás no era posible… Esta temperatura fresquita, me ha hecho acordarme de un lugar que tengo guardado en mi memoria por todo lo que significó para mi: Asturias.

Si os acordáis, hace cosa de un año aproximadamente escribí sobre un viaje que hice a este fantástico lugar con Javi y hoy, concretamente, os quería hablar de un lugar impresionante que me dejó maravillada: los Lagos de Covadonga.

El conjunto de los lagos de Covadonga está formado por tres lagos, el lago Enol y el lago Ercina, los cuales son de origen glacial; y un tercer lago, el Bricial, el cual solo tiene agua durante el deshielo. Dichos lagos se sitúan en la parte asturiana del Parque Nacional de los Picos de Europa. Esto lagos están situados en el concejo de Cangas de Onís y se puede acceder a ellos por unas carreteras impresionantes, a través de los 14 km que lo separan del Santuario de Covadonga.

Nada mas coronar la cima dónde se encuentran los lagos, el primer lago con el que nos encontramos es el Enol. Es el lago más grande y alberga en las profundides a la virgen de Covadonga que vela por las vidas de sus tocayas. Si seguimos subiendo un poco más arriba, a unos 1.100 metros de altitud, nos podemos encontrar con el lago Ercina. Sorprende mucho ver a los rebaños de vacas pastando a sus anchas en las praderas de sus alrededores. Estas vaquitas ya son parte de paisaje natural de estos lagos : )

A mi, estos paisajes, me maravillaron… Impresiona ver la naturaleza en estado puro, sentir el aire fresco en los pulmones… Sin duda alguna, estos lagos serán de visita obligada la próxima vez que vayamos, porque desde luego, el viaje de hace un año no fue el último que haremos a esta preciosa provincia : )

Aquí os dejo una fotografía que pude tomar de este lugar tan impresionante…

Lagos de Covadonga

Lagos de Covadonga